Turf: El Peligro De Exponer A Los Caballos A Sustancias Prohibidas

Según un informe publicado por The New York Times, durante los últimos tres años más de 3800 caballos fueron expuestos a diversas sustancias no permitidas para las competencias en los hipódromos de Estados Unidos.

El informe, que se apoya en datos estudiados sobre 150.000 largadas, agrega que durante ese lapso aproximadamente 6000 se rompieron o mostraron signos de lesiones y más de 3000 murieron en carrera o centros de entrenamiento de 29 estados.

El trabajo intenta vincular aquellos accidentes con la cantidad de análisis positivos; compara éstos con la importancia de las carreras, los hipódromos y las penalidades para quienes transgreden las normas.

Mientras los laboratorios intentan detectar nuevos fármacos, entrenadores sin escrúpulos, dice el NYT, experimentan con sustancias que podrían darles ventajas, yendo desde las químicas, al veneno de cobra, el Viagra o drogas oncológicas. En un deporte donde se mueven millones por apuestas, sacar ventajas es ganar dinero.

Aquí no se ha realizado ningún estudio parecido ni detectado, que se sepa, drogas de ese alcance; no obstante, la costumbre de medicar a los caballos caminando al filo del reglamento parece tan natural que las noticias derivadas de su exceso ya no sorprenden como deberían. Graves casos de doping muchas veces son tomados con naturalidad. Durante el año pasado, se registraron más de ciento cincuenta positivos de distinto grado en las pruebas donde se hizo control de doping. El último se conoció la semana pasada, cuando un cuidador fue suspendido por dos años por romper los códigos. La pena aplicada por el hipódromo de San Isidro fue ejemplar.

Nuestro número de positivos no es bajo. Otros deportes que
arrojasen datos similares estarían expuestos a escándalos. La parte llena de la botella es que se encuentran tratamientos terapéuticos no autorizados porque se los busca. Los laboratorios hacen bien su trabajo. Por lo menos aquí. Claro, para diferenciar se dirá que hay sustancias pesadas y fármacos de uso medicinal que también alteran el rendimiento de los caballos en carrera.

Sobre sustancias prohibidas existe un acuerdo internacional subscripto por la OSAF. En su artículo 6°, se desarrolla pormenorizadamente el tema de las sustancias vedadas. Por ejemplo: la Argentina hizo allí reserva en cuanto al uso del Laxis y de la Fenilbutazona. El Laxis es el diurético con afecto antisangrado que nuestro turf dejará de usar a partir de 2013; la buta, que en ciertas carreras aquí se permite, es un antiinflamatorio que inhibe el dolor y está prohibido en Brasil, hasta tal punto que quien la suministrase podría ser objeto de una demanda penal. Que al caballo le escondan el dolor puede dar lugar a un accidente. Y eso es lo que estudió el NYT. Lo mismo explicó no hace mucho Sergio Barcellos, ligado al Jockey Club Brasileño. Brasil desechó algunos medicamentos y hay quienes piensan que eso los está obligando a criar caballos más fuertes y sanos, que repercutirá en mayores exportaciones y mejores triunfos.

La IFHA fomenta el principio de No Medicación para todas las carreras y busca que se implementen mejores prácticas para la salud los caballos. Es su bandera. Podría ser la de todos.


 

 

Fuente:www.lanacion.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner