Ciberatletas O Cómo Intentar Vivir De Los Videojuegos

Patricio “Capoch” del Olmo y Luciano “Gool” Delorenzi, dos ciberatletas argentinos, trabajan de forma incansable para alcanzar el sueño, aún trunco, de poder vivir profesionalmente de la competición de videojuegos. Ambos cuentan de qué manera comenzaron a jugar y cómo es ser jugador de gaming dentro de una sociedad en la que todavía este deporte no es tomado muy seriamente.

Estos dos ciberatletas son parte de un mundo cada vez más competitivo, donde el entrenamiento juega un papel clave para llegar al tan ansiado triunfo. Gool Delorenzi (23), quien antes de comenzar a competir en gaming hacía levantamiento de pesas, dice que cuando empezó era muy malo jugando, pero que al cabo de algunos meses de entrenamiento pudo hacerles partido a los mejores jugadores de la Argentina. "Últimamente entreno entre una o dos horas por día, excepto los fines de semana que por ahí juego un poco más" explica, pero añade que en épocas de torneo, los tiempos de juego siempre se dilatan.

Hoy en día, en Argentina, los ciberatletas, como jugadores de cualquier deporte considerado amateur, sólo cobran una suma de dinero casi simbólica por torneo ganado, simplemente para cerrarles un rato la boca a todos los que dicen que le pongan un poco de seriedad a sus vidas. Capoch Del Olmo (27) confiesa que, a pesar de que el gaming le permitió viajar por varios países como Francia, Estado Unidos y Corea, el dinero que se gana en la Argentina es escaso, y para ganar un torneo en el exterior "hace falta dedicarle más tiempo". Se debe tener en cuenta que en muchos torneos el pago se hace en software que después puede venderse. Lo cierto es que, con todo, un torneo en Argentina puede pagar entre $ 3500 y $5000 pesos al ganador.

En un mercado como el nuestro, uno de los factores más complicados es el de los sponsor, ya que muchos jugadores deben costearse los gastos por falta de patrocinadores. Del Olmo comenta que él viajó gracias a que ganó torneos cuyo primer premio era el viaje y la estadía para jugar en el exterior. Actualmente no pertenece a ningún equipo ni tiene patrocinador, pero que hasta hace poco estaba en el equipo Isurus con SteelSeries y Kingston como sponsors, además de otros sponsors personales. Delorenzi explica que en la Argentina es muy difícil conseguir que una empresa colabore comercialmente con los jugadores y la única manera de viajar es ganar un clasificatorio, porque es muy caro para los jugadores pagar sus propios viajes.

Ambos jugadores explican que, en países vecinos como
Brasil o Chile, el gaming está mucho más estructurado, pero en Argentina todavía no levanta vuelo. La diferencia entre los jugadores vernáculos y de otras latitudes, como los coreanos, es tan abismal que cuesta mucho poder ganar un torneo afuera y hacerse de unos dólares. "Los coreanos son un mundo aparte", dice Gool, "tienen 3 ó 4 entrenadores, los equipos tienen casas propias, psicólogo, cocinera, mucama, juegan 10 horas por día, por eso ganan, porque son la meca del gaming". Del Olmo explica que algunos exponentes del gaming coreano son Jaedong, MC, MvP, todos ellos jugadores profesionales que se dedican al StarCraft II y viven de eso. "Hay muchos jugadores internacionales buenos, pero en este juego, los coreanos dominan la escena mundial", dice.

Los juegos de estrategia como, como el Age of Empires II, WarCraft III, Age of Mythology, Warhammer 40K y StarCraft II, son los que están dominando la escena de gaming en la actualidad. A pesar de que algunos, como el Age of Empires II, quedaron muy atrás en materia tecnológica, éste juego todavía es uno de los favoritos en Argentina por dos razones, primero que es un juego medianamente fácil y segundo,es barato. Juegos como el Starcraft, explican, son extremadamente difíciles y no son gratis, por lo que no existen muchos jugadores expertos en este juego dentro del país.

Del Olmo está convencido de que la comunidad Gamer "año tras año va creciendo mucho y la gente se empieza a interesar más. Cada vez hay un mayor movimiento en el mundo del gaming y esto repercute en forma positiva en la Argentina a pesar de no haber muchos eventos regionales". Sin embargo, para Delorenzi, uno de los problemas en la comunidad del gaming local, es que existe mucha rivalidad que se va convirtiendo en agresión. "Por cada diez fans que tenés, hay otros 100 que te quieren poner palos en la rueda y están esperando que pierdas", dice. No obstante está convencido de que, en el ámbito mundial, el gaming va a seguir creciendo cada vez más "al punto que yo creo que en unos cuantos años va a ser una carrera legitima como jugar al tenis o al ajedrez o levantar pesas".


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner