Chile: La Industria De Los Casinos Atraviesa Una "Tormenta Perfecta"

Frente a la crisis producida por la pandemia del coronavirus que llevó a la suspensión de actividades de los casinos en Chile, el sector centró sus gestiones en dos temas claves: un alivio de las obligaciones en materia de impuestos -de alto peso en este rubro- y, especialmente, en lograr una prórroga en la vigencia de sus licencias de operación. Estos fueron los principales contenidos de la carta que la Asociación Chilena de Casinos presentó a la Subsecretaría de Hacienda el 3 de abril y que todavía no recibe respuesta.

Una demanda que piden todos los actores y que se ha vuelto fundamental para casos como el de Enjoy, cuya crisis financiera lo llevó a solicitar un Procedimiento de Reorganización Judicial ante el 8 Juzgado Civil de Santiago.

"La suscribimos, al igual que Enjoy, planteando nuestra necesidad de contar con nuevos plazos, ya que sin ellos no somos empresas viables. A nuestro juicio, la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ) está interpretando mal la ley y nos quiere aplicar una renovación de licencias con bases que no corresponden a los tiempos de hoy", afirmó Nicolás Imschenetzky, presidente de Casinos Marina del Sol, al periódico Diario Financiero. El empresario recalcó que la combinación de crisis social, coronavirus y un nuevo proceso de licitación ad portas ha configurado una "tormenta perfecta" para la industria.

-¿Cuál es el punto central que plantearon a la autoridad?

-Le manifestamos que necesitamos un plazo razonable, con un mínimo cinco años, para seguir pagando los compromisos que tenemos que cumplir ahora. Si se mantienen las fechas donde perdemos nuestras licencias, las empresas están todas muertas.

-¿Cuáles son aspectos que cuestionan de la interpretación que hizo la SCJ a la vigencia de las licencias?

-Cuando postulamos a estas licitaciones en 2005 y abrimos los casinos en 2009, hicimos inversiones por sobre US$ 300 millones, pensando en recuperarlas a 30 años, ya que lo que decía la ley era que uno podía operar 15 años y luego tenía la posibilidad de extender su licencia por otros 15 años cumpliendo ciertas exigencias. Pero cuando se hace la modificación en 2015 para incluir a los casinos municipales en la ley, borraron lo anterior con el codo, y la SCJ hace una interpretación distinta sacando un proceso de licitación para todas nuestras licencias que está presupuestado en junio. No entendemos por qué hace una interpretación distinta.

-¿Qué ajustes solicitan?

-Seguimos entendiendo que la ley con la que se nos entregaron los permisos de operación se sigue aplicando
para nosotros; por lo tanto, queremos que se regule de acuerdo a la normativa en las mismas condiciones de cuando se nos entregaron las licencias. ¿Por qué no

nos extienden las licencias para poder asumir el problema que está pasando? Nosotros no tenemos la posibilidad, como tiene todo el mundo en un negocio normal, de pedir un crédito y pagarlo en cinco años, porque mi licencia puede expirar en dos años más.

- ¿Cuál es la situación actual de la industria en general?

- La verdad es que la situación es bien compleja: hace 45 días que no entra ni un peso por caja. Y como nosotros están todos. Esta es una industria de mucho flujo y muy recaudadora de impuestos, que es el mayor componente de costos, después vienen las remuneraciones de tu equipo y las cuotas que tenemos que pagar a los bancos por las inversiones hechas para adjudicarnos las licencias. Sólo nuestro grupo ha recaudado más de $ 200.012 millones en distintos impuestos en los diez años que llevamos operando.

- ¿Cuáles son las obligaciones que han debido asumir?

- Con las puertas cerradas, en abril hay que pagar impuesto a la renta, el IVA, la entrada al casino y el impuesto específico a los casinos. De lo contrario, te expones a una posición de infracción a la ley y a multas que puede ir hasta la revocación del permiso. Entonces, es una

situación crítica.

- ¿Cuáles son los pagos tributarios que tiene pendientes su empresa?

- Tenemos que pagar $ 1.000 millones el próximo jueves en impuesto a la renta. Pero a la larga uno se pregunta: si la caja es limitada ¿pago impuestos?, ¿le pago a proveedores? ¿Le pago a mis trabajadores. La verdad es que en este minuto ya estamos desesperados. Y con un agravante adicional: al entrar a la página de la SCJ lo primero que sale es "revisión de las bases para el nuevo llamado a licitación". ¿Con qué capacidad de endeudamiento contamos? Estamos cerrados, sin flujos y nos quedan dos años antes de que las licencias venzan.


 

 

Fuente:www.df.cl

 

 


 
Banner
Banner
Banner