Javier Balbuena: El Juego Mal Explotado Puede Ser Muy Nocivo

El titular de la Comisión Nacional de Juegos de Azar de Paraguay (Conajzar), Javier Balbuena, explicó a El Diario del Juego que “el objetivo es determinar si el mercado da para más casinos”, en referencia a un informe realizado en las ciudades de Asunción, Ciudad del Este y Encarnación, cuyos resultados se darán a conocer en diciembre próximo. El funcionario precisó que uno de los principales propósitos de la actual administración es "blanquear la situación y erradicar las mal llamadas máquinas de calle".

"La idea es licitar por zonas. Llamaríamos a licitación en Alto Paraná e Itapúa, y también está en análisis la ciudad de Asunción. Pero ahora mismo, no tenemos los resultados de ese informe", detalló Balbuena en relación al proceso de licitación de nuevos casinos en Paraguay. El funcionario mantuvo una entrevista con El Diario del Juego en el stand de la Conajzar, en la feria SAGSE, que se realizó en la ciudad de Buenos Aires la semana pasada.

Empezó hace poco su mandato...

- Empecé hace exactamente 60 días.

¿Cómo es hasta ahora su experiencia al frente de la Conajzar?

- El resultado es bueno porque si bien estoy en el cargo hace 60 días, conozco el rubro de los juegos de azar desde el sector público anteriormente, y desde el sector privado, hace más de 10 años. Entonces estoy en conocimiento de las dificultades que está teniendo la actividad en Paraguay y también de las cosas buenas que se hicieron.

Hablando de estas dificultades, está la problemática de las máquinas de calle...

- Totalmente. El primer problema y el primer objetivo que esta administración se puso es blanquear la situación, erradicar las mal llamadas máquinas de calle. Hay que hacer la aclaración que en Paraguay no existe ninguna ley, orden, ordenanza municipal, ni resolución, que haya habilitado esas máquinas. Entonces como primer trámite de gestión, la Conajzar firmó un convenio con la Secretaría de la Niñez y la Adolescencia y la Cooperación de Municipalidades para trabajar en conjunto, hacer una política de Estado al respecto, y erradicar la participación de menores en calidad de apostadores y vendedores de juegos de azar.

Posterior a eso tomamos una decisión histórica y dejamos sin efecto la resolución que había emitido la Conajzar hace un par de años, mediante la cual reglamentaba las máquinas de juego programado, mal conocidas como máquinas de calle.

¿Cómo evalúa la aprobación de esa resolución?

- Hubo un error de interpretación técnica de los anteriores miembros de la Conajzar que consideraban a estas máquinas como un juego nuevo. Sin embargo, nosotros a través de pericias técnicas y de dictámenes de colaboración con la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Asunción, obtuvimos un dictamen que decía que eran máquinas de juegos de azar como cualquier otra. O sea, estas máquinas evidentemente no pueden estar en calles ni en ningún otro lugar que no sea una sala de juego.

¿También está aplicando un control en las salas de juego?

- De hecho se está dando un proceso para controlar y fiscalizar las operaciones de todas las empresas que se dedican legalmente a los juegos de azar, sin descuidar un milímetro la lucha contra la clandestinidad. Nosotros como Estado, tenemos la obligación de proteger a los empresarios que están trabajando bien. Ese es el trabajo primordial para nosotros.

¿Está contemplada la instalación de nuevas salas de juego?

No, realmente no tenemos en mente la instalación de nuevas salas. Sí prevemos realizar un estudio de mercado acerca de si en determinadas ciudades se pueden insertar nuevas máquinas o si hay necesidad de retirar algunas. Hay que considerar que en ciudades como Asunción, donde no hay mucho turismo, hay que saber delimitar la cantidad de máquinas. Ahora, en mercados como Ciudad del Este, una ciudad que limita con Foz do Iguazú, en el Brasil, sí podríamos hacer un análisis de inserción de máquinas.

Nosotros tenemos dos situaciones, las máquinas que están en los casinos propiamente dichos, que también tienen los juegos de paño, y las máquinas que están en salas de juego que son de competencia municipal.

¿Y con los nuevos casinos, cómo será la licitación?

La idea de licitar es por zona, como nosotros tenemos los juegos departamentales, en este caso los casinos, tenemos algunos departamentos que por ley nos autorizan. Estamos en el análisis que vamos a terminar justamente en diciembre, es decir, llamaríamos a licitación en Alto Paraná, donde su capital es Ciudad del Este, en Itapúa, que la capital es Encarnación, y también un análisis en la ciudad de Asunción. Pero ahora mismo, no tenemos los resultados de ese informe. El objetivo de ese estudio es dar cuenta si el mercado da para más casinos.

¿Contemplando también la variable del turismo?

Asimismo, en Paraguay cambió en los últimos años el concepto, hubo un cambio de chip en el sentido de que el Estado antes se preocupaba solamente por el canon fijo o un monto fijo mensual, y que las operaciones se desarrollaran de cualquier manera. Hoy eso cambió, las operaciones tienen que estar a tono con las reglas internacionales, tienen que representar un negocio para el Estado y para el particular. Por sobre todas las cosas, que las empresas tengan una responsabilidad social importante, no deben estar ajenas a lo que ocurre en su entorno social. Ese cambio de concepto significó que la única forma de cambiar y de realizar una reingeniería de nuestros pliegos básicos de condiciones era la aplicación de un canon porcentual, es decir, a mayor esfuerzo, mayor ganancia.

¿Qué avances hubo para el tratamiento de la ludopatía?

En este momento nosotros no tenemos un informe, que debería ser proveído por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social del Paraguay, no tenemos información cierta de personas que estén afectadas por la ludopatía.

Sí lo que tenemos es información de personas que en su vida diaria insumen parte del dinero o de la economía doméstica para jugar. Hay gente que está sacando del pan de cada día para jugar, y ¿en qué juegos? no están jugando en los casinos, sino en las maquinitas de calle. Yo tengo fotografías de chicos menores de edad jugando a las maquinitas de calle, pero ¿quiénes son los que les proveen las maquinitas? son los propios padres. Esa información extraoficial con la que contamos demuestra lo nocivo que puede ser el juego mal explotado.


 

 


 
Banner
Banner
Banner