En México, Los Jóvenes De 18 A 25 Años Son Los Principales Afectados Por El Juego

Un grupo de expertos de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, en conjunto con el Centro Nacional para la Prevención y el Control de las Adicciones (CENADIC), idearon un modelo de atención para ludópatas. En una entrevista exclusiva para El Diario Del Juego, Silvia Morales Chainé, jefa del Centro de Prevención en Adicciones Dr. Héctor Ayala Velázquez (CEPREA), habla del proyecto y de las características de la problemática en ese país.

El novedoso proyecto deriva de la celebración de un convenio firmado entre la Facultad de Psicología y el CENADIC mediante el cual un grupo de universitarios investiga los factores sociales, biológicos y contextuales que determinan que una persona posea problemas con el juego y las apuestas.

El proyecto propone que mediante dos o tres preguntas del profesional se pueda detectar de una manera temprana, una futura conducta problemática o patológica para poder brindar un tratamiento oportuno, sin tener que esperar a que el individuo manifieste conductas vinculadas a la ludopatía.

De igual manera, en caso de existir, hacer una evaluación profunda, es decir, ir más allá de identificar conductas y síntomas, y detectar situaciones de riesgo, evaluar la conducta de ansiedad y depresión y algunos otros trastornos de la personalidad asociados. Para ello, se incorporan cuestionarios relativos a la satisfacción de vida y qué áreas pueden verse afectadas.

En una segunda fase se brindará capacitación sobre intervención, tratamiento breve y prevención de recaídas en jugadores patológicos a 30 profesionales de Centros Nueva Vida, Nuevo León, Estado de México y Jalisco. Según explicó Morales, la idea es diseminar el modelo en los 330 centros que existen en México. En este caso, se quiere ahondar en cómo atender al jugador patológico, porque su perfil es distinto del adicto a sustancias tóxicas.

La propuesta posee tres categorías en las cuáles se clasificaran a las personas analizadas. El jugador puede ser "social", sin tener problemas familiares, laborales o de pareja; puede ser "problemático", que aún no desarrolla síntomas de ansiedad, pero ha tenido pérdidas en su vida laboral, social o económica, o finalmente, "patológico", con síndrome de abstinencia por no jugar, o que identifica el problema, pero no puede detenerse.

- ¿Existen estudios sobre la ludopatía en México?

Existen pocos estudios en México relacionados con la incidencia y prevalencia del problema. No obstante la agencia Ortega, Vázquez y Reidl en 2010, realizó un estudio en 13 instituciones profesionales en México en donde encontraron altos porcentajes de juego problemático y ludopatía en jóvenes entre los 18 y 25 años de edad principalmente. Otros eventos vividos en nuestro país a partir del incremento de casinos, ha llamado la atención de las autoridades sanitarias y de los investigadores.

-¿Cuál es la incidencia que actualmente tiene la ludopatía en la población mexicana?

No existe información precisa, sólo sabemos que los jugadores con problemas serios en su vida cotidiana, presentan una alta incidencia; más del 50% de ellos poseen problemas como el abuso o dependencia al alcohol, desórdenes obsesivos compulsivos, déficit de atención y trastornos de ansiedad y depresión.

-¿Han recibido apoyo del Gobierno?

En este momento contamos con el apoyo del Centro Nacional para la Atención y Prevención de las Adicciones, para desarrollar los instrumentos de tamizaje, diagnóstico y evaluación, así como un modelo de Detección Temprana e Intervención Breve del juego patológico.

-¿Quiénes son las personas más expuestas a esta patología? 

El único estudio previo desarrollado en México, indica que son los jóvenes entre los 18 y 25 años de edad los más expuestos. No obstante, nuestros adultos mayores constituyeron el 7% de la población.

-¿Considera que el nivel etario y el nivel socioeconómico influye en la adicción?

Un alto porcentaje de profesionales estuvo involucrado en el juego social a nivel problemático y patológico, un 19% más o menos, pero un 52% fueron estudiantes. El nivel socio económico fue de: nivel muy alto un 41%, es decir, más de 20 salarios mínimos y de nivel alto un 24% es decir, de 11 a 20 salarios mínimos. 

-¿Qué opina de las leyes que se encuentran vigentes respecto a la regulación del juego en México?

Estas leyes deben regular la disponibilidad de las situaciones disparadoras del comportamiento de juego. Siempre ha sido fundamental que el gobierno realice los esfuerzos necesarios para poner a disposición de sus ciudadanos disparadores de comportamiento saludable. Regular el escenario y todos los factores relacionados con el desarrollo de conductas poco saludables o patógenos conductuales es una necesidad constante y que debe dejar de lado las conveniencias económicas.

-¿A nivel nacional que acciones cree usted que serian necesarias implementar para continuar combatiendo esta patología?

Nosotros estamos diseñando estas herramientas de detección temprana pero sobre todo de intervención exitosa del comportamiento de juego problemático y patológico. Es necesario darle a la población elementos de comportamiento saludable y escenarios y políticas de salud que promuevan su promoción.

-¿Hay alguna proyección de desarrollar estadísticas oficiales sobre el juego?

Sí, se están desarrollando esfuerzos por detectar la incidencia y prevalencia del comportamiento ludópata y del juego social y problemático.

-Con el novedoso modelo creado, ¿Cuánto tiempo puede durar aproximadamente el tratamiento de una persona afectada por esta adicción?

Se creó el modelo de consejería breve, de tratamiento y de intervención breve. Es decir, puede ir desde una sesión de consejería hasta 24 sesiones de tratamiento. Evidentemente, siempre flexible a las necesidades del usuario.

-¿Qué lugar ocupa el juego en la cultura mexicana?

En México, el juego del cubilete, la lotería (no nacional), y otros juegos desarrollados en las pequeñas ferias mexicanas, han constituido una fuente de recreación y diversión para el mexicano. No obstante, el crecimiento económico de diversas empresas ha fomentado la alta disponibilidad de juegos de azar que promueven el incremento de las tasas de conductas problemáticas con el juego. 

 

 


 

 


 
Banner
Banner
Banner