El juego 'online' no conoce la crisis

La facturación pasará de los 350 millones actuales a los 800 en 2012. La patronal del juego urge al Gobierno a la regulación de una actividad que no tributa a Hacienda.

El juego a través de Internet se ha convertido en el refugio de unos ciudadanos cada vez más decepcionados. Las apuestas online mueven en España 350 millones de euros y se espera que en tres años esta cifra alcance los 800 millones, lo que supondría un incremento de casi un 130%. El sector reclama una urgente regulación tanto para garantizar los derechos del apostante, como para asegurar unos ingresos que el Estado sigue sin cobrar aún.    "El sector del juego por Internet es uno de los mercados con más potencial económico en la actualidad", asegura Sacha Michaud, portavoz de la Asociación Española de Apostadores por Internet (Aedapi). Sacha Michaud considera que en los próximos años el negocio va a mantener un crecimiento constante.

El negocio de apuestas online, que abarca desde las populares apuestas sobre acontecimientos deportivos hasta el juego de casino virtual, desde el sillón de casa, movió en el mundo un total de 12.700 millones de euros en 2008. Una cifra cuya dimensión resulta aún más espectacular si se tiene en cuenta que en 2000 era una actividad casi desconocida.

Aedapi asegura que el juego por Internet legal no representa ni siquiera el 5% del movimiento de dinero que existe en España en torno a esta actividad. "El juego online legal, que sólo ofrece Loterías y Apuestas del Estado (LAE)
generó únicamente 14,51 millones de euros en 2008", indica la patronal de sociedades de juego online.

Seguridad

La asociación reclama al Gobierno la regulación del juego online en España. La Ley de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información, de diciembre de 2007, exhortaba al Ejecutivo a proceder a "una regulación del juego online basada en el libre mercado y en unos principios que den seguridad jurídica a todos los actores implicados", aseguran fuentes de Aedapi. La patronal defiende el modelo de operadores privados regulados, frente a modelos como el monopolio, que existe actualmente en España, Francia, Suecia y Grecia; o la prohibición de la actividad, como sucede en Alemania y EE UU.

Michaud asegura que esta regulación no perjudicaría al sector tradicional del juego. "Los operadores actuales de juego tradicional no verían disminuida su participación de mercado, ya que los ingresos procedentes de las quinielas y loterías no han descendido como consecuencia de la aparición de las apuestas por Internet, como se ha demostrado a lo largo de los últimos años", indica el portavoz de la Asociación Española de Apostadores por Internet.

 

Fuente: http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/economia/juego-online-no-conoce-crisis


 

 


 
Banner
Banner
Banner