Vivencias Religiosas Activarían Los Mismos Circuitos Celebrales Que Los Juegos De Azar

Según investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah, EE.UU., las experiencias religiosas y espirituales activan los mismos circuitos cerebrales que los de la recompensa en el juego y las drogas. Los facultativos, examinaron los cerebros de 19 mormones en el mismo momento que estaban leyendo textos religiosos. Los hallazgos, algo polémicos por cierto, sugieren que pasar por una experiencia religiosa o mística, podría alterar el pensamiento y el razonamiento de la misma manera que tener sexo o ganar en los juegos de azar.

El nuevo estudio fue realizado a través de resonancias magnéticas que mostraron la activación del cerebro llamada núcleo accumbens, el cual procesa las recompensas y se ha relacionado con sentimientos cercanos al amor y a las adicciones como el juego. El estudio demostró que los sentimientos espirituales también activaron la corteza prefrontal medial, la cual es una región muy compleja que involucra la valoración, el juicio y el razonamiento moral.

Los 19 participantes, siete mujeres y doce hombres, estuvieron experimentando sentimientos en sus picos más altos a la hora de realizar el estudio, y, según informaron los profesionales, sus corazones latían más rápido y su respiración se profundizó. Los hallazgos sugieren que experimentar una experiencia religiosa o mística, podría alterar el pensamiento y el razonamiento de la misma manera que tener sexo o ganar en los juegos de azar, o incluso luchar en contra de una adicción.

El doctor Jeff Anderson, uno de los autores principales del estudio, explicó que la experiencia religiosa es uno de los factores más influyentes en la toma de decisiones de las personas en los EEUU para bien o para mal, en un país en donde el 63 por ciento de sus habitantes son creyentes e incluso un alto porcentaje de adultos cree en los ángeles.

Según Anderson, el estudio demuestra que existe una retroalimentación positiva entre la obtención de premios y recompensas sociales, con las doctrinas religiones ya que ambas se vuelven intrínsecamente gratificantes. Asimismo, explica que este mecanismo puede explicar el apego a líderes religiosos o políticos. Así, una fanática religiosa del Centro Oeste de los EEUU y un seguidor de ISIS en Siria, podrán estar experimentando la misma sensación que una jubilada que acaba de ganar un premio en una tragamonedas, un joven consumiendo éxtasis en una fiesta electrónica o una pareja de enamorados teniendo sexo. Anderson explicó que "La comprensión de lo que sucede en el
cerebro para contribuir a esas decisiones es realmente importante".

"Estamos empezando a entender cómo el cerebro participa en experiencias que los creyentes interpretan como espirituales, divinas o trascendentes. En los últimos años, las tecnologías de imagen cerebral han madurado de maneras que nos permiten abordar cuestiones que han existido durante milenios", explica.

Los mormones, al igual que muchas otras religiones, usan el sentimiento de sentirse unidos a Dios al tomar decisiones y son vistas como un medio de comunión con "el creador". En los exámenes de una hora de duración, los miembros de la comunidad mormona fueron invitados a leer pasajes del Libro de Morman, así como realizar otras tareas espirituales y no espirituales. Durante la realización de cada una de las experiencia, se les preguntó si sentían "la presencia del espíritu" y se les entregó una serie de posibles respuestas. Los participantes describían sensaciones físicas de calidez y sentimientos de paz, e incluso muchos de ellos estaban llorando al final de la exploración.

"Cuando los participantes del estudio fueron instruidos a pensar en un salvador, en estar con sus familias por la eternidad, en sus recompensas celestiales, sus cerebros y cuerpos respondieron físicamente", explica Anderson. Estas sensaciones son concordantes con lo que siente una persona que se divierte jugando un juego de azar y tiene el pensamiento positivo que en cualquier momento puede ganar e intenta eufóricamente hacerlo hasta que la fortuna se vuelve de su parte y experimenta la sensación de felicidad y tranquilidad.

El estudio es la primera iniciativa del Proyecto Cerebro Religioso, lanzado por un grupo de investigadores de la Universidad de Utah en 2014, que tiene como objetivo comprender cómo funciona el cerebro en personas con profundas creencias espirituales y religiosas.


 

 

Fuente:www.engadget.com, www.medicalnewstoday.com y www.adiccion.co

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner