La Pampa: Las Apuestas Crecieron 40% Durante La Pandemia

A diferencia de provincias argentinas que recién ahora están alcanzando los niveles de apuestas previos a la pandemia de Covid-19, en la provincia de La Pampa el juego oficial se recuperó en cuestión de días y en pocas semanas se ubicó en un 40 por ciento por arriba de los valores anteriores.

«Es una tendencia que se ha consolidado en estos meses, no es una variación de un día para otro», aclaró Jorge Payeras, director de Dafas, el organismo que controla las apuestas. Quiniela y Telebingo, ambos juegos pampeanos, fueron los motores del aumento; Loto y Quini 6 también subieron mientras que Telekino bajó un poco porque sus sorteos se espaciaron. La recuperación que experimentó el juego, el nivel que alcanzó y la forma en que se ha sostenido «es llamativa», reconocieron desde Dafas.

El juego es una costumbre instalada para miles de pampeanos y la Dirección de Ayuda Financiera para la Acción Social, una repartición del Instituto de Seguridad Social de la provincia (ISS) es la encargada y responsable de la organización y gestión de las apuestas dentro de la provincia. Jorge Payeras es desde hace varios años el responsable de ese sector.

«En La Pampa tuvimos un período, que ahora nos parece pequeño por la extensión de la pandemia, que tuvimos cerrado porque estábamos en Fase 1. Una vez que abrimos el juego se recuperó muy rápidamente y en muy poquitos días estábamos vendiendo y recaudando lo mismo que en la prepandemia», comentó Payeras al ser consultado por LA ARENA sobre la situación en nuestra provincia. El volumen de apuestas no solo se recuperó sino que «con el correr de la semana y de los meses se fue consolidando un aumento importante, hasta llamativo te diría», reconoció.

Este fenómeno de recuperación y crecimiento se evidenció con fuerza en dos juegos: Telebingo y Quiniela, ambos exclusivamente pampeanos. Son los juegos que traccionan los ingresos de Dafas, ya que entre los dos suman el 93 por ciento de la recaudación.

Telebingo y Quiniela.

En el Telebingo el aumento de la recaudación «ha andado arriba del 35, hasta un 40 por ciento por encima de la prepandemia», reveló el director, quien interpretó ese crecimiento en base al carácter familiar que tiene esta opción. «Para la gente que habitualmente lo juega, Telebingo es verdaderamente un entretenimiento», remarcó. «Entonces, estando en casa porque no se podía salir a una confitería, a un restaurante (por la Fase 1), se puede entender que haya subido la venta de cartones», estimó. «Telebingo es una forma de entretenerse».

En la Quiniela, el aumento en las apuestas fue sorprendente: «estamos aproximadamente un 50% más que en la prepandemia», reveló Payeras. «Una cifra consolidada, de todos los días», aclaró.

Antes del 20 de marzo -fecha en que se decretó el aislamiento obligatorio para todo el país- el volumen de apuestas se encontraba estabilizado en 4 millones diarios. Desde hace varios meses «estamos en un volumen de apuestas en el orden de los 6 millones de pesos diarios, que puede variar entre 6,1 millones y 5,8 millones, dependiendo de los premios que se paguen».

Este aumento, que Payeras consideró «significativo», puede explicarse «por más de un motivo». Uno de ellos es el cierre del Casino Club, el otro centro de juegos que tiene la ciudad y que aún permanece cerrado. «Al estar cerrado, puede ser que dinero destinado habitualmente a apuestas en el Casino, se haya volcado en parte a la Quiniela», evaluó. Si bien el Casino tiene juegos on-line «por ahí no todos los apostadores presenciales del Casino usan el on-line».

Una segunda explicación radica en que en los primeros tiempos de la pandemia, cuando hubo restricciones totales de circulación, generó en una parte de la población un ahorro forzoso de dinero. «El hecho de no salir, de no comprar ropa y de tener un cierto nivel de ingresos, hizo que aquel que tenía un pesito para apostar ahora tiene algún pesito más, y está destinando al juego un poco más que antes», analizó. «No serán todos por supuesto sino un cierto porcentaje de la población», aclaró.

Más loterías

Una tercera posibilidad que señaló Payeras es que al haber ahora más sorteos que antes, el apostador decidió jugar también a las nuevas. Antes de la pandemia la Quiniela se hacía con los sorteos de las loterías de Santa Fe, Ciudad de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires. Cuando empezaron las medidas, Ciudad y Provincia dejaron de sortear y ello obligó a Dafas a buscar nuevas loterías. Fue así que se incorporaron Río Negro y Entre Ríos.

«Para una lotería como la nuestra, o como cualquiera, que es banca de la Quiniela, siempre es importante tener no menos de tres alternativas, porque de esa forma de dividen los riesgos de jugar con una sola», explicó.

Cuando la situación general avanzó de Fase 1 a Fase 2, Provincia de Buenos Aires se reactivó pero unos días después volvió a cerrar. «Es decir había una inestabilidad en Ciudad y
en AMBA (Area Metropolitana de Buenos Aires) porque tenían muchísimos casos (de personas contagiadas con Covid-19), y ante la incertidumbre decidimos dejar las cinco», contó.

«Quedaron las cinco y empezamos a ver que tenían mucha aceptación» entre los apostadores, que destinaron algún peso más a las nuevas opciones. «Seguimos con las cinco (loterías) y seguramente seguiremos con las cinco», estimó.

-¿El apostador cuando va a la agencia juega también a las nuevas loterías?

-Si. Si antes jugaba, por ejemplo, 10 pesos a las tres, ahora juega 50 pesos y le juega a las cinco.

El aporte que hace cada una de ellas es, en números aproximados, el siguiente: «el 60% lo recaudamos vía (los sorteos de las loterías de) Ciudad de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires, y el otro 40% con las otras tres: Santa Fe, Río Negro y Entre Ríos», detalló.

De este 40%, la mitad lo aporta Santa Fe, que está desde hace años, y el 20% proviene de Río Negro y Entre Ríos, las nuevas. «Un 20% estamos hablando de casi un millón de pesos diarios (en apuestas). Por ahí no se puede hacer la cuenta directa, esto es todo adicional, pero si sacamos estas dos loterías, esto desaparece», sostuvo.

Otros juegos

Otros juegos que gestiona Dafas como Quini 6 y Loto, también han crecido pero en forma más leve. «Entre un 15 y un 20 por ciento», estimó el director.

El juego que ha caído el Telekino, pero a consecuencia de que sus sorteos se espaciaron. «Antes lo hacía todos los domingos y ahora lo hace domingos por medio, por un problema de logística» explicó.

Al igual que el Telebingo pampeano, el Telekino es uno de los pocos que aún se juega con cartón. Antes de la pandemia, la distribución de los cartones se hacía a través de aviones. Cuando la pandemia obligó también a suspender el transporte aéreo, el juego se vio afectado y los responsables debieron buscar otras formas de distribución a nivel nacional. Por ello los sorteos pasaron a ser domingo por medio y ello impactó en la recaudación, que cayó respecto a sus valores anteriores.

-Payeras, ¿es posible hacer una cuenta de cuánto dinero más apuestan los pampeanos a diario?

-Tenemos que hacernos la idea que entre Quiniela y Telebingo tenemos el 93 por ciento de la recaudación. Los otros juegos representan el resto (el 7 por ciento), es decir que tienen relativamente poca significación en el volumen. Fijate que en un juego como Quini 6 vendemos 4 millones, 5 millones, 5 millones y pico por mes, y eso mismo se vende en Quiniela en un solo día.

«Si hacemos un número global de lo que es ingreso por juego, promediando todos los juegos, te diría que andamos en alrededor del 40 por ciento de aumento respecto a la prepandemia», precisó.

-¿Los sorprendió este hecho?

-Si. Vamos a ver cuando el Casino abra, qué sucede, pero nos llama la atención porque es algo consolidado, no es que un día que tuvimos un pico de ventas. En el tema del juego es así, muy parejo todos los días. Se ve que es la misma gente que juega todos los días la misma cantidad de dinero.

El 32 es el más jugado.

El 32 es, por lejos, el número más jugado a la Quiniela pampeana, contó Payeras. «Es el número preferido de nuestros apostadores», refrendó. Cuando sale el 32 festejan los apostadores, pero también Dafas, porque el dinero que desembolsará para pagar los premios, volverá al cabo de unos días y con creces.

«Es el más jugado pero también el que más ganancias nos da», reiteró. «Cuando sale, paga muchos premios, pero en el mes se recauda más plata. Y siempre se recauda más de lo que paga, porque el apostador que ganó, juega parte de esa ganancia».

Después del 32, que representa «el dinero», los otros dos números preferidos por los pampeanos son el 17, «la desgracia», y el 14, «el borracho». «Cuando estamos controlando el sorteo y escuchamos que a la cabeza salió el 32, el 17 ó el 14, sabemos que vamos a tener que pagar mucho», contó Payeras entre risas.

Eso hace que tras un día que Dafas pagó muchos premios, en los días subsiguientes se note un volumen mayor de apuestas. «Si se pagan buenos premios, en los días siguientes sube a 6,2 millones o 6,3 millones», detalló. Por el contrario, si ocurre que durante varios días salen números que no son del gusto de los apostadores, la recaudación tiene una pequeña retracción. En el promedio diario al cabo del mes, el volumen de apuestas a la Quiniela se encuentra estabilizado en unos 6 millones de pesos diarios.


 

 

Fuente:www.laarena.com.ar

 

 


 

Artículos más leídos

Banner
Banner
Banner