Prode Bancado: Apuestas Legales Para Todos Y No Negociado Para Pocos

Con este espíritu, Marina Wasserman, gerente general de Paysafecard Argentina, en una entrevista con El Diario del Juego, habló de los temas que interesan a la industria. La ejecutiva explicó cómo funciona el sistema de pagos en línea y el alcance de esta modalidad en los juegos por Internet. Asimismo, se mostró a favor de una eventual ley que obligue a que los pagos de apuestas se hagan a través de medios electrónicos y dijo que en Argentina, si bien el juego en línea está en pleno crecimiento, alcanza sólo "un diez por ciento del potencial que tendría si el negocio estuviera regulado".

Consultada sobre un proyecto de ley que obligaría a que las transacciones de apuestas se hagan sólo a través de medios electrónicos, Wasserman afirmó que esa medida sería muy interesante y positiva para la industria, ya que, bien regulada, sería una forma de que sólo se apostara en sitios que posean una licencia. "En países como Francia., España o Alemania, nosotros participamos muy activamente en todo lo que tuvo que ver con la regulación del negocio, sobre todo en Francia y España que fueron los últimos", dice.

Está convencida que si en Argentina hubiese alguna iniciativa para regular el juego en línea, la empresa sería la primera en querer estar colaborando y participando para que la industria se haga más profesional. "Con una industria regulada se van a pagar todos los impuestos que haya que pagar, se podrá trabajar para que no haya juego clandestino y el juego va a estar controlado", explica y añade que lo que pasa hoy en día en Argentina es que el único lugar donde existe el juego online regulado es en la provincia de Misiones, lo que acota mucho el mercado.

Con cinco años de antigüedad en el país, la empresa que dirige Wasserman es un medio de pago sin efectivo para transacciones en Internet. "En Argentina tenemos cerca de 20 mil puntos de venta en donde se pueden encontrar bonos prepagos de cinco denominaciones: de $30, $50, $ 100, $ 200 y $ 400, y las transacciones máximas que se pueden hacer son de $ 4.000, que equivalen a diez pines de $ 400. En Argentina lideramos como medio de pago para el sector de entretenimiento, por la simplicidad de uso y porque, casi siempre, existen puntos de ventas cerca del lugar donde se está", explica.

Con respecto a su experiencia con el juego online en nuestro país, Wasserman explica que la empresa llegó de la mano de Bwin, ya que anteriormente, ambas firmas tenían accionistas en común. Bwin desembarcó en Argentina como primer mercado latinoamericano con muchas expectativas. Vieron al mercado argentino como un segmento muy interesante para la explotación del negocio. Argentina "es el segundo mercado en Latinoamérica. Si las condiciones
estuviesen dadas para que la gente juegue libremente como en cualquier otro país del mundo, es lejos el segundo país después de Brasil, en tamaño, mucho mayor que Chile o México. Es un mercado muy interesante en términos de volumen. El problema es que, Bwin, que fue de alguna manera quien abrió el mercado legal, invirtió mucho dinero pero tuvo muchos problemas de trabas y demás, por lo que un día decidió irse".

Para la ejecutiva, sólo quedaron "algunos valientes o afortunados" que siguieron insistiendo en este mercado porque están realmente convencidos de que el negocio en este país seguirá creciendo. "Yo te podría decir que, según mi punto de vista, el volumen actual del negocio online es un diez por ciento del potencial que tendría si el negocio estuviera regulado y que la gente pudiese jugar sin problemas" asegura. Ellos trabajan con alrededor de 50 sitios y el juego online es su negocio más fuerte.

Con relación a la oposición de algunos sectores políticos de regular el juego en línea, argumentando que se dispararían los casos de ludopatía, Wasserman asegura que el problema sería de mucha más fácil detección en un mercado regulado. "La gente que quiere jugar, juega igual. Se le complica un poco más, pero si tiene la voluntad de jugar....es muy fácil hoy en día. Incluso, en los sitios enormes a nivel mundial que existen en la actualidad, siempre tienen un sistema que hace que te faciliten las fichas o lo que necesites para poder entrar a jugar ahí", explica. Ella está convencida de que en un mercado regulado, en donde esté todo en regla y se paguen los impuestos que haya que pagar, todo sería más fácil.

"Hoy nadie paga nada ni nadie sabe nada -explica- porque no existe ninguna información formal sobre la cantidad de jugadores que hay en el país". La gerente general de Paysafe card Argentina cree que existe cierta esperanza de que se implemente una ley que regule la industria a partir de la expansión de Fútbol Para Todos y la implementación del Prode Bancado. "Allí puede existir una punta, pero ojalá que sea un beneficio para la industria y no un negocio para pocos".


 

 


 
Banner
Banner
Banner