"El Largo Periodo De Prohibición Estigmatizó Al Juego En Brasil"

En una entrevista con El Diario del Juego, el periodista y presidente del Instituto del Juego Legal de Brasil, Magnho José, señaló que al día de hoy, no existen indicadores que permitan garantizar que el juego estará legalizado y reglamentado en Brasil en el presente año. Asimismo explicó que tampoco es posible prever si la regulación de las apuestas deportivas estará terminada en el 2020. Más allá de toda especulación periodística, solo se avanzará una vez que se aprueben alguno de los dos proyectos que están en las cámaras legislativas.

Para el analista, el largo periodo de prohibición estigmatizó al juego en Brasil, en el mismo rango que lo está el aborto, el matrimonio igualitario y las drogas. "Mientras el resto del mundo considera a la industria de los juegos de azar como una actividad económica, buena parte de la sociedad brasileña lo considera como una cuestión de malos hábitos". Esta situación, según su punto de vista, se debe al largo periodo de clandestinidad y a la mirada arcaica de la bancada evangélica en el Congreso. "La bancada cristiana, especialmente los evangélicos, todavía se fundamentan en conceptos anticuados y erróneos de la década de 1990. Se basan en estudios de profesores estadounidenses patrocinados por movimientos anti juegos de azar, para afirmar que la legalización de los juegos será un desastre para la humanidad, pero no se dan cuenta de que terminan beneficiando a los juegos clandestinos. El juego en Brasil no comenzará con la legalización, porque ya existe y es necesario que sea legalizado, regulado, controlado y determinado para que el ciudadano sea protegido de los males del juego ilegal", advirtió.

Cabe destacar que la bancada evangélica del congreso brasileño, acérrima enemiga de la legalización de los juegos de azar, representa el 25 por ciento de los parlamentarios y existen dentro de la misma bloque diputados que son favorables a la legalización. "Una pequeña y ruidosa porción de parlamentarios evangélicos tiene como bandera la lucha contra las costumbres populares como el juego, por lo que quiere obstaculizar cualquier asomo de juego legal. Sin embargo, no hay ningún indicador que garantice que impedirán su legalización".

No obstante, aclaró que Brasil tiene que crear una estructura para hacer frente al juego patológico, porque como el juego es ilegal en Brasil, no hay políticas públicas para proteger a los jugadores patológicos. "Pero si consideramos que el 1 por ciento de la población tiene algún tipo de problema con los juegos de azar, Brasil ya tiene millones de brasileños en riesgo y sin protección estatal. El verdadero desafío del juego es la creación y el establecimiento de leyes y reglamentos, que permitan a los ciudadanos ejercer su deseo de jugar bajo la atenta mirada de las reglas claramente definidas por el Estado y su aplicación efectiva.", subrayó.

Con respecto a las apuestas deportivas, que están dando tanto para hablar, Magnho indicó que para que estén operando de manera efectiva, es necesaria la edición del decreto regulador, el cual está en fase de producción. "El retraso se debe al hecho de los conceptos inexactos de la legislación cuando se trata de apuestas deportivas como la lotería, premios inadecuados e impuestos erróneos y altos. La ley, que legalizó la modalidad es mediocre y tendrá que ser mejorada a través de una nueva propuesta legislativa con el Congreso Nacional. De lo contrario, las casas offshore
seguirán recibiendo apuestas de brasileños".

El especialista aclaró que el último borrador del decreto reglamentario publicado por la Secretaría de Evaluación, Planificación, Energía y Lotería del Ministerio de Economía (SECAP) del 17 de febrero, junto con la tercera consulta pública, no contenía los valores de las licencias ni Garantías. "Estos importes se definirán en el anuncio de competición, que se publicará después de que SECAP recopile sugerencias sobre la regulación de las apuestas deportivas. Además, tampoco mantendrá los conceptos manifestados en el proyecto de decreto de regulación puesto a disposición por el SECAP en la página web del Ministerio de Economía, por lo que creo que no habrá nada concreto para este año". La minuta que reglamenta las apuestas deportivas sugiere un número óptimo de 30 operadores. "Es muy difícil saber qué significa esta cantidad, ¿será el máximo o mínimo?, ¿Qué criterio o estudio definió esta cantidad?. Lamentablemente estas dudas solo serán evacuadas después del periodo de consulta pública", señaló.

Con relación a la legalización de los casinos resorts y a la estrecha relación de algunos funcionarios del gobierno con el magnate Sheldon Adelson, Magnho consideró que las promesas del multimillonario tienen seducidos a varios actores políticos del Brasil. "El CEO de Las Vegas Sands ha prometido importantes inversiones si el Congreso brasileño legaliza solo unos pocos resorts integrados con casinos, como en Singapur, porque dice que este modelo es el mejor para Brasil. Sin embargo, para el periodista, "esta es una gran tontería que el magnate de los casinos intenta vender a los congresistas brasileños". "Uno de los principales argumentos de la construcción de casinos resort es aumentar el flujo de turistas a Brasil, pero la sola legalización de casinos integrados no aumentará el número de turistas extranjeros, no generará tantos puestos de trabajo ni los ingresos esperados en el sector. Esta propuesta no es buena para Brasil, sólo lo es para Las Vegas Sands".

Agregó además que la legalización de Resorts por sí solos podría generar una fuerte crisis en la ajetreada ocupación de los hoteles actuales. "Los resorts integrados representarían miles de habitaciones más con alojamiento subvencionado por la colección de juegos y los empresarios de los hoteles de Río de Janeiro, que ya se enfrentan a una grave crisis de ocupación, se ven engañados por la posibilidad de impulsar su negocio con la legalización e instalación de casinos-resorts integrados según lo dispuesto en la llamada Ley Sheldon Adelson". Según su opinión, lo mejor para Brasil es la aprobación del marco regulatorio que contemple la legalización de todas las modalidades, "porque es la mejor solución luego del largo periodo de clandestinidad y por la que lucharemos de forma incansable".


 

 


 
Banner
Banner
Banner