"En Epoca De Crisis No Aumenta El Juego"

Contrariamente a la creencia popular de que en época de crisis la gente apuesta más en los juegos de azar, el gerente general del Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social (IAFAS), Silvio Vivas, aseguró que se trata de una afirmación que está lejos de ser sustentada en los hechos.

El gerente general del organismo no duda en decir que "el mito según el cual el juego aumenta en época de crisis es claramente eso: un mito". El funcionario aseguró que "es bien marcado que en épocas de crisis disminuye el juego, la gente no lo tiene como una prioridad, dentro de los gastos necesarios. El juego es un gasto innecesario para la gran mayoría de las personas. El 2016 no escapó a lo que todos conocemos y disminuyó mucho la recaudación", explicó.

El nivel de utilidades del IAFAS es un dato relevante y se magnifica su importancia si se tiene en cuenta que un porcentaje es destinado a solventar distintos programas estatales. Aporta en función de las normas específicas, el 18% a Deportes -Foprode-; el 10% a Desarrollo Social; el 1% a Salud, el 5% al Foprose -Fondo provincial para la seguridad-; y financia el 100% de las jubilaciones de ama de casa. El remanente de las utilidades se transfiere al Tesoro de la provincia.

A esos aportes, en el IAFAS suman los montos que se abonan por los policías adicionales que prestan servicios en todas las salas de la provincia y en la sede central, y los impuestos que se pagan a los distintos municipios que existen en los lugares donde hay salas de juegos o casinos, también a AFIP y a ATER.

Los aportes del IAFAS van en relación directa con las utilidades que obtiene por la explotación de los juegos de azar. La baja en la recaudación durante 2016 repercutió directamente porque lo que venía siendo presupuestado fue menor. Como la distribución de aportes se hace por porcentajes fijos predeterminados, al ser menor el importe de la utilidad es menor lo que se transfiere.

En cuanto a las causas, se señala que "el 2016 no escapó a lo que todos conocemos y disminuyó mucho la recaudación". Fueron meses difíciles y el juego aparece en estas explicaciones como un gasto evitable.

El planteo se hace sin dejar de señalar que la utilidad además, va atada a la suerte, porque por ejemplo, en la tómbola -un juego de modalidad bancada- el porcentaje de utilidad es menor o mayor de acuerdo a los números que salen sorteados.

"No es lo mismo que salga el 32, 48 ó 14 a que salga la línea del 90", explicaron. En los tres primeros se pagan más premios. "Eso influye, pero como tiene un porcentaje muy alto de re-juego, también influye en la recaudación. Cuando el premio es menor también la recaudación del otro día va a ser menor porque el re-juego también lo es".

Atribuible a las dificultades que presentó el año pasado se describe el siguiente panorama: La tómbola creció, pero en menor medida que los números que se conocen como crecimiento de la inflación. Y por el lado, de casinos y salas, tenemos menor visita de gente y también creció muy por debajo de lo previsto". Aunque hay particularidades en cada juego con relación a la recaudación, "en general, crecieron muy por debajo de los niveles de inflación".

El presidente del Instituto, José Spinelli, explicó que "cuando hacemos el presupuesto anual se lo damos a conocer a todos los organismos donde van destinadas las utilidades, para que a su vez lo adapten a su propio presupuesto. En definitiva, hasta ahora no se ha visto resentido casi ninguno de los programas porque los montos se han transferido para que todos puedan mantenerse, como se venía dando. Ahora, si esta tendencia (la de 2016) siguiera en el tiempo, va a haber algún programa que tendrá que readecuarse a los valores vigentes", advirtió.

De los registros surge que hubo un incremento en las utilidades pero significativamente menor al que se venía dando año a año desde 2013.

Es incierto en tanto, lo que sucederá en 2017. Si bien las transferencias correspondientes al primer mes del año ya se han realizado, "enero es un mes particular, temporada en los principales casinos, mucha afluencia de público". Lo que se ha observado es un crecimiento respecto de enero de 2016, pero todavía no es tendencia, aclararon.

Por otra parte, está pendiente la reglamentación de la ley que modifica impuestos a las ganancias y crea un impuesto particular a los juegos de azar. "Está pendiente la reglamentación y podemos llegar a tener una disminución importante en nuestros recursos.Depende de la reglamentación cuán negativo va a ser el impacto" comentó Vivas. Lo que según anticipa está fuera de discusión es que "el impacto va a ser negativo, pero puede llegar a ser muy significativo o un poco más tenue", según lo que se termine definiendo por vía de la norma que lo reglamente.

Vivas sostiene que "como está escrito el texto de la ley es muy abusivo y puede llegarse a judicializar el tema porque si se reglamenta como está escrito es tremendamente perjudicial".

Menciona que "de acuerdo al mapa de ALEA -Asociación de Loterías Estatales de Argentina- lo recaudado para acción social en 2016 fue de 9.400 millones de pesos y la expectativa de recaudar con el nuevo impuesto es de 6 mil millones de pesos. Por lo tanto, le estaría comiendo un gran porcentaje a las utilidades netas de las loterías del país".

Acerca de la posibilidad de implantar acciones que puedan favorecer una tendencia positiva, Spinelli en primer lugar
señaló que "tenemos la esperanza que todo vaya mejorando, no sólo en lo lúdico. Pero -agregó- siempre estamos estudiando la posibilidad de incorporar otros entretenimientos en las salas de juego, tener otros productos para comercializar y que capten a los apostadores. Que cada sala de juego o casino sea un verdadero lugar de entretenimiento, que no solo se ocupe de la parte lúdica específica, sino que pueda estar acompañada de shows musicales, servicios gastronómicos acordes para que pueda ir no solo la gente a jugar sino también a pasar un rato ameno en el lugar".

Spinelli recordó que esta gestión ya lleva 9 años y meses al frente del Iafas, en forma continua. Por un lado, -acotó- es uno de los pocos organismos que mantuvo la misma gestión y por otro, señala que consecuentemente, "uno puede ir viendo cuánto se avanzó en el tiempo de 2007 hasta ahora".

"El Iafas le ha transferido a los distintos organismos y al Tesoro cerca de dos mil millones de pesos. Ese monto se integra con muchas transferencias que se hicieron años atrás, en 2008, 2009... por lo que representa una suma mucho mayor en términos reales", en función del valor real del dinero en cada momento.

"Se mueven cifras muy grandes y todos esos montos que transfiere es porque el Estado tiene el poder de policía y administra y explota los juegos de azar. De lo contrario, si el Estado no lo hiciera, estas mismas sumas y quizá más, podrían quedar en el juego clandestino y no se volcarían jamás a la acción social", remarcó.

Vivas dijo que en las salas de juego y casinos, las apuestas en tragamonedas son las que más crecieron, y en nivel de agencias, es la tómbola o quiniela el juego que más aumentó. En este caso, Quini 6 para Entre Ríos significa un ingreso muy importante.

"La tómbola tiene mucho menor costo porque tiene menor costo de incidencia de personal que las salas o casinos, donde la masa salarial es de mayor costo directo. Por lo tanto si lo medimos como utilidad neta es prácticamente similar", explica Vivas al hacer la comparación en cuanto a utilidades que reporta una y otra rama.

Asimismo Vivas explicó que el control exhaustivo del gasto es uno de los pilares del IAFAS. "Independientemente de ver las unidades generadoras de recurso, nosotros tenemos un control exhaustivo del gasto, y somos muy seguidores de los números", subrayó.

"Con el correr del tiempo la gran herramienta que utilizamos es la innovación tecnológica en todo sentido, para control, para seguimiento. Como consecuencia de eso, hemos informatizado todas las áreas y logramos un tablero de comando que lo tenemos para la toma de decisiones y para un control diario, donde se nutren las fuentes generadoras del ingreso con semáforos estratégicos" para indicar con rojo cuando se paga mucho premio y en verde, premios normales.

"Están parametrizados de antemano de acuerdo a los premios normales de promedio. Eso a su vez se correlaciona con las transferencias que vamos mandando a los organismos y también tenemos un control exhaustivo de los fondos en caja. Así, al instante, se van reflejando todas las órdenes de pago que van saliendo de Tesorería y tenemos el saldo inicial del día con todos los ingresos y pagos y el saldo final que tenemos en caja en todo momento", puntualizó Spinelli.

"Sabemos cómo salimos en todos los casinos y salas de la provincia la noche anterior que cerraron a las 5 de la mañana. Sabemos con qué fondo iniciamos el día, con qué licitaciones estamos, las publicadas, las que se abren en la semana", dijo Vivas.

Los funcionarios señalaron la precisión de los datos con que cuentan a través de un tablero de control. "En la pantalla de casinos, en la parte de casino tradicional, ruleta, sabemos cuánto se recaudó y cuál fue la utilidad anoche en cada uno. Los renglones marcados en color rosado son los que menos rentabilidad tuvieron porque pagaron mayores premios -estuvieron por debajo de la media-; otra pantalla está reflejando lo que el día anterior cada una de los sorteos -primero, matutino, vespertino y nocturno- recaudó, cuánto se pagó de premio, cuánto por la comisión de los agencieros, qué utilidad hubo y qué porcentaje representó esa utilidad".

Los controles se extienden a cada uno de los juegos que comercializa el Instituto y asimismo, con los agencieros que por la recaudación de cada día deben depositar en la jornada siguiente el monto correspondiente, descontada la comisión. "A las 8 de la mañana del día posterior al que debían depositar, en las computadoras del Iafas está saliendo si alguna agencia no cumplimentó con ese depósito y automáticamente la máquina de comercialización que tiene (el agenciero) queda bloqueada, no puede levantar ninguna apuesta hasta que no hace el deposito adeudado. De esa forma, el organismo logró un control en todas las agencias de modo que ninguna puede acumular deuda. Son 900 las agencias en la provincia, un número que se mantiene prácticamente invariable. En base a las bajas se va abriendo alguna o bien para atender barrios nuevos. La densidad demográfica es el criterio para decidir la apertura de nuevos locales.


 

 

Fuente:www.eldiario.com.ar

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner