La Familia Martínez Pierde El Control De Enjoy

La familia Martínez estuvo un poco más de cuatro décadas a la cabeza de la empresa chilena de casinos Enjoy, la más importante del país trasandino. Vieron cómo la competencia se comenzó a poner dura de la mano de la ley de casinos de 2005, cedieron participación con la apertura en Bolsa de 2009 y en 2018 encontraron al fondo norteamericano Advent International, su nuevo socio al que le entregaron el control de la compañía.

En el futuro, serán otros los que moverán las fichas de la firma. Esto, porque Advent, fondo que hoy cuenta con el 34,4% de la empresa según la memoria 2019, y la familia Martínez -quienes a través de Inversiones e Inmobiliaria Almonacid e Inversiones Cumbres tienen el 26,12% de Enjoy-, en conjunto, ostentarán menos de un 10% de participación, gracias a la aprobación de la reorganización judicial por parte de los acreedores el viernes último, los que en su conjunto representan el 92,7% del pasivo de créditos valistas y el 100% de los acreedores garantizados. El pacto permitirá que la compañía de juegos siga viva y concrete un plan de modernización y de crecimiento internacional, el mismo que años antes estresó financieramente a la compañía.

Enjoy ha perdido US$ 17 millones en valorización desde el 24 de abril pasado, cuando solicitó su reorganización judicial para evitar una quiebra. Al cierre del viernes, su patrimonio llegó a US$ 31 millones, lejos de los US$ 555 millones de valorización bursátil que alcanzó en abril de 2013, su mejor número desde su apertura. En términos de última línea tampoco les ha ido muy bien: tanto en 2018 como en 2019 terminaron con una utilidad en números rojos (ver infografía). Todo esto, agudizado con una deuda que llegaba a los US$ 465 millones, indica el periódico La Tercera.

El proceso de reorganización judicial fue "la última salida" de Enjoy para enfrentar las tres crisis que se desencadenaron en los últimos nueve meses: social, pandemia y económica, enumeró Javier Martínez, hasta ahora presidente de Enjoy, en una carta que redactó hace un par de semanas -en medio del proceso de reestructuración- y que hizo llegar a la autoridad para presentar la postura de la firma en el polémico conflicto del sector y el gobierno por la nueva licitación de casinos, lanzada a fines de julio.

En la misiva, la firma se desmarca de la industria. "Enjoy se ha debido acoger a un proceso de Reorganización Judicial como última medida para enfrentar las tres crisis que se han desencadenado en los últimos 9 meses, social, pandemia y económica, en el contexto de una situación financiera estresada", explicó el empresario en la que podría ser una de sus últimas apariciones públicas tras perder presencia en la compañía de juegos.

"La suerte está echada, la familia Martínez se licuará y quedarán con cerca del 2,7%. Ya se resignaron a perder el control, costó, pero ya lo entendieron", reconoce un cercano a la familia.

En el corto plazo, Javier Martínez seguirá vinculado a Enjoy como accionista y director, cargo que por lo menos continuará ocupando hasta fines de este año, cuando, se estima en el mercado financiero, se formalice la nueva estructura accionaria y haya un recambio en la mesa de la compañía. "Durante todo el 2020 va a seguir en su calidad de director. Ahora, para el largo plazo, hay que ver si los nuevos accionistas lo ratifican en ese cargo y si la figura de los Martínez en Enjoy les genera confianza. Eso aún está por verse", explica un conocedor de las conversaciones internas del proceso de reestructuración.

El hijo menor del clan Martínez, compuesto por Antonio, Cecilia, Ximena y Javier, ha tenido un papel bien activo en la reorganización de la compañía, donde ha hecho valer su rol de accionista y director, cuentan fuentes cercanas a la compañía. Entiende que la única opción para que la unidad económica siga viva es la reconversión de los acreedores en accionistas.

Para quienes estuvieron involucrados en las negociaciones, todos fueron momentos complicados. "Hubo muchos tira y afloja, y muchos descargos también por la crítica situación a la que se había llegado", señala una fuente que sabe de las conversaciones entre la compañía y los acreedores. Fue compleja, además, porque se trató de una negociación no sólo multilateral, sino multifactorial, y de contexto. Todos presentaban realidades distintas. La crisis social y económica hacía que los escenarios fueran diferentes para todos, por lo que se entrampaban a veces mucho las conversaciones. Una fuente reconoce que en tiempos normales las negociaciones habrían sido distintas, porque el estallido social, la pandemia y la crisis económica mundial generó mucha incertidumbre.

Futuro Agrícola

Y ahora, ¿qué harán los Martínez sin su fuerte presencia en Enjoy? "Eso nadie lo sabe", señala un cercano a la familia. Es que luego de cerrar el capítulo organizacional tendrán una "pausa reflexiva", indican los actores consultados por el diario La Tercera. Los Martínez participan en sociedades inmobiliarias solos y con socios, donde la familia Cueto -accionistas de Latam- es importante también, pero nada de la envergadura de Enjoy.

