La Industria De Los Caballos, Motor De Las Economías Regionales En Estados Unidos

La industria del caballo en los Estados Unidos está mostrando un repunte en los últimos tiempos, lo que la reafirma como importante en tamaño e incidencia en las economías regionales y estatales de ese país. El sector en todos sus aspectos involucra, no sólo a caballos, sino que además tiene una significativa influencia en la agricultura, los negocios, el deporte y los juegos y entretenimientos.

A pesar de la importancia que tiene la industria ecuestre, los últimos datos económicos datan de una década atrás y fue realizada por la Fundación del Consejo del Caballo Americano (AHC, por sus siglas en inglés) pero es una muestra cabal de lo que significa el caballo para la economía norteamericana. Su influencia reside en lo económicamente significativo que tiene en el público en general, en lo que representa para los medios de comunicación y en el impulso que le dan los sectores políticos, ya que es motor económico, sobre todo de las pequeñas localidades.

Para empezar, hay que tener en cuenta que existen alrededor de 9,5 millones de caballos en los Estados Unidos, que cerca de 4,5 millones de estadounidenses están involucrados en la industria como propietarios de caballos, proveedores de servicios, empleados y voluntarios, y decenas de millones participan en espectáculos ecuestres. Además, los diferentes censos indican que hay algo más de 2 millones de propietarios o personas que al menos poseen un caballo.

El sector, en sus diferentes ramas, tiene un impacto económico directo de 39 mil millones de dólares al año y un impacto periférico de 102 mil millones en las economías regionales, estatales y federales, cuando se calcula su efecto multiplicador de los pagos a proveedores y empleados. Esta cifra no contempla los gastos realizados por quienes concurren a espectáculos ecuestres, por lo que si así fuese se traduciría en una cifra aún mayor. Las carreras de caballos por si solas generan alrededor de 11 mil millones de dólares de forma directa con un impacto calculado en alrededor de 26 mil millones.

La industria ecuestre norteamericana implica a unos 460.000 empleos de tiempo completo, lo que equivale alrededor de 1.400 millones de dólares en sueldos. Asimismo, los impuestos que generan los caballos alcanzan los 2.000 millones de dólares en todos sus niveles. Cabe destacar que los ingresos de los dueños de los caballos varía según la zona en donde desarrollen sus actividades, por lo que el 34 por ciento de éstos tienen ingresos de menos de 50.000 dólares anuales, el 28 por ciento más de 100.000 y el resto se encuentra en una franja que va desde los 25.000 a los 75.000 dólares de ingresos anuales, con algunos altibajos. Los estudios indican que el grueso de los propietarios de caballos viven en comunidades pequeñas, de 50.000 mil habitantes o menos, lo que establece a la industria como un importante motor
para las economías regionales de los Estados Unidos.

California es uno de los estados en donde la industria ecuestre tiene una gran importancia en su economía ya que produce bienes y servicios por un valor de 4.100 millones de dólares con un impacto de 7.000 millones cuando se toma el efecto multiplicador del gasto de proveedores y nómina de empleados. Más de 300.000 californianos están involucrados en industria del caballo y ésta genera más de 54.000 empleos directos de tiempo completo y los empleos periféricos relacionados con la industria, dentro y fuera del estado, alcanza las 130.000 plazas. Cabe destacar que el grueso de los 700.000 caballos que existen en california se utiliza para recreación.

En Florida, se generan bienes y servicios por 3.000 millones de dólares gracias a la industria del caballo con un impacto de 5.100 millones de impacto en la industria estatal y unos 440.000 habitantes del estado están involucrados de alguna manera en negocios relacionados con caballos, de los cuales 104.000 son empleos directos e indirectos. Por su parte, en Colorado la industria produce bienes y servicios por 956 millones de dólares con un impacto de 1.600 millones y genera empleos directos e indirectos para 21.000 personas.

La industria se está haciendo cada vez más importante, sobre todo en los estados en que tiene un alto impacto en las economías regionales. Por ejemplo en Kentucky, en donde la industria produce 2300 millones y 96.000 empleos directos e indirectos, el congresista Andy Barr introdujo dos proyectos de ley para proporcionar alivio fiscal a la industria ya que el ejecutivo estatal planea aumentar los impuestos a la actividad. Barr fundamentó sus proyectos sobre la base de que los altos impuestos desalientan la inversión en la industria equina por lo que debería ser objeto de algún tipo de alivio impositivo a corto plazo.

En estados donde la actividad está prohibida, como Georgia, están tratando de legalizar las carreras de caballos con el auspicio de MGM Resorts International, poniendo como objetivo fortalecer el programa de becas HOPE. Según los pronósticos, en 2016 Georgia podría legalizar las carreras de caballos para llenar el hueco que dejaron los fondos provenientes de la lotería, los cuales se vieron superados por la demanda de becas. Observando la buena salud que posee la industria, es probable que el gobernador Nathan Deal acceda a una enmienda constitucional para legalizarlas, ya que tuvo que reducir la cantidad de beneficiarios de las becas con lo que también se redujo su imagen positiva.


 

 

Fuente:www.horsecouncil.org y www.paulickreport.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner