Colombia: La Regulación Del Juego Online Se Pone A Prueba Con El Mundial

Colombia es el primer país en Latinoamérica en reglamentar los juegos online, una regulación que tuvo como modelos a España, Italia y Reino Unido. Los controladores colombianos apuntaron a la aplicación de una ley que además de una fuerte regulación, permitiera la rentabilidad y oportunidades de negocios para los operadores. Ahora, con la maquinaria en marcha y con el mundial de fútbol a poco de comenzar, deporte que dinamiza el mercado, los operadores esperan que las ventas y la cantidad de jugadores de apuestas deportivas aumenten considerablemente.

Hoy en día en Colombia existen nueve plataformas autorizadas con un total de 471.231 jugadores registrados, de los cuales el 93,1 por ciento corresponde a jugadores activos. Tal masa de jugadores, que está en pleno crecimiento, permite proyectar para finales de este año que sean 17 los sitios web autorizados en el país. Las ventas reportadas desde el comienzo en enero y febrero último alcanzaron algo más de 71 millones de dólares. Según el presidente de Coljuegos, Juan Pérez Hidalgo, los ingresos fiscales por derechos de explotación durante los dos primeros meses del año fueron de casi un millón de dólares.

Los operadores de las apuestas deportivas deben pagar el 15 por ciento del total de las ventas mensuales por derecho de explotación, además del 1 por ciento de dicho tributo para sostener el sistema administrativo de la entidad recaudadora. Las recaudaciones por derechos de explotación en todas las modalidades del juego en Colombia han crecido un 35 por ciento en los últimos dos años, con lo que se han transferido alrededor de 525 millones de dólares al sistema de salud en ese lapso, según información de la entidad reguladora.

Desde la Cornazar, la asociación que agrupa a los empresarios del juego colombianos, están bregando porque los jugadores de este país sólo apuestan en los sitios autorizados por la ley, ya que de esta forma se aseguran un retorno seguro de su inversión y que aumenten los fondos destinados al sistema de salud, uno de los sectores más marginados de Colombia. Sin embargo, es conocido por las autoridades, que los apostadores utilizan muchas páginas para hacer sus juegos, la mayoría de ellas no autorizadas. La entidad reguladora, en conjunto con el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) y la dirección de cibernética de la Policía, han bloqueado 350 páginas que operaban sin autorización en los últimos meses.

Uno de los problemas, que se replica en muchos otros mercados latinoamericanos, es la dificultad del acceso al sistema financiero. La Banca sigue viendo al sector de juegos de suerte y azar como una actividad riesgosa frente
al lavado de activos y la financiación al terrorismo. Según explican desde el sector de los operadores, esta es una cuestión transversal en la región y conlleva un cepo al crecimiento de la industria, así como para los recaudos por derechos de explotación que recaudan los gobiernos.

Por ello los empresarios colombianos quieren mostrar que el sector es cristalino, trabajando para la prevención de las actividades delictivas que se puedan prestar con relación al juego. En las salas establecidas en todo el suelo colombiano, existe la figura del Oficial de Cumplimiento, persona encargada de la implementación del Sistema de Prevención y Control del Lavado de Activos y la Financiación del Terrorismo. Los empresarios del juego no quieren que ninguna de sus actividades sea vista con la mínima sombra de sospecha, acercándose a asociaciones bancarias y realizando capacitaciones, los cuales aún no han dado frutos para quitar el estigma del dinero negro atado a la actividad.

Con respecto a las apuestas deportivas en particular, tanto presenciales u online, si bien son una modalidad más de juego pero con fuerte incidencia en los países de la región, requieren de acciones de prevención, detección y cooperación, así como de acuerdos de integridad en el deporte que garantice su transparencia, ya que en muchos países europeos son objeto de amaño de partidos y fraude. En Colombia, el pasado 6 de mayo se firmó en el estadio El Campín, el primer pacto antifraude, entre la División Mayor del Fútbol Colombiano, Coljuegos, los 9 operadores autorizados y los gremios empresariales.

Como Colombia es pionero en Latinoamérica en dicha regulación, algo que quedó en medio de la controversia fue el planteamiento publicitario ya que no existen en dicha ley restricción ninguna hacia la comunicación comercial que generan las marcas operadoras. Desde el gremio de operadores se considera que esta es una de las cuestiones que quedó fuera de agenda y que debería ser revisada, pues la publicidad descontrolada genera conflictos entre las personas que sufren patologías adictivas y puede generar que los menores de edad se acerquen a las apuestas.


 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner