“Sería Un Error Fatal Querer Regular En Vez De Prohibir"

El senador chileno Alejandro Navarro se mostró contrario a la idea del gobierno de regular el funcionamiento de las polémicas tragamonedas populares que funcionan fuera de los casinos. “Sería un error fatal querer regular en vez de prohibir las máquinas, pues aquí estamos frente a un problema grave", consideró.

"No me parece prudente querer regular máquinas ilegales, cuando todos los organismos han señalado los flagelos que provocan en la población. Y es muy preocupante esta intervención cuando hay políticos siendo investigados por la justicia", manifestó el legislador.

"Sería un error fatal querer regular en vez de prohibir las máquinas, pues aquí estamos frente a un problema grave. El propio Ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, ha dicho que hay una estrecha relación entre comunas muy pobres, donde hay muchos delitos de alta connotación pública y donde coincidentemente, está el mayor número de máquinas populares de azar".

"Por lo que la iniciativa del Ministerio de Hacienda, de ir por el camino de legalizarlas, tal como erróneamente se votó en el Senado, va en contraposición de lo que ha dicho no solo el Ministerio de Desarrollo Social, sino que el Director Nacional de Aduanas, Carabineros, la PDI, el Fiscal Nacional Jorge Abbott y diversas agrupaciones sociales y ciudadanas, que ven en esta explosión de máquinas ilegales un flagelo que daña a la población", aseveró.

Navarro recordó que, "por ello es que hemos ido denunciando en cada fiscalía regional del país, a fin de que el Ministerio Público investigue 4 delitos asociados:

"Juego ilegal, ya que estas máquinas no cuentan con autorización, porque son de azar", dijo.

"Segundo", continuó, "defraudación tributaria, pues no pagan impuestos. Tercero, lavado de activos, ya que claramente el dinero que por allí circula no se refleja en contabilidad ni en los ingresos de ninguna cuenta. Y en cuarto lugar, crimen organizado, pues para ingresar estas máquinas al país, que
lo hicieron por partes, se hizo de forma ilegal, tal como lo ha señalado el Director de Aduana.

Navarro recordó que "incluso en el Reino Unido se bajó la máxima apuesta de 100 libras por jugada a solo 1, pues también tienen claro el flagelo que provocan estas máquinas en la población de menores recursos".

"Por ello el gobierno comete un gran error si pretende regular; aquí tenemos un problema social y económico gravísimo; se debe proteger a la población evitando la ludopatía, no fomentándola", señaló. "El Ministerio de Hacienda se equivoca al pretender legalizar juegos ilegales que claramente deben ser prohibidos y lo que es peor, levanta sospechas del por qué de esta intervención, justo en momentos en que diversos políticos están siendo investigados por la justicia".

Respecto a la investigación que vincula a políticos al negocio, Navarro fue enfático: "aquí la justicia debe actuar caiga quien caiga, no es posible que estas máquinas ilegales hayan llegado tan masivamente a las poblaciones en Chile sin ayuda para instalarse, por ello el Ministerio Público debe seguir investigando y pedir las penas más duras para quien sea hayado culpable".

El senador por la Región del Biobío señaló que, "en el Sename, durante mucho tiempo, todos sabíamos lo que ocurría, pero muchos callaron, y hoy lo que tenemos es que la situación explotó. No esperemos que esta situación también explote. Las máquinas se deben eliminar, tal como lo propone mi Proyecto de Ley, Boletín 10.811-06. Esa es la propuesta que el Gobierno debe apoyar si realmente les preocupa la gente".


 

 

Fuente:www.cronicadigital.cl

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner