Robos De Película Pero Sin Final Feliz

La vida real no se parece en nada a los filmes de las superestrellas. Todos soñamos alguna vez con lograr lo que Brad Pitt y George Clooney hacen en la zaga de Ocean’s Eleven de manera tan fácil y prolija. Para la seguridad de todos los que sueñan con repetir semejantes hazañas de fantasía, les mostramos lo que les pasó a los peores ladrones de la historia del Póker, sin tanta suerte ni glamour.

La historia de Anthony Michael Carleo es bastante particular y hasta cómica por los despistes que realizó una vez que se había alzado con el botín de nada más ni nada menos que 1,5 millones de dólares. La anécdota demuestra que un "amigo de lo ajeno" no sólo debe ser hábil al momento de realizar el atraco sino sobre todo luego, cuándo decida qué hacer con él.

El joven de 29 años, hijo de un juez de la Corte Municipal de Las Vegas, realizó un robo exitoso. Ingresó al Bellagio de Las Vegas llevando un casco de motocicleta para que no pueda ser reconocido al momento de llevarse 1,5 millones en fichas de 25 mil dólares conocidas como "Cranberry".

La misión había resultado fabulosa dado que al portar el casco de motocicleta, la seguridad del casino no había podido detectar la identidad del ladrón. El problema vino luego, cuando Carleo quiso vender las millonarias fichas ultrajadas en foros híper conocidos en donde acceden miles de jugadores de póker.

El ladrón había publicado en las páginas mensajes cómo: "¿Alguien ha oído hablar del ladrón que robó en el Bellagio? ¿Alguien sabe dónde conseguir las 'cranberrys' a precio reducido? No puedo negar que compraría algunas por 5.000$ y luego ver que hago con ellas".

El iluminado protagonista, utilizó el mail cranberrykid25@yahoo.com para enviar los nada disimulados mensajes a otros usuarios mostrando su interés por conseguir las fichas que habían sido robadas. Matthew Brooks, un jugador de póker informó a las autoridades que había intercambiado mensajes con Carleo en el foro, en los que el asaltante afirmaba haber sido el autor del hecho, causando su detención inmediata.

Recientemente el profesional del póker Eric Riley, estuvo en las noticias por haber sido robado dos veces en un mismo día. Riley viajaba junto a su amigo Junior en el auto de éste hacia el aeropuerto de New York, John Fitzgerald Kennedy, y llevaba en su bolso 100 mil dólares en efectivo, demasiado dinero hasta para la tentación de un amigo.

Cuando llegaron al aeropuerto, Riley se dispuso a bajarse del auto y agarrar su bolsa con el dinero, pero su amigo Junior arrancó el vehículo rápidamente, huyendo con el botín. El jugador consiguió reponerse rápidamente de la situación y se
subió a un taxi y persiguió al vehículo hasta alcanzarlo y recuperar sus billetes.

La sorpresa vendría después, cuando un coche negro con dos hombres que se identificaron como policías, le ofrecieron a Riley llevarlo de vuelta hacia el aeropuerto. Tranquilo y confiando en la seguridad que ofrecían los hombres, se subió al vehículo y resultó que ambos lo estaban apuntando con un arma, así que el exitoso jugador en su segundo robo en un mismo día, debió bajarse del auto y ver cómo perdía una vez más los 100 mil dólares.

Si de arriesgarse se trata y acaso esta historia parece de película, no podemos dejar de lado el robo sucedido en el Evento Principal del EPT de Berlín en 2010 cuando un grupo de seis hombres armados irrumpió en la sala de torneos mientras éste se estaba realizando.

Los ladrones se llevaron una caja de 240 mil euros, que era el premio del torneo. La policía demoró tres meses en encontrar a los asaltantes, que para la curiosidad de muchos, resultaron estar relacionados con Mohammed Abou-C, uno de los participantes del propio evento asaltado. Al parecer Mohammed fue el cerebro de la operación y les indicó a sus cómplices en qué lugar se encontraba la caja con el premio.

El detalle curioso es que la banda irrumpió en la sala del torneo, portando unas peligrosísimas pistolas falsas y unos cuchillos de plástico y lejos de contar con un búnker en donde desarrollar los detalles de la operación, al estilo de George Clooney y Brad Pit, los asaltantes se reunían en un local de McDonalds, en la misma cuadra del hotel en donde se desarrollaba el campeonato.

Pero en la historia de asaltos del póker, la era del juego online no queda exenta. Las nuevas modalidades de estafas incluyen que en algunos torneos los jugadores dejan sus laptops en sus habitaciones de hotel y al regresar descubren que las mismas fueron manipuladas para dañarlos cuando las usen para jugar al póker por Internet.

A raíz de estos hechos, las autoridades de los hoteles han recomendado a los jugadores que guarden sus computadoras y ordenadores inteligentes en las cajas fuertes de las habitaciones, que cambien las contraseñas periódicamente y dejen los equipos bloqueados.


 

 

Fuente:es.pokernews.com y cl.codigopoker.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner