También quedarán cerrados espacios como centros recreativos de mayores, bares de jubilados, ludotecas y centros de ocio juvenil con la suspensión de toda actividad, así como los centros de actividades tradicionales festeras. Y tampoco podrán subir la persiana las salas de bingo, casinos, recreativos y salas de juegos y apuestas.
Desde el sector de los juegos de azar se aceptó la decisión del Consell con resignación y con la idea de que «se trata de una situación que nadie es capaz de dominar, por lo que hay que aceptar la normativa».
Javier Gutiérrez es el gerente del Casino Cirsa Valencia, uno de los más importantes de la Comunitat, y enarboló la bandera de la seguridad para destacar que «en 32 semanas que llevamos abiertos no ha habido un solo positivo entre trabajadores y clientes». Recordó que las restricciones han ido reduciendo paulatinamente su horario de apertura, fijado inicialmente en 24 horas al día, y señaló que esperará a observar los detalles sobre el papel para definir el modo de actuar a partir de estos momentos.
Por otro lado, el cierre de la hostelería presenta excepciones. Como ya ocurriera durante el confinamientos todos los establecimientos podrán servir comidas para llevar, siempre con cita previa. Además, seguirán abiertos los restaurantes y cafeterías de hospitales y clínicas pero solo para profesionales y acompañantes y familiares de enfermos.
Los comerciantes critican el cierre a las 18.00 h: «Abriré antes para poder vender». Así queda el toque de queda definitivo en Valencia. Las nuevas medidas contra el Covid en los bingos, casas de apuestas y casinos de Valencia.