Prohibir La Publicidad Del Juego Es Un Error

Profesor de economía en la Universidad de Oviedo y flamante asesor de juego responsable del ministerio de Hacienda español, Levi Pérez, explicó cuáles son los principales problemas y las medidas que habría que implementar para que los operadores no tomen ventajas de las conductas compulsivas de algunos jugadores. El experto dijo que la única manera de sacar a la industria de la detracción es haciéndola transparente para que la gente sepa de lo que se está hablando.

Para el especialista lo primero que se debe hacer para comenzar a trabajar con una idea de juego responsable que sea eficiente, es establecer límites a las ganancias y a las pérdidas, y controlar el acceso a los salones de juego de una forma más estricta. "Éstas son medidas orientadas a dar la imagen de que el operador no está intentando aprovecharse de conductas adictivas o problemáticas, sino que se intenta proteger al consumidor" dijo y agregó que desde el punto de vista del jugador lo que habría que hacer es educar sobre todo a los jóvenes y adolescentes.

El economista aseguró que las medidas que está aplicando la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) fueron tomadas de buena gana por la mayoría de los operadores, porque ellos son los primeros interesados en generar una imagen positiva de sus productos con medidas de juego responsable. "Yo creo que aquí en España van bien, de hecho la ley española de juego contempla que los operadores tengan que instaurar medidas y establecer estándares. Aquí lo toman bien y si no lo tomaran bien, deberán tomarlo" explicó.

Una de las circunstancias positivas, explica, es el bajo número de casos registrados de personas en tratamiento reconocido por juego patológico. "Estamos con 5.500 individuos en todo el país, o sea que esto sería como un 0,015 por ciento de la población mayor de 18 años que es la edad legal para jugar y en los porcentajes de juego problemático estaremos en un 0,3 o 0,4 por ciento" afirmó.

Los ludópatas españoles son atendidos en su gran mayoría en asociaciones compuestas por los mismos jugadores y que se financian con fondos provenientes de los gobiernos autonómicos. "Son ellos mismos los que tienen su propia estructura, contratan los servicios de psicólogos, asistencia y demás y cuentan con sus propios locales en donde reciben a las personas con problemas de juego" procisó Pérez y añadió que también existen en la salud pública servicios de psicólogos y psiquiatras dedicados a los jugadores patológicos.

Pero el profesor de la Universidad de Oviedo insiste en que, a pesar de estas bajas tasas, se debe seguir trabajando sobre todo en la educación y promoción del juego responsable. En ese sentido, Pérez explicó que una de las cuestiones fundamentales es concienciar a las personas de que no van a solucionar sus problemas económicos a través del juego, porque las oportunidades de ganar son muy remotas y el jugador debe estar consciente de que se debe divertir jugando, "como si estuviera viendo televisión".

En España el juego es uno de los grandes motores de la economía y para mostrar que es un negocio tan viable como cualquier otro, el asesor de la DGOJ indica que la industria debe mostrarse transparente y emitir información para que sea recibida por los consumidores y por la sociedad en general. "El juego es una industria que supone en España el 0,9 de PBI, tiene cerca de 85 mil empleos directos y 170 mil empleos indirectos, es decir, hay que hacer ver la importancia del sector como cualquier sector de ocio. Y luego hay que concienciar y educar diciendo que es un sector importante, que tiene sus problemas y los problemas son éstos. Usted tiene que tener en cuenta que el consumo que haga tiene que ser un consumo moderado" señaló.

Las leyes de España indican que cualquier operador que quiera operar online tiene que tener un dominio "punto es", los dominios del país y tienen que poner visible el anuncio de jugar bien en su página web, el sello del juego responsable emitido por la DGOJ, además de aceptar los estándares para la protección del consumidor. "Todos los productos que quieran ofrecer pasan por la supervisión de la DGOJ, que es el ente regulador. Lo que la gente pide es más control, más monitoreo para evitar que sean jóvenes o incluso menores de edad los que acceden y, al igual que cuando ganas mucho te echan, pues cuando pierdas mucho que te avisen también, que te hagan alertas" manifiesta. La entidad reguladora, indicó, exige que los operadores tengan estándares que les permitan detectar perfiles problemáticos, para que cuando se individualiza a una persona que tiene un gasto desmedido se genere una alerta y se estudie ese caso en particular. Cabe destacar que si los operadores son denunciados por no acatar las directivas de la DGOJ pueden perder la licencia y el dominio.

En un momento que Italia prohibió la publicidad del juego, España se enfrenta también a ordenar este tema sin llegar a decisiones tan extremas. Pérez señaló que en la actualidad existen normas en el país que regulan la publicidad de los juegos de azar pero aseguró que prohibirla del todo no es el camino porque la prohibición sólo haría que la industria fuese menos transparente. La DGOJ está estudiando normas para regular, por ejemplo, la vinculación de personajes famosos o gente de éxito al juego para no crear modelos a seguir, como así también restricciones en programas vistos por menores y prohibir que las camisetas de fútbol para menores tengan publicidades de casas de apuestas. "Yo creo que hay que trabajar un poco en esa línea -indica-, que está bien que se restrinja la publicidad, que se acote, pero que se prohíba creo que es un error".


 

 


 
Banner
Banner
Banner