"Cuando Se Abre Una Puerta Al Juego, El Estado Debe Estar Más Presente"

La 6ª conferencia internacional sobre juego patológico y conductas adictivas que se llevó a cabo en Varsovia, Polonia, del 19 y 20 de este mes, estuvo compuesta por expertos de varios países del mundo, como Polonia, Holanda, Montenegro, Lituania, Italia, España y Rusia. Argentina estuvo representada por la especialista en adicciones, Débora Blanca, quien explicó cuáles son las conductas del jugador patológico y qué caminos hay que tomar para una prevención efectiva.

La experta explicó que una de las cuestiones más importantes que se deben tener en cuenta en la prevención de la patología del juego es la divulgación. "Uno de los conceptos que más se están tratando, y donde más están problematizados en Europa es con el juego online, sobre todo las apuestas deportivas. Hay menores que desde muy chicos empiezan a apostar, a robar la tarjeta a los padres, lo que implica que a los 18 años el joven ya está muy metido en el mundo de las apuestas", dice y además señala que en España los centros de atención y prevención reciben cientos de pedidos de las escuelas secundarias para que los expertos vayan a dar charlas sobre los riesgos de la ludopatía.

Según explica Blanca, los relatores del fútbol español cambiaron la forma del relato del partido porque son constantemente interrumpidos para pasar publicidades del juego en línea. "En todo mi recorrido de tantos años atendí dos casos de pacientes que apostaban en temas deportivos y te puedo asegurar que eran muy graves. Después dejaron el tratamiento y recuerdo sobre todo a uno que era un hombre que sabía mucho de deportes y no podía parar de pensar todo el tiempo en resultados y tendencias. Es mucho más complejo que ir al casino a jugar porque produce un desborde permanente y es mucho más difícil que la familia pueda regular el comportamiento".

Según ella, el juego en línea carece de los indicadores que se ven cuando el sujeto es adicto a las tragamonedas de los bingos o casinos. "Estos problemas son los que más se están viendo en Europa y mucho de ello tiene que ver con la regulación, que en el caso de Argentina todavía no existe, lo que lo hace mucho más peligroso. El tema del juego presencial todavía es muy complejo porque no se ha hecho demasiado al respecto. Tendríamos que hacer todavía mucho en la regulación del juego presencial, porque alguien que está en un bingo a las diez de la mañana no es un jugador social, es un ludópata", explica.

Ella insiste que la responsabilidad de que las personas con problemas patológicos tengan atención no es competencia de las empresas solamente, sino que se trata de responsabilidades compartidas entre todos los actores. "A mí me parece que el hecho de que esté abierto todo el día no debería ser. Tendría que tener acceso al exterior, ventanas, porque genera un ambiente cerrado muy
problemático. Debería ser como los otros lugares de esparcimiento que no están las 24 horas abiertos, como un cine o un teatro, ¿por qué una sala de juego sí? Me parece que con el empuje al consumo que existe, un lugar que esté abierto todo el día va a ser receptivo a un montón de gente que está sola, que la está pasando mal y que una vez que entra es muy difícil que salga".

La especialista explica que es muy fácil levantar el dedo y acusar a los empresarios, "eso sería una burrada porque les toca una época donde el sujeto está mucho menos curioso en relación a lo cultural, a lo artístico, eso está medio adormecido. Hay mucha soledad y cuando abren un bingo la gente empieza a ir, ¿es culpa del empresario?, no, porque él está armando un negocio. Lo que pasa es que donde sí hay responsabilidad, es sobre lo que puede pasar dentro de la sala", asegura y añade que no está en la cabeza de ningún empresario que ocurran situaciones extremas dentro de los salones, "el hecho es que ocurren y que hay que hacer algo al respecto".

La psicóloga advierte que, uno de los temas acuciantes que se están tratando en el mundo con respecto al juego patológico, es que cuando el problema ya está instalado no mejora porque se prohíba el juego, porque siempre van a buscar la manera de seguir jugando. "El tema es que cuando se abre una puerta al juego en algún lugar, el Estado se tiene que hacer más presente para medir las posibles consecuencias que eso pueda tener. En paralelo hay que trabajar mucho con la posibilidad de generar otros espacios que se fueron perdiendo y entonces si la persona puede elegir entre diferentes actividades, podría paliarse. El problema es que cambió la cabeza de la gente, por eso hay mucha más gente que juega que gente que va al cine, porque estamos viviendo cierto rompimiento de lo social", señala.

La representante de nuestro país presentó su ponencia en la conferencia de Varsovia a través de un vídeo. Durante el encuentro se trataron temas relacionados con el negocio del juego en sociedades reducidas en habitantes, el control gubernamental, la prevención y los desórdenes de comportamiento del uso de juegos en línea por parte de alumnos de escuelas primarias y secundarias de Europa, y la calidad de la vida sexual en las personas adictas al juego.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner