García Santillán: "Tenemos Que Revisar Los Pliegos Licitatorios Sin Alterar Las Condiciones"

Abogado penalista y presidente del Instituto de Juego de Apuestas de la ciudad de Buenos Aires, Martín García Santillán, aseguró que cuando se concrete el traspaso del juego a la capital argentina tomará una serie de medidas destinadas a modificar "de inmediato" la ley que rige el sector. Además, explicó que su primer desafío es poner en funciones la Lotería de la Ciudad y estimó que en ese territorio entre el 2 y el 3 % de los apostadores presenta trastornos vinculados al juego patológico.

Acompañado de dos asesores y con el típico semblante desacartonado de la mayoría de los funcionarios de la administración de Rodríguez Larreta -el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires-, García Santillán explicó los detalles de los convenios que se firmaron entre el Instituto, la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y Lotería Nacional. "El espíritu de ambos convenios es combatir el juego clandestino, ya que la AGC tiene el poder de policía que nosotros no tenemos. No podemos clausurar ni emitir faltas, pero lo que hacemos es apalancarnos con ellos y articularlos a través de ellos. Nosotros empezamos a intervenir ahora en esos operativos, estamos desde Ciudad unificándolo con la AGC", explicó. Agregó que la Agencia Gubernamental de Control tiene un cuerpo de fiscalizadores capacitados y preparados del cual ellos carecen.

En la entrevista exclusiva con El Diario del Juego, García Santillán señaló en materia de juego clandestino, que los modos más comunes en juego ilegal son garitos, sobre todo de póker, y posteriormente venta clandestina de lotería y quinielas. Por otro lado, el presidente del Instituto no pudo informar que cantidades de dinero ilegal genera el juego clandestino, ya que ni el Instituto ni Lotería Nacional tienen esos datos. Asimismo, explicó que si bien de dinero no se pueden dar datos concretos, sí de cuánto juego clandestino se juega, sin embargo admitió que desconoce también esas cifras ya que "esos datos los maneja Lotería".

Por ahora, detalló, el Instituto no tiene poder operativo sobre estos temas y recién lo tendrá cuando se haga efectiva la ley que se sancionó el 15 de diciembre último y que habilita ese traspaso. "Estamos participando de una mesa de gestión en Lotería para implementar un sistema de control para las máquinas tragamonedas, porque había un sistema que nadie fiscalizaba. Vamos a fiscalizar para saber si las máquinas están fuera de circuito, si se desconectan, si se suspenden, toda la información que guarda la máquina nosotros la vamos a poder fiscalizar", señaló y agregó que "hoy la cuidad lo que tiene efectivo son los temas impositivos y de seguridad e higiene. Nosotros estamos articulando con Lotería Nacional para que se nos incluyan en los operativos, porque ya somos por ley el próximo ente regulador. Ahora se está elaborando el estatuto que tiene que firmar el jefe de gobierno de la ciudad y luego que nombre a las
autoridades, empezará a funcionar".

Para el Instituto, el primer desafío es poner en funciones la Lotería de la Ciudad, pero al ser transferidos los poderes, se tomarán de inmediato una serie de medidas destinadas a modificar la ley de juego actual. "Queremos establecer el régimen de autoexclusión, no es necesario que sea por ley, pero me encantaría trabajar con los legisladores de la oposición en un proyecto de ley integral del juego. Entiendo que la ley actual que rige en la ciudad contiene elementos que sirven para hacer cosas que no se están haciendo, como el tema de los cajeros automáticos. También, tenemos que revisar los pliegos licitatorios sin alterar las condiciones ni los derechos adquiridos como dice el acuerdo, y ver en qué cosas podemos implementar e innovar. Pero tenemos que ver con los abogados del gobierno de la ciudad, hasta donde se nos permite alterar las condiciones del pliego y hacerlo a través de un decreto del jefe de gobierno", advirtió.

Otro de los temas importantes que quiere manejar el Instituto es el de la prevención y atención de la ludopatía. García Santillán indicó que lo primero que se hizo en la entidad que preside fue un estudio sobre el comportamiento en el juego dentro de la ciudad de Buenos Aires, para conocer a fondo el tema de la ludopatía. "Tenemos un número que se aproxima al 2 y 3 por ciento de los jugadores", explicó y señaló que se implementarán medidas preventivas y campañas de juego responsable para que el 97 por ciento restante. "Pero también exigirles a los mismos operadores una serie de proyecciones. Después será necesario que las personas que tienen una dificultad concreta pueda llegar a ser diagnosticada, y articular con el ministerio de Salud el modo de atención. Hoy nosotros tenemos una línea 0800, mediante la cual las personas que problemas con el juego compulsivo son atendidas y hay un seguimiento posterior de psicólogos especialistas", añadió.

Con relación al tema de los bingos, García Santillán dijo que fue el gobierno de la Ciudad el que bregó para que se cierren definitivamente, y explicó que "deberían haber cerrado en 2015 y no fue así porque una jueza mantuvo la medida cautelar. Hay que dejar en claro que la ley de juegos actual, sancionada en 2001, prohíbe el funcionamiento de bingos en la ciudad y por un convenio se dejó sin efecto esa ley. Cayó el convenio y pedimos que se haga efectiva la ley. Sólo se podrían reabrir sancionando una nueva ley", dijo finalmente.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner