Sin Apoyo Oficial, La Actividad “Está Peleando Contra Molinos De Viento”

La actualidad de los hipódromos argentinos no atraviesa por su mejor momento. Sin embargo, para Pablo Carrizo, titular de Prensa y Comunicación del Hipódromo de San Isidro, las cosas pueden mejorar a partir de nuevas alternativas para conseguir recursos genuinos, a través del Fondo de Reparación del Turf, implementando medidas tendientes a aumentar la calidad del espectáculo y, sobretodo, con políticas de alcance federal de apoyo económico a la actividad. Para Carrizo, el proyecto que incluía la venta de 43 mil mts2 de espacios verdes del hipódromo para desarrollar allí negocios inmobiliarios, "ya no está dentro de la agenda" de la institución.

Durante 2014, la actividad hípica argentina generó 8.600 nacimientos de pura sangre lo que significa un crecimiento del 30 por ciento en los últimos tres años. Según información que se detalla en el libro anual que publica la Federación Internacional de Autoridades Hípicas, Argentina está en el tercer puesto detrás de EEUU, con 40 mil nacimientos y de Australia con más de 20.000.

"Hoy por hoy, las exportaciones han mermado un poco por la situación económica que se vive o la recesión que se vivió en EEUU tiempo atrás -explicó Carrizo- pero Argentina exporta caballos a Singapur, Emiratos Arabes Unidos y Estados Unidos, también a buena parte de Europa y a Japón. Lo que pasa es que son diferentes mercados, por ejemplo a Japón se venden sólo yeguas para madres, a los demás países, van a competir". En Argentina, la exportación de pura sangre alcanza entre los 500 y 600 ejemplares al año.

Carrizo señaló que el estatus de caballos argentinos, debido a sus estándares de calidad, son de los más importantes del mundo por lo que la industria se merece llamar la atención del Estado Nacional. "A nivel mundial, estamos como el quinto país con más desarrollo en el turf. En Estados Unidos, en Australia y en Gran Bretaña hay un apoyo del estado, incluso hay secretarías hípicas y ministerios que se ocupan exclusivamente del desarrollo de la industria, cosa que aquí no ocurre. Acá, si se recurre al Estado, el Secretario de Deporte desconoce por completo que el turf es una actividad deportiva". Sin apoyo del Ejecutivo nacional, la actividad "está peleando contra molinos de viento", aseveró.

El Hipódromo de San Isidro, propiedad del Jockey Club, fue inaugurado el 8 de diciembre de 1935. Es uno de los más amplios e importantes de América, y se encuentra ubicado 22 kilómetros al norte de la ciudad, en el Partido de San Isidro, Provincia de Buenos Aires, ocupando una superficie de 148 hectáreas.

Carrizo aseguró que hoy esa pista hípica tiene la escala de premios más alta del país, muy por encima de Palermo y La Plata, y el más altos del país en todas las categorías. "Por una idea que se generó en el Jockey Club que tiene que ver con el intercambio de agencias, hoy en las agencias de Capital se permite jugar en los hipódromos de la provincia, en Palermo. Esto produjo un incremento importante en cuanto a las recaudaciones en los últimos meses", especificó.

Cabe destacar que en comparación a 2013, la recaudación de 2014 superó los 584 millones de pesos contra los 440 millones del 2013 en San Isidro, lo que significó un incremento del 33 por ciento, contra un incremento interanual de Palermo del 32,5 y del 27 por ciento en La Plata. "Digamos que el porcentaje fue mayor al de Palermo con una reunión menos en el año, con 56 reuniones registradas en San Isidro contra 57 en Palermo y 71 reuniones en La Plata. La gente criticó en su momento el total de carreras que organizaba el hipódromo, pero el promedio demostró que la idea que presentamos no fue equivocada", detalló orgulloso Carrizo.

El director de comunicación sostuvo que este mayor ingreso
por carrera puede deberse a que el apostador sabe que en San Isidro las carreras son transparentes debido a los estrictos controles anti-doping. "No digo que Palermo no sea trasparente en esto, pero hoy por hoy los controles que se llevan a cabo en San Isidro son superiores que en los otros hipódromos y aquí se organizan mejores carreras", dijo y añadió que desde el Jockey Club están tratando de cambiar la imagen del hipódromo, por lo que están realizando nuevos eventos como el festival Lollapalooza, que en 2014 convocó a 120 mil personas y este año a cerca de 140 mil. "Cambió un poco la política en el seno del hipódromo tratando de atraer a las nuevas generaciones y al grupo familiar, con eventos que no sean exclusivamente para el hombre de la casa", señaló.

Otra de las iniciativas para generar nuevos ingresos para San Isidro fue el proyecto de venta del terrenos del hipódromo para el desarrollo de viviendas y oficinas, cuestión que desató problemas con los vecinos y un conflicto con ediles del Frente Renovador, puntualmente con Marcela Durrieu, suegra del diputado y candidato presidencial, Sergio Massa. Carrizo aclaró que en la actualidad el proyecto está estancando porque rige una medida cautelar a pesar de que el hipódromo cumplió con todos los pormenores que requieren las normas municipales. Sin embargo, la justicia no levantó la medida cautelar que impide la venta de 43 mil mts2 de espacios verdes del hipódromo para desarrollar allí negocios inmobiliarios.

Carrizo explicó que el proyecto nació desde el seno del hipódromo y partió de la necesidad de generar recursos destinados a sortear una serie de inconvenientes que tiene el circo hípico. Según el titular de comunicación del Hipódromo, la medida impulsada por Marcela Durrieu es un intento de la oposición de San Isidro para contrarrestar la "buena gestión que ha realizado Posse en el municipio". Además, advirtió que el problema generó más repercusión en los medios de lo que realmente representó como una estrategia del Frente Renovado. "Responde sólo a conflictos internos en el partido. Se pretende una venta mínima de lo que son las tierras del hipódromo y estamos hablando de una inversión que iba a regresar a la actividad con todo lo que eso significa", explicó y añadió que la estrategia opositora "no sirvió para hacer caer la popularidad que tiene Posse en San Isidro. De todas maneras el proyecto ya no está dentro de la agenda del hipódromo".

El apoyo oficial podría cambiar el futuro de la industria según explicó Carrizo, ya que en todos los hipódromos del interior del país que están teniendo relevancia tienen algún tipo de ayuda de sus gobiernos, como sucede en Mendoza, Tucumán, Santa Fe o San Luis. Para él no se debería centrar al turf en los tres grandes hipódromos argentinos, sino que "habría que desarrollar una política federal, darles oportunidad a los productores para que puedan competir en el interior del país. Pero para lograr eso hay que hacer docencia con los funcionarios porque desconocen por completo la situación actual del turf".


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner