Comparan A La "Fiebre" Por Las Criptomonedas Con El Juego Compulsivo

La aparición de cripmonedas en el mercado mundial ha creado una nueva clase de apostadores con los mismos problemas psicológicos que enfrentan los jugadores compulsivos, según manifestaron profesionales de la salud mental. El estatus de las criptomonedas, que no son respaldadas por ningún gobierno o Estado, sino que se comercializan libremente a través de la web por todo el mundo, hace que su fiebre se esparza sin control alguno.

A finales del 2017, una horda de entusiastas apostadores e inversores llevaron al Bitcoin, la reina de las criptomonedas, a los 20.000 dólares, haciendo que nuevos inversionista apostaran en el mercado en línea. Pero el globo se fue desinflando y el Bitcoin hoy se puede comprar a unos 7.000 dólares por unidad, y es por estos volátiles aumentos y caídas en el valor de las monedas virtuales es lo que lo convierte en un juego atractivo para los apostadores. Según explican los profesionales, los inversionistas más serios están dando paso a apostadores cuyo número está en franco crecimiento.

Los psicólogos aseguran que esta muda de consumidores pude tener un efecto devastador en su conducta. Para el doctor Walid Abdul-Hamid, director clínico y psiquiatra consultor en el centro de bienestar del Priorato de Dubái, la adicción las criptomonedas es cada vez más común entre sus acólitos, puesto que se ha convertido en otra forma de apostar a la que los adictos pueden ser atraídos. Él explica que el desorden patológico que genera la compulsividad a las monedas virtuales es muy similar a la que desarrollan las apuestas convencionales, con la diferencia que está disfrazado de un producto del mercado de valores.

El psiquiatra dubaití explica que las dramáticas fluctuaciones de los precios del Bitcoin y sus hermanas menores, hace que el inversor-jugador tenga el mismo sentimiento de ansiedad que el que experimentan los jugadores que ven una gran apuestas en las carreras o en un evento deportivo. Pero si bien puede ser emocionante, sus efectos pueden ser adictivos y financieramente desastrosos.

Una de las principales clínicas de rehabilitación de adicciones de Europa, Castle Craig en Escocia, ha recibido solicitudes para tratar la adicción a las criptomonedas y recientemente la han destacado como un área de preocupación. Uno de los terapeutas de la clínica escocesa explico que el alto riego, la imprevisibilidad y lo vacilante del mercado de las monedas virtuales, proporcionan al jugador problemático la cuota de emoción que necesita y su consiguiente escape de la realidad. El bitcoin, por ejemplo, ha sido un producto con un alto índice de comercialización, lo que ha generado enormes ganancias y pérdidas descomunales, lo que hace que se hay convertido en una clásica situación de burbuja.

Los médicos y especialistas de los centros de tratamientos de Europa y de Asia, están añadiendo los problemas con las criptomonedas a sus actuales programas de rehabilitación para el juego compulsivo, porque están convencidos de que es una enfermedad creciente en todo el mundo. Esta dificultad se asocia comúnmente con otros problemas
psicológicos y de estado de ánimo como el trastorno de la personalidad, el abuso de sustancias y la dependencia, el Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el estrés, la depresión, la ansiedad o incluso el trastorno bipolar.

Abdul-Hamid explica que las características de este tipo de comportamiento se asocian con la necesidad de la persona, como con muchas otras adicciones, de ser reservado o totalmente ignorantes al respecto. "La persona tendrá grandes dificultades para resistir o controlar su comportamiento de juego a pesar de las claras pérdidas que han experimentado. Tales individuos seguirán apostando incluso si no tienen el dinero para hacerlo. El problema se caracteriza por el hecho de que los familiares y amigos del individuo probablemente estén más preocupados por el juego que por los propios individuos", explica. Las criptomonedas, al estar disfrazadas de inversión, contribuye a que el jugador y su entorno ignoren su condición, y en países islámicos, donde las leyes religiosas prohíben los juegos de azar, las personas bucean en las profundidades de las monedas virtuales, buscando emoción y ganancias, sin darse cuenta de que pueden ingresar en el mundo de la compulsión.

Los terapeutas aseguran que las criptomonedas están desarrollando su propia enfermedad a la que han llamado "Bitcoin Blues". Los psicólogos y psiquiatras detrás de las investigaciones están informando de una creciente avalancha de pacientes que presentan los síntomas de esta enfermedad, la cual se ha descrito como una clase de depresión relacionada con el mundo de las inversiones. Cuando las personas que han gastado sumas sustanciales en ellas reportaron dolores de cabeza, insomnio, pérdida de apetito y otros síntomas. Mientras tanto, aquellos que siente atracción por ellas pero aún no han incursionado en su mundo, a menudo son impactados por el mercado y presentan síntomas similares debido al sentimiento de haberse perdido una gran oportunidad.

Las investigaciones sugieren que actualmente hay más de 13 millones personas en el mundo que comercian activamente en criptomonedas. En Corea del Sur, un hombre que había sido apartado de los casinos y portales de juego por el carácter patológico de su conducta, invirtió en Bitcoin como se hace en un mercado de valores y, a pesar de las primeras pérdidas, siguió apostando hasta perderlo todo. Para los analistas, lo mejor que se puede hacer en el futuro es asegurarse de que sea considerado como un juego de azar, para que se vuelve cada vez más regulado y cada vez más legítimo y eventualmente pueda convertirse en un instrumento financiero más, entre muchos.


 

 

Fuente:www.finder.com.au y www.thenational.ae

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner