Juego Ilegal: Uno De Los Peligros Más Grandes Para La Salud Pública

¿Para qué los gobiernos y las empresas de juego toman medidas para la prevención y combate de la ludopatía? En esta segunda parte de la entrevista al psiquiatra especialista en Juego Patológico, Julio Brizuela, sostiene, con respecto a la necesidad de instrumentar programas de Juego Responsable, "todas las medidas que intenten proteger a los juegos de azar para que no se desmadren, son favorables para el mismo juego".

¿Por qué se comienza a regular el juego? A continuación, la evolución de la regulación de los juegos de azar hasta la actualidad, donde los empleados de las salas llegan a identificar a las personas con ludopatía, a simple vista.

Según Brizuela, la regulación del juego contempla la protección de los sectores vulnerables de la población (niños, adolescentes, adultos mayores, poblaciones migrantes). De hecho, los programas de Juego Responsable (JR) se idearon con ese sentido.

De acuerdo al Manual de Juego Responsable, escrito por Brizuela, "la designación de JR no surge del ámbito médico sino del empresarial. Desde lo institucional, se entiende por JR al conjunto de principios y prácticas que se comprometen a adoptar los Gobiernos, las Loterías de Estados y otros Gestores de Juegos con el objeto de prevenir y mitigar los efectos nocivos que puede provocar la participación desordenada en los Juegos de Azar. También incluye la puesta en marcha de medidas de naturaleza diversa, para proteger a los grupos vulnerables como es el de los menores de edad".

Con respecto a la situación en el país, el médico expresó que: "Yo estoy presenciado entusiasmadamente un avance importante en las loterías. ALEA está preocupándose constantemente por los programas de JR y la evitación del juego ilegal, entonces esto me parece maravilloso, porque 10 años atrás no lo teníamos. Ahora hay una conciencia plena de lo que representa el mancomunarnos en el esfuerzo nacional".

El interés es "absolutamente genuino, por una directa intención de proteger lo mejor posible el juego de azar, para poder desarrollarlo plenamente, y que los dividendos sean para el motivo que se pretende, que es la diversión, el entretenimiento. Entonces, lo mejor que hay que hacer es darle protección a cualquier ciudadano para que se sienta seguro de que en el juego de azar no va a correr peligro. Todas las medidas que intenten proteger ese juego de azar para que no se desmadre, son favorables para el mismo juego".

Desde 1980 se reconoce a la ludopatía como enfermedad, como trastorno, y deja de considerarse como "vicio" (más asociado y tolerado a los hombres). Como tal, este "vicio" era una preocupación de las religiones, las autoridades morales. Pero a partir de 1980, las empresas que explotan los juegos de azar, empiezan a preocuparse para evitar la enfermedad. "A partir también de la aparición del desarrollo de la responsabilidad social corporativa o empresaria, los programas de JR se incorporan dentro de la expresión de responsabilidad dentro de la industria de los juegos de azar", aclaró el especialista en Juego Patológico.

Distintas formas tiene el juego de practicarse. Una de ellas es el juego online, hoy en pleno auge. "Si hay una buena regulación no va a haber inconvenientes porque van a haber filtros suficientes como para que protejamos a las poblaciones vulnerables", expresó Brizuela.

"Uno de los programas del JR básico es hacer protección del juego también online, que no es una excepción dentro de lo que es el juego de azar", explicó. ¿Qué pasa cuando está
desregulado? "Es un lío, si no está regulado es lo mismo que el juego ilegal, entonces no hay ninguna posibilidad de control. El juego de azar ilegal acosa a las poblaciones, es uno de los peligros más grandes que hay respecto a la salud pública", sentenció.

El médico explicó que justamente, el Estado o las estructuras religiosas habían comenzado a regular el juego por las dificultades que traía el juego no regulado, el juego libre. Se estableció la necesidad de una regulación como una manera de proteger a las poblaciones vulnerables.

Cuando el juego existe de manera ilegal, "no hay control, puede venir un chico a jugar, puede venir un ladrón a jugar; pueden apostar no solamente dinero, sino sustancias, o personas. Existen registros de que se apostaban personas, se jugaban esclavos, familias. Los padres apostaban a sus hijos o hijas en los juegos de azar", describió Brizuela.

"La historia escrita nos relata que los juegos de azar fueron prohibidos entre las tropas de los ejércitos griegos y romanos, pues las apuestas, a falta de dinero o monedas, se realizaban sobre las armas e incluso con partes de su cuerpo, como dedos de manos y pies, manos, ojos, orejas, etc., lo que provocaba serios problemas en las filas castrenses", dice el Manual.

Y continúa: "El hermano recoleto, Gabriel Sagard, en 1625, al visitar el territorio indígena canadiense, narró lo siguiente: 'El juego es tan frecuente como costumbre entre los indígenas, que le dedican muchísimo tiempo. A veces hombres y mujeres apuestan todo lo que tienen y pierden sin alterarse cuando la suerte no los acompaña. He visto a varios de ellos volver desnudos y cantando a su villa cuando lo habían perdido todo. Una vez en particular sucedió que un indígena perdió su mujer e hijos jugando y tuvo que entregarlos a su rival francés, quien voluntariamente después se los devolvió'".

Pero de a poco, el Estado comenzó a controlar el juego de azar clandestino, transformando los beneficios producidos por la explotación de los juegos. Los gobiernos destinan hoy parte de las utilidades a área de salud y educación, y la industria fomenta el JR, elevando sus estándares de calidad en el servicio.

Siempre en pos de la protección de los sectores vulnerables, la primera etapa de los programas de Juego Saludable (el juego en donde el apostador participa de manera recreativa, sin que la actividad afecte su salud) consiste en la formación del personal de las salas en las nociones básicas sobre Juego Patológico. "Todos, desde el empleado de seguridad que está al frente del establecimiento, hasta el mozo que va a servir una gaseosa, todos tienen que tener un conocimiento básico sobre ludopatía", expresó el médico entrevistado. El Juego Patológico es el "fracaso crónico y progresivo en resistir los impulsos de jugar (juegos de azar), los cuales dominan la vida del sujeto", informa el libro.

¿Cómo identifican los empleados a las personas ludópatas? El Manual enumera tres actitudes para reconocer en las salas, a los enfermos de ludopatía: "irritabilidad manifiesta, apuestas "descontroladas"; quejas por "equivocaciones" en el pago de sus apuestas; y excesivo consumo de bebidas alcohólicas o cigarrillos".


 

 


 
Banner
Banner
Banner