Se Vienen Los Casinos A Miami

Legisladores del estado de Florida en EEUU. dicen que están dadas las condiciones para aprobar una ley de casinos este año. El representante Erik Fresen, republicano por Miami dijo que la crisis economica en el Sur de los Estados Unidos, la voluntad inversionista de grandes grupos económicos y la posibilidad de una fuente de ingresos tributarios de l orden de los 6 mil millones de dólares anuales, convierten al 2011 en el año en el que se podrá sancionar una ley que destrabe la instalacion de grandes casinos en la península.

El promotor del proyecto de ley para traer casinos turísticos al sur de la Florida contempla que la llegada del gigante de los juegos de azar Genting, la desastrosa situación económica del estado y el potencial de una saludable fuente de ingresos de los casinos brinda este año a los legisladores una oportunidad de atrapar "el relámpago en una botella" y aprobar la legislación, que se lleva debatiendo mucho tiempo.

"Ahora hay cierta ansiedad por hacerse de estos centros turísticos con el potencial de inyectar entre $5,000 y $6,000 millones anuales a la economía local, fondos que benefician al estado', dijo el representante Erik Fresen, republicano por Miami.

"Si no tuviéramos un índice de desempleo tan alto y una economía tan desgastada, no creo que habría mucha ansiedad por este proyecto de ley, pero, en este contexto, es casi una obligación discutirlo".

En las próximas dos semanas Fresen y la senadora Ellyn Bogdanoff, republicana por Fort Lauderdale, presentarán su propuesta legislativa para permitir que Genting y sus competidores se presenten a licitación por tres licencias para traer casinos al sur de la Florida.

Las propuestas además consolidarán la normativa del sector de juegos de azar bajo una comisión y debe regular o ilegalizar los llamados "cafés de internet", que han aprovechado lagunas jurídicas estatales para operar pequeños casinos, dijeron los legisladores.

"Este es el año que se puede aprobar", dijo Bogdanoff, quien se ha opuesto a la ampliación del juego durante la mayor parte de su carrera legislativa.

Bogdanoff considera que "ha llegado el momento" para que el estado abra las puertas a la competencia del sector privado frente a las tribus de pueblos originarios - casinos indígenas-,  que hoy por hoy tienen el monopolio de los juegos de casino en la Florida.

Pero no todos están convencidos de que es el momento de ampliar los juegos de azar en el estado.

Dan Adkins, vicepresidente de Hartman & Tyner, propietarios de Mardi Gras Casino en Hollywood, por ejemplo, concuerda en que las probabilidades de que se legalicen los casinos son mayores que otras veces.

Pero después de décadas de intentos infructuosos, pronostica que las probabilidades "todavía son remotas".

Parte del problema es que los casinos turísticos no se ponen de acuerdo sobre lo que quieren. (Genting y Wynn Resorts quieren que los legisladores autoricen que se otorguen permisos múltiples de juego en Miami, por ejemplo, mientras que Sands quiere un solo permiso.)

Pero los hipódromos y canódromos locales todavía tienen influencia sobre muchos legisladores y los seminole pagan $250 millones al año para mantener las puertas cerradas a la competencia.

Con vistas a la batalla, Genting, Sands, de Las Vegas; Wynn Resorts y Caesars Palace han contratado a decenas de cabilderos (lobbystas), han hecho contribuciones políticas de miles de dólares y, en el caso de Genting, invertido millones en bienes raíces de Miami.

Genting pagó $236 millones en efectivo por 13.9 acres de terrenos donde actualmente se emplaza la sede del Miami Herald junto a la Bahía de Biscayne con la meta de construir un hotel, apartamentos, espacio para oficinas y tiendas, un centro de convenciones y, eventualmente, cuando la ley lo permita, un megacasino. La empresa también negocia la compra de propiedades adyacentes.

En estos días, la compañía dará a conocer los bocetos arquitectónicos del centro turístico de $3,000 millones, cuyos patrocinadores afirman que cambiará a Miami.

Directivos de Genting afirman que seguirán adelante se apruebe o no el proyecto de ley sobre los casinos, pero afirman que si se aprueba ello aceleraría el proceso.

"Lo único que importa en la presentación de Genting es esto: no son castillos en el aire", dijo Fresen. "Es un indicador de lo que la gente está preparada para invertir cuando se apruebe este proyecto de ley".

Genting han contratado un ejército de cabilderos de renombre. Jonathan Kilman es el cabildero jefe de la compañía en Tallahassee y trabaja con otros tres cabilderos en su bufete, Foley & Lardner. Bayfront Development, sucursal de Genting, ha contratado al cabildero y recaudador de fondos Brian Ballard, amigo del gobernador Rick Scott.

Chip Case, ex director de campañas republicanas en la
Cámara estatal, está bajo contrato con Genting, lo mismo que el ex representante federal Lincoln Diaz-Balart y el consultor político miamense Carlos Curbelo.

Y en lo que podría resultar el factor de más influencia, la compañía ha reclutado al cabildero Harkley Thornton, abogado y empresario de Orlando, que es amigo cercano del camarista estatal, Dean Cannon.

Cannon, republicano por Orlando, se muestra reacio a apoyar abiertamente los casinos turísticos, pero se mantiene receptivo a una propuesta que resulte en un mayor control de los juegos de azar. El propio Cannon ha admitido que se muestra escéptico sobre el tema.

"Cada vez que uno trata de abrir esa ventana todo el mundo salta no se puede reducir el juego, sino hay que ampliarlo", declaró Cannon.

En el Senado, donde el año pasado se discutió un proyecto de ley que promueve los casinos turísticos, la atmósfera es mucho más receptiva.

El presidente del Senado estatal, Mike Haridopolos, republicano por Merritt Island, se distanció el año pasado de los partidarios de los casinos turísticos cuando era candidato al Senado federal.

Pero desde que se retiró de esa campaña ha dicho a los partidarios del plan que está abierto a escucharlo. La semana pasada voló a Las Vegas a lo que su oficina describió como un viaje para recaudar fondos.

Mientras tanto, el amigo y asesor político de Haridopolos, Frank Tsamoutales, fue contratado para cabildear a favor de Caesar's Entertainment, propietaria del Caesar's Palace en Las Vegas.

La compañía está entre las firmas que se preparan para pedir una licencia de casino y se rumora que está en negociaciones para comprar el hipódromo Gulfstream en Hallandale Beach.

La industria de los casinos está "pagando un mínimo 2 millones de dólares a los cabilderos", especuló Adkins, de Mardi Gras Casinos, quien promete combatir todo intento de darle a ellos menos de lo que reciban los casinos turísticos.

Mientras tanto, los seminole dicen que está a favor de que se mantenga la situación actual.

Según un acuerdo con el estado, ellos tienen derechos exclusivos a los juegos de casino blackjack, chemin de fer y baccarat a cambio de una contribución anual de $250 millones durante los próximos tres años.

Si los legisladores permiten la competencia en la Florida, el estado pierde ese ingreso.

Por su parte, los congresistas estatales Fresen y Bogdanoff afirman que la meta de su propuesta de ley es conseguir una "reducción neta" de los juegos de azar en la Florida con el fin de conseguir el apoyo de Cannon y los representantes conservadores del estado.

Pero también necesitan aplacar a los partidarios del sector de parimutuales y generar la clase de actividad económica y empleos que pudiera significar el apoyo del gobernador Rick Scott.

Sus propuestas serán idénticas al principio, con más de 60 páginas, afirmaron. Todavía no está decidido cómo tratar en la iniciativa de ley a los canódromos e hipódromos que ya funcionan, así como los frontones de jai alai en el sur de la Florida.

Por su parte, las empresas de juegos parimutuales afirman que también se les debe permitir construir casinos turísticos y el crédito debido por los millones de dólares que invirtieron en sus locales desde que instalaron las máquinas tragamonedas. Pero el legislador Fresen y otros se muestran escépticos.

"No me dedico a sacar a nadie de su negocio, pero el tipo de juegos de azar que tenemos, hay un argumento legítimo que se trata de dinero reciclado", dijo Fresen, quien junto al líder republicano de la Cámara estatal, Carlos López Cantera, de Miami, pronostica que los casinos turísticos atraen a una clientela diferente.

"Los casinos turísticos atraen a personas de otros países y de otros estados, y las parimutuales sencillamente no tienen las instalaciones para eso", dijo López Cantera.

Fresen concede que el proyecto de ley probablemente provoque "fuertes disputas" que han enfrentando a diferentes empresas del sector cada vez que ha habido debates de este tipo en el pasado.

"Voy a tratar de controlar la situación", dijo Cantera.

Pero hacer eso, y soportar la ofensiva de todos los interesados, será una tarea monumental", bromeó.

"Si lo consigo, van a tener que darme una capa", agregó.


 

 

Fuente:www.elnuevoherald.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner