Casinos Uruguayos Aumentaron Los Reportes De Operaciones Sospechosas

La cantidad de reportes de operaciones sospechosas de lavado de activos durante el 2018 en Uruguay "verificó un incremento significativo", continuando con la tendencia creciente iniciada hace varios años, de acuerdo a la Memoria de Actividades de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) del Banco Central (BCU), que indica asimismo que “la participación de los sujetos obligados” a reportar estas operaciones del sector no financiero pasó del 17% en 2017 al 33% el año pasado. Es decir, uno de cada tres reportes provino de entidades y profesionales tales como casinos, escribanos, contadores, rematadores, entre otros.

El informe del BCU remarcó que "la cantidad de reportes de operaciones sospechosas ha continuado la tendencia creciente iniciada hace varios años. Destacamos que en el año 2018 se registró un importante crecimiento en los reportes presentados por el sector financiero (de 30% para un total de 519 documentos) y especialmente en el sector no financiero (con un 74% de aumento y un total de 263)".

Eso derivó en que "la participación de los sujetos obligados" a reportar operaciones sospechosas de lavado del sector no financiero pasó del 17% del total en 2017 al 33% del total en 2018. El pasado año, uno de cada tres reportes provino de entidades y profesionales tales como casinos, escribanos, contadores, rematadores, entre otros.

El sector no financiero históricamente era el talón de Aquiles de la prevención en el lavado de activos por la poca cantidad de reportes (para tener una idea, en 2014 fueron apenas 15), pero la situación cambió en los últimos años. Fueron 82 reportes en 2016, 151 reportes en 2017 y 263 reportes en 2018.

Dentro del sector no financiero la mayor parte de los reportes de operaciones sospechosas de lavado provino de los casinos, con un total de 86 (un 91% más que en 2017), seguido de los rematadores con 68 documentos (un aumento de 871% frente al año previo) y los escribanos con 51 (38% más que en 2017).

Dentro del sector financiero, los que más reportaron fueron los bancos, con un total de 347 (30% más que el año previo), seguidas de lejos por las empresas de transferencias de
fondos con 64 (un incremento de 104% respecto a 2017) y las empresas de servicios financieros/casas de cambio con 33 documentos (aunque en este caso un 18% menos que el año previo).

Si a los reportes se suman las ocho investigaciones de oficio de la UIAF, se llega a un total de 790 documentos en 2018, cuando dos años antes eran 480.

"Una mayor concientización de los sujetos obligados del sector no financiero, y una supervisión más intensa por parte de la Secretaría Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y el Financiamiento al Terrorismo (Senaclaft)" -que tiene más potestades de fiscalización- se "encuentran entre los factores que podrían explicar este crecimiento", señaló el informe del BCU.

En 2018 la UIAF puso nueve casos de operaciones sospechosas de lavado en conocimiento de las autoridades judiciales. Estos casos tenían la información proporcionada en 36 reportes de operaciones sospechosas.

Además, el organismo adoptó cuatro resoluciones para impedir por 72 horas la realización de operaciones sospechosas de involucrar fondos cuyo origen podría estar vinculado con delitos precedentes del lavado de activos.

La promulgación de la nueva ley de Prevención de Lavado de Activos (19.574) en diciembre de 2017 y su reglamentación de noviembre de 2018, "plantean un escenario para 2019 más sólido en materia normativa, promoviendo una efectiva implementación de dicho mandato", afirmó el Banco Central del Uruguay.


 

 

Fuente:negocios.elpais.com.uy

 

 


 
Banner
Banner
Banner