González Salas: Esperamos Aprobar La Ley En Este Periodo

La titular de la Dirección de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación (Segob) de México, Marcela Gonzalez Salas, indicó que el organismo no regula las máquinas tragamonedas comunmente llamadas "chinitas " o de barrio, sino las apuestas. Explicó que esta tipología de aparatos de juego son fácilmente manipulables y no se pueden certificar, razón por la que se realiza su decomiso.

González Salas explicó que ya se han asegurado cerca de 13.000 máquinas tragamonedas o "chinitas", que ingresaron al país de contrabando desde China, Taiwán y de países de Europa del Este como Albania y Rumania. El costo de estos aparatos está entre los 5.000 y 15.000 pesos, refirió.

Pese al número de máquinas aseguradas, se estima que en México aún hay entre 100 y 110.000 "chinitas".

La funcionaria señaló que, a diferencia de las máquinas tragamonedas de los casinos -cuyo costo oscila entre los 16.000 y 25.000 dólares por unidad-, a éstas "sí las puedes manipular, son conocidas como máquinas reflexivas. Es muy fácil cambiarle, que al principio te den el 90 por ciento de retorno", para luego "las van cambiando hasta que ya, después, no ganas".

La directora de Juegos y Sorteos se mostró sorprendida de la existencia de maquinitas tragamonedas para niños de entre 4 y 8 años.

Agregó que las máquinas "no pueden certificarlas, son muy manipulables, no tienen control y no hay garantía de que sean verdaderamemnte aleatorias, y que sean al azar".

Marcela González destacó que las "chinitas" operaron bajo el argumento de que eran juegos de habilidad y destreza, por lo que la Segob no tenía facultad para regularlas, "lo cual es una absoluta y total mentira porque la ley lo que dice es que la Secretaría de Gobernación lo que controla es la apuesta; no el juego ni la máquina".

Ahora que están destruyendo estas tragamonedas, y que además "ya se construyen en México los gabinetes" de éstas, se determinó que son altamente contaminantes, pues están construidos con plásticos muy corrientes y tienen mucho
mercurio". Además, por la gran cantidad de electricidad que consumen, si se encuentran todas juntas en un lugar cerrado, "tienen un alto riesgo de que puedan incendiarse", dijo la funcionaria.

Al tocar el tema de la Ley Federal de Juegos y Sorteos, vigente sin modificaciones desde diciembre de 1947, y el reglamento en la materia de la ley publicado en septiembre de 2004, González Salas recordó que la ley del 47 es prohibitiva, cuando "una responsabilidad de la autoridad es ordenar el juego porque existe".

Sobre el reglamento de 2004, a partir del cual comenzó la aprobación de casinos, la funcionaria federal señaló que se trató de un documento que era "muy discrecional", lo que derivó en permisos no reconocidos por la Segob, sin embargo, eran legitimados por el Poder Judicial; "parecía que era como a valores entendidos".

Marcela González recordó que a principios del año pasado se aprobó la minuta -que ya se encuentra en el Senado de la República-, que se basó en un estudio comparativo con legislaciones de países europeos y latinos. "Esperamos que en este periodo podamos aprobar la ley".

Mientras se aprueba esta ley, destacó que con la ley de 1947 y el reglamento en la materia se cuenta con las herramientas suficientes para retirar las máquinas denominadas "chinitas", "a menos de que tengas un permiso de Gobernación; pero ninguna lo tiene", debido a que no se cumple con los requisitos para su operación fuera de casinos.

Agregó que a diferencia de la ley aprobada el siglo pasado, "ordena y regula. No prohíbe porque si quieres ir a jugar, es tu decisión".


 

 

Fuente:www.radioformula.com.mx

 

 


 
Banner
Banner
Banner