Lo más importante, sostienen, es el fundo que la familia tiene en Rengo, VI Región. Se trata de Agrícola Victoria, donde el accionista principal es Inversiones Cumbre, misma sociedad con la que la familia tiene presencia en Enjoy. "Es un fundo muy lindo y donde a la familia le ha ido muy bien. Este año han exportado todo", cuenta un empresario del
rubro.

La sociedad la tienen desde 1980, fecha en que Agrícola Victoria comenzó a hacerse conocida en el corretaje de cereales. En la actualidad cuentan con unas 400 hectáreas donde además de producir maíz, hacia la década del 2000 comenzaron a producir uva para vino y varios otros frutales. Hoy la están potenciando. De hecho, en abril contrataron a un nuevo gerente agrícola, ingeniero que estuvo cuatro años trabajando en David del Curto. "Es una sociedad que tiene mucho valor. Es un campo productivo y que tiene una buena organización. Hay que destacar que, en esta pandemia, la agroindustria en general ha sido favorecida porque los alimentos, tanto en Chile como en el mundo, se han valorado. Desde el mundo de la agricultura, Agrícola Victoria es grande, pero, en comparación al negocio que genera Enjoy, este es un negocio chico para la familia", señala un actor del agro que la conoce.

El abanico de negocios de los Martínez es amplio. Información comercial da cuenta de más de una veintena de sociedades, entre financieras e inmobiliarias. A través de Inmobiliaria Bicentenario tienen el edificio donde hoy funciona Enjoy, en Presidente Riesco, entre otras torres en la zona; administran además proyectos inmobiliarios en Coquimbo. Sin embargo, fuentes consultadas indican que todas estas operaciones están vinculadas con Enjoy.

En la ciudad del norte también son dueños de los terrenos que antes pertenecían al Club Hípico de Peñuelas, donde están levantando edificios residenciales. La sociedad más conocida es la que tienen con la familia Cueto en Valle Escondido, en Lo Barnechea, donde Antonio Martínez Seguí es director. Con los Cueto los une una larga amistad que se remonta a los fundadores de ambos clanes y con quienes han hecho negocios tanto en Chile como en el extranjero.

También están con ellos en Nueva Las Condes, donde, además de los Cueto, participan las familias Sarquis, Kassis y Zalaquet.

Reestructuración

Al mismo tiempo que los acreedores el viernes último aprobaron la propuesta de acuerdo de reorganización, la administración de la compañía concluyó su roadshow virtual que se extendió por las últimas dos semanas. La meta es levantar capital por $ 50 mil millones, de los cuales $ 25 mil millones están asegurados por compromisos o backstops de Penta Vida, EuroAmerica (ambas compañías comprometieron en conjunto $ 15 mil millones) y Moneda ($ 10 mil millones). El resto se espera levantar desde los otros acreedores existentes, como las aseguradoras Principal, 4Life y Vida Security. El plazo para obtener los recursos comprometidos es hasta este jueves 20 de agosto.

Respecto a las ventas de activos, se contempla avanzar en esa dirección una vez que asuman los nuevos principales accionistas, es decir, EuroAmerica y Penta. El camino para que ello ocurra es el siguiente: los bonistas tendrán que cambiar sus bonos por acciones, lo que demorará alrededor de cuatro meses, estiman fuentes envueltas en estas negociaciones. En este lapso, se tiene que aprobar la reorganización, levantar el dinero y emitir los bonos convertibles. Esto último tomaría alrededor de 60 días, dado que se tiene que hacer una serie de trámites en la CMF. Además, se debe realizar una emisión de acciones que dará sustento a la convertibilidad de los bonos. Estas acciones tendrán que pasar por un periodo de derecho preferente para los accionistas actuales, quienes tienen un compromiso para renunciar a sus opciones preferentes.

Una vez hecho todo lo anterior, los bonistas podrán conformar el nuevo directorio de la empresa, lo que ocurriría tentativamente en diciembre. En el mercado prevén como probables nuevos directores a Henry Comber, histórico máximo ejecutivo de EuroAmerica; Georges de Bourguignon, socio de Asset Chile, y Fernando Tisné, socio de Moneda.

Las compañías de seguros envueltas en Enjoy no planean ser actores estratégicos o de largo plazo en la empresa, por lo que distintas fuentes del mercado aseguran que además de focalizarse en estabilizarla en el corto plazo, pondrán sus esfuerzos en vender la firma, que ha estado siendo seguida por grupos de operadores de casinos internacionales. Pulso ya adelantó que hay interesados desde México y España monitoreando este proceso.

Mientras, la compañía continúa desarrollando el plan de transformación delineado en 2019 y que mira hacia el 2025. También se están preparando para retomar las operaciones, trabajo que ha estado a cargo de Eliseo Gracia Martínez, el único de la tercera generación de la familia que hoy está en Enjoy.

Junto con esto y en paralelo al proceso de reestructuración, la compañía de juegos mantuvo los planteamientos y conversaciones con la Superintendencia de Casinos y con el Ministerio de Hacienda, y prepararon los protocolos y planes operacionales para la reapertura, de modo que -según señaló el propio Rodrigo Larraín, gerente general de Enjoy en una reciente presentación a inversionistas- estarían listos para retomar las operaciones apenas la autoridad lo permita.


 

 

Fuente:www.latercera.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner