Llaman A Licitación Para Destruir Tragamonedas Decomisadas

La Autoridad de Fiscalización y Control Social del Juego de Bolivia (AJ), se ve en la necesidad de convocar a una licitación internacional para deshacerse de las tragamonedas en su poder -producto de los decomisos-, ya que en el país ningún municipio o gobernación aceptó destruirlas en sus territorios por contener elementos tóxicos.

"En este momento tenemos más de 10.500 máquinas en los depósitos de la AJ. Ahora estamos intentando lograr la aprobación de una ley que nos permita la subasta pública internacional, para que todas esas máquinas sean vendidas como chatarra y que puedan ser llevadas a otro país. Las pueden usar como materia prima", declaró el director de la AJ, Mario Cazón.

"Hicimos todos los procedimientos administrativos necesarios para destruir estas máquinas. Lamentablemente tuvimos inconvenientes de tipo legal. Por ejemplo, ningún municipio o gobernación aceptó que podamos destruir estos objetos porque tienen elementos tóxicos y van contra el medio ambiente. Las pantallas y otros componentes como sus placas tienen elementos tóxicos", explicó Cazón.

Las máquinas fueron incautadas porque la AJ verificó que no cumplían las normas de calidad y no otorgaban los premios, favoreciendo sólo a las casas de juego. En una primera fase, la entidad buscaba su destrucción, pero no lo consiguió por el rechazo de los rellenos sanitarios que operan en el país.

Señaló que ahora intentan conseguir una ley para la subasta pública internacional, porque "lamentablemente en el país no hay tecnología como para desmantelar las máquinas y reutilizarlas o desecharlas en un botadero".

Asimismo, indicó que "sus precios pueden variar entre 300 y 400 dólares, dependiendo del tamaño y las características. Incluso, estos (equipos) son 'hechizos', reconstruidos y ensamblados en el país".

"En el tema de las salas de juego, este año intervinimos más de 60 salas ilegales y clandestinas en todo el país. Se decomisaron alrededor de 450 máquinas de juego", detalló Cazón.

No obstante, reconoció que un 5% de estas casas ilegales no se pueden clausurar porque se van abriendo paulatinamente o cambian de lugar de operaciones.

"Continuamos haciendo los operativos, interviniendo y decomisando las máquinas. De acuerdo con el análisis de inteligencia de riesgos, podemos señalar que un 95% de estos locales ya fue cerrado", agregó Cazón

El funcionario se refirió también a los 70 procesos de fiscalización a promociones empresariales realizados por su
organismo, que verificaron si esas promociones, cumplieron por ejemplo con el sorteo en la sede indicada; que los premios se entregaron a los clientes en las condiciones y características señaladas, y la presencia de un Notario de Fe Pública.

"Rebasamos las 70 fiscalizaciones de promociones empresariales (...), pero notamos que las empresas están cumpliendo la normativa", informó Mario Cazón.

En 2013, las compañías que no obtuvieron una autorización para su promoción empresarial pagaron multas por 6,5 millones de bolivianos.

Las compañías que más promociones empresariales hicieron son las telefónicas, con el 50%; las firmas de gaseosas, con el 25% y, ahora, operan con más fuerza los medios de comunicación, en tercer lugar. "Varios medios lanzan programas con concursos", aclaró.

El funcionario recordó finalmente que ya entró en vigencia la Resolución Regulatoria 01004-2014, que permite solicitar promociones empresariales mediante internet.

Las empresas interesadas en ese nuevo servicio deben solicitar una credencial, en el portal institucional de la AJ, para pedir autorizaciones de promociones empresariales a través de un sistema informático, reportó la agencia ABI.

Precisó que las resoluciones con la autorización o rechazo se emitirán en menos de cinco días hábiles, plazo previsto por ley, y las empresas serán notificadas por correo electrónico.

No obstante, aclaró que las solicitudes de promociones empresariales aún pueden realizarse "de forma tradicional" en las oficinas de la AJ, es decir, presentando la documentación de manera física en sus oficinas.

Con el sistema informático, la AJ espera que el trámite dure dos días "como máximo" hasta la notificación, y considera recaudar más de 35 millones de bolivianos y recibir mil solicitudes.

En 2013, las empresas asignaron un presupuesto de 281 millones de bolivianos en premios, lo cual generó tributos por 28 millones de bolivianos. De enero hasta la fecha, la AJ autorizó 204 promociones empresariales por 87 millones de bolivianos y el Estado recibió 8,7 millones de bolivianos por el pago de impuestos.

 


 

 

Fuente:www.paginasiete.bo

 

 


 
Banner
Banner
Banner