Dispar Acatamiento Al Paro En El Sector

El paro decretado en Argentina por la CGT opositora y seguida por otras centrales del trabajo en reclamo por la rebaja a los impuestos al salario afecta de dispar manera a los sectores vinculados con los juegos y apuestas en el país. Mientras ALEARA y la Unión de Trabajadores del Turf y Afines (UTTA) no se plegaron a la medida de fuerza, la entidad que nuclea a los agencieros de la Provincia de Buenos Aires dejó a criterio de sus afiliados si adhieren o no al paro.

La huelga es impulsada por 22 sindicatos del transporte ante la negativa de la Casa Rosada a hacer cambios en el impuesto a las ganancias . La medida de fuerza cuenta con el respaldo de la CGT de Azopardo, de Hugo Moyano , de la CGT Azul y Blanca, de Luis Barrionuevo , de la CTA disidente, de Pablo Micheli, y de los bancarios. Todos ellos adhirieron al paro.

Los reclamos por la suba del mínimo no imponible en el impuesto a las ganancias de los trabajadores tienen un apoyo dispar de parte de los gremios que nuclean a los trabajadores del sector. Para el gobierno argentino éste es un paro con raíces políticas ya que la medida afecta un sector menor de los trabajadores. Así parece entenderlo el gremio de la UTTA que no está adhiriendo a la medida de fuerza ya que los miembros del sindicato, según explicó su vocera de prensa, "pertenecemos a la CGT oficialista y no estamos de acuerdo con la convocatoria, por lo que decidimos de forma unánime no plegarnos al paro".

Por su parte, desde la Cámara de Agentes Oficiales de Lotería y Afines Bonaerense (CAOLAB) se anunció que ellos, si bien no adhieren a la medida de fuerza desde sus oficinas en La Plata, dejarán al libre albedrío de los agencieros si abren o no las puertas de sus agencias. Una fuente vinculada a la Cámara explicó que los agencieros
deberán decidir qué tan riesgoso es atender al público según el lugar donde estén establecidos.

En el mismo sentido, según información de la oficina de prensa del Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar, Entretenimiento, Esparcimiento, Recreación y Afines (ALEARA), que nuclea a cerca de 25 mil trabajadores de casinos y bingos, el gremio no acatará el paro a pesar de que informaciones precedentes confirmaban su adhesión.

Tampoco se adhiere al paro la Administración, Maestranza y Servicios de Casinos, ya que su secretario general, Roberto Paéz, explicó que es un paro con intenciones políticas pero aclaró que su gremio está de acuerdo con subir el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias.

Por otro lado, el Sindicato de Trabajadores de Casinos (Sitaclah) nucleado en la CTA, adhiere reclamos de la medida de fuerza, pero poniendo en el eje de la discusión un salario mínimo, vital y móvil de $12.000. Cabe destacar que el Sitaclah mantiene un conflicto con las autoridades del Casino Central de Mar del Plata y acusa a los demás gremios bonaerenses del sector de alinearse con el gobierno de Daniel Scioli.

Los gremios que conforman el Sindicato de Empleados de Lotería Chaqueña, también anunciaron que se pliegan a la medida de fuerza sin asistencia a sus lugares de trabajo.


 

 


 
Banner
Banner
Banner