La DGOJ Trabaja Un Nuevo Marco Regulatorio Para La Publicidad Del Juego

Mientras algunas asociaciones en contra de la proliferación del juego en España consideran que existe una verdadera multiplicación de casas de apuestas en ese país, desde la Dirección General de Ordenación del Juego, su titular, Juan Espinosa, aseguró que la estructura de la oferta presencial se ha ido adaptando a las preferencias de los consumidores hacia nuevas modalidades de juego, tales como las apuestas deportivas. Asimismo, aseguró que desde la DGOJ se está trabajando en el diseño de un nuevo marco normativo que regule la publicidad del sector.

En España, la competencia sobre el juego presencial privado, como son las casas de apuestas o bingos, corresponden a las comunidades autónomas y no al gobierno central. Espinosa explicó que “se está dando una particular adaptación de las preferencias de los consumidores españoles hacia las apuestas deportivas, lo que ha creado un protagonismo de estos salones y una mayor proximidad a la ciudadanía, sin que necesariamente comporte un incremento del consumo global del juego en la sociedad. Son en todo caso realidades a las que es posible dar respuesta desde los poderes públicos y las empresas para que no se produzca una merma en la protección del jugador”, puntualizó.
Por otro lado, con respecto a los debates que se están dando con relación a la publicidad, Espinosa consideró que desde la DGOJ “se viene trabajando en el diseño del marco normativo de la publicidad del juego a través de un Proyecto de Real Decreto de comunicaciones comerciales de las actividades de juego y juego responsable, en línea con la voluntad del Gobierno de abordar de inmediato esta problemática”, dijo y añadió que “la DGOJ aborda esta regulación desde una perspectiva global, abarcando desde el contenido de la propia publicidad, estableciendo limitaciones que sean adecuadas y proporcionales a la hora de garantizar la salud pública y poniendo límites a las prácticas publicitarias excesivas, agresivas o que banalicen determinados aspectos del juego”.
En este mismo sentido, señaló que no se puede hacer un calco literal de la publicidad los productos de tabaco en comparación al juego porque la realidad de este producto no resulta del todo asimilable a la de los servicios de juego, ni en sus características ni en términos de penetración en la sociedad. “La aspiración es que el futuro marco de la publicidad del juego se proteja al consumidor potencial de consumos no saludables” y advirtió que, con respecto a la participación de deportistas en las publicidades, “debe reconocerse que las actividades de marketing y promoción son un instrumento comúnmente utilizado por los operadores de juego, como herramienta de apertura, captación y afianzamiento del mercado, dentro de la cual algunos recurren a este tipo de figuras del deporte o famosos de notoriedad pública”, aunque no descartó que en la nueva regulación se aborde este tema, sobre todo por la incidencia que tienen los famosos en las conductas de los menores de edad.
Espinosa no concuerda con las asociaciones de ludópatas que señalan que el crecimiento de la oferta del juego va en concordancia con un aumento de la ludopatía en España. Señaló que el Estudio de Prevalencia Comportamiento y Características de los Usuarios de Juegos de Azar en España de 2015, sitúa el índice de prevalencia en la población española en el 0,3 por ciento para personas catalogadas como jugadores patológicos y del 0,6 por ciento en personas consideradas como jugadores con problemas. "Esos niveles de prevalencia de juego problemático en España coinciden, en esencia, con los aportados en otros estudios, como el de Percepción social sobre el juego de azar en España 2018”. Los niveles de ludopatía de España reflejados en este estudio, están entre los más bajos en el contexto internacional. En lo que respecta a aquellos que acuden a tratamiento, mayoritariamente se caracterizan por hombres, con una media de edad de 43 años, casados y con un nivel socioeconómico medio-bajo o bajo, con casi un 60 por ciento de activos laboralmente.
Para finalizar, el Director de la DGOJ explicó que según los estudios que manejan, el perfil del jugador online se ubica en el rango de entre los 18 y 35 años, representando el segmento de 18 a 25 años el 25 por ciento de los jugadores y el de 26 a 35 el más numeroso. “Este porcentaje se mantiene más o menos estable con respecto a versiones anteriores del mismo estudio”, indicó. Señaló también que “con los controles existentes, en la práctica si no es imposible, es muy complicado que un menor acceda y practique el juego online. Según la ESPAD (European School Survey Project on Alcohol and Other Drugs), España es uno de los países con menores tasas de acceso al juego online por parte de menores de edad”, en contrapartida con lo que aseguran las asociaciones de lucha contra la ludopatía, que advierten que cada vez más menores españoles, con diferentes artilugios, acceden a los portales de apuestas deportivas.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner