El Exministro Que Defenderá Los Intereses De Codere

Con la entrada en funciones del nuevo ministro de Consumo español, Alberto Garzón, que tendrá incidencia en la regulación del sector del juego, la figura de quien fuera ministro de Justicia, Rafael Catalá, en la estructura directiva de la empresa Codere, cobra ahora especial significado.

Catalá dejó la primera línea de Partido Popular (PP) para dedicarse a los negocios privados y ahora abandona su cargo orgánico en el partido.

Hace unos meses, Catalá fichó como asesor senior por esta empresa, para la que ya había trabajado entre 2005 y 2011, cuando formó parte de su Consejo de Administración. No es la única empresa para la que trabaja Catalá, que además es presidente de una empresa inmobiliaria de Antonio Catalán, dueño de la cadena hotelera AC Hotels by Marriott. Catalá también es miembro del bufete de abogados Herbert Smith Frehill y del patronato de la Fundación del Atlético de Madrid. Desde el PP asumen que sus diversos trabajos podrían salpicarle en los próximos meses y ven con buenos ojos su retirada de la dirección popular.

Más aún cuando está previsto que su trabajo para Codere se intensifique en los próximos meses, una vez que el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos colocó en manos de Alberto Garzón, líder de IU, las competencias relativas al juego dentro del Ministerio de Consumo.

La labor de Catalá en Codere es la de hacer 'lobby' por la casa de apuestas y mediar con los distintos partidos políticos a la hora de concretar un marco legal sobre el
sector. Un trabajo que se presenta especialmente complicado en esta legislatura, después de que Unidas Podemos haya llevado en su programa la limitación drástica de los salones de juego como una de sus medidas estrella.

El documento pactado entre PSOE y Podemos apuntaba a las medidas que llevará a cabo el nuevo Gobierno, como la prohibición para las casas de apuestas de abrir antes de las 22:00 horas frente al horario casi ilimitado que actualmente ofrecen estos locales.

Durante la campaña, Podemos se había comprometido a que el 90% de estos establecimientos habrán cerrado en dos años, pero el programa socialista tan sólo mencionaba la necesidad de regular la publicidad, de forma similar a los productos del tabaco. Y, en el preacuerdo ambos apuntaban a la necesidad "controlar la extensión" de estos lugares, que permiten juego online además de "limitar su proximidad a centros escolares".

Rafael Catalá consuma su salto al mundo privado y abandona su último cargo político que le quedaba, después de que dejara de ser ministro de Justicia en 2018 tras la moción de censura de Pedro Sánchez, y de que renunciara a ir en las listas en las últimas elecciones.


 

 

Fuente:www.lapoliticaonline.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner