Más De 2.000 Jugadores Pidieron La Autoexclusión En La Provincia De Buenos Aires

Son más de 2.000 los jugadores que pidieron se les impida ingresar a los bingos y casinos de la provincia de Buenos Aires. En uno de cada cuatro casos, la medida se complementa con un tratamiento en un centro de adicciones. Las cifras fueron difundidas desde el Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo que se encarga de coordinar el mecanismo de “autoexclusión” para jugadores compulsivos.

La cantidad actual de autoexclusiones es de 2.035, una cifra que viene en franco crecimiento. De ese total, el 25% decidió acompañar el pedido voluntario de prohibición de ingreso a las salas de juego, con una consulta para iniciar un tratamiento por adicción en los centros de asistencia.

Durante el Primer Congreso Provincial de Salud Mental y Adicciones que finalizó el sábado en la ciudad de Tandil, los funcionarios de ese area que participaron del encuentro junto al presidente del Instituto de Lotería y Casinos, Matías Lanusse y la ministra de Salud provincial, Zulma Ortíz, informaron que el Programa de Prevención se creó en 2005 para atender una problemática que, si bien siempre existió, en los últimos tiempos cobró cada vez más visibilidad.

De los datos oficiales se desprende que el 38% de las personas con adicción al juego tiene entre 18 y 40 años. Y si se extiende la estadística, puede observarse que 6 de cada 10 transita la franja de los 20 a los 50 años de edad.

La problemática se presenta casi en la misma proporción entre hombres y mujeres: ellas representan el 47% del total y los varones, el 53.

De acuerdo con las estadísticas, el 52% tiene un trabajo fijo en relación de dependencia y el 20% se desempeña como autónomo. Sólo el 8% es jubilado o pensionado y los demás se reparten entre desocupados (7%); amas de casa (11%) y estudiantes (1%). Asimismo, el 38% completó los estudios secundarios, un 11% obtuvo un título terciario y un 6%, universitario.

El 37% de los atendidos por juego compulsivo son casados, el 23% solteros, el 20% separados y el 7% viudos.

En territorio bonaerense existen 12 casinos y 46 salas de bingos que están distribuidas en 32 municipios concentrados en su mayoría en el Gran Buenos Aires. Además, la situación se agravó ante el surgimiento de las modalidades online de juego. El año pasado, la Provincia recaudó 6.521 millones de pesos por apuestas.

En ese marco, se abrieron diez centros en distintos puntos del Conurbano y el Interior, uno de ellos en La Plata, donde trabajan equipos interdisciplinarios (psicólogos, psiquiatras, operadores socioterapeúticos, trabajadores sociales). Desde 2005 se atendieron más de 7.400 personas por diferentes cuestiones relacionadas al juego patológico. Y la mayoría de ellas, el 64%, lo hicieron por la adicción a una modalidad en particular: los tragamonedas.

Ante la problemática de esta patología, una de las opciones que se puso a disposición de los adictos tiene que ver con la autoexclusión, una posibilidad relacionada con el punto de quiebre habituales en las adicciones.

"Se busca brindar ayuda a quienes consideran necesario que les sea prohibida la entrada a las salas", explicó Andrea Romano, coordinadora del area de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo. La autoexclusión es solicitada en forma libre y voluntaria a través del 0800-444-4000, de donde se deriva a un Centro de Atención. Allí se firma la solicitud y se informa acerca de los pasos a seguir y del tratamiento necesario. El pedido es irrevocable por un período de dos años.

Pero además de estos casos hay otro tipo de personas con entradas prohibidas. Y la mayoría de los casos están relacionados, también, con ludopatías. Se trata de aquellos que son excluidos por las salas de juego haciendo uso del derecho de admisión. En el Instituto de Loterías y Casinos no hay un registro de casos, pero se estima que el número es alto.

"Los casos van desde maltrato de la persona al personal del bingo o a terceros, la rotura de alguna máquina, intentos de defraudación, etcétera", enumeró Romano.

"Ha sucedido en alguna oportunidad que la sala dejo entrar a una persona, que había firmado su autoexclusión por fallas en los controles, por lo que esta persona decidió romper alguna máquina para que directamente lo excluyan y le prohíban el ingreso", agregó.


 

 

Fuente:www.eldia.com y www.elpopular.com.ar

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner