El Jockey Club Elige Nuevo Presidente

Se realizan hoy las elecciones para elegir al próximo presidente de la tradicional institución Jockey Club. Tres listas llegan a esta instancia tras un complicado clima de campaña electoral. El ganador tendrá como principal desafío encontrar modelos sustentables de rentabilidad para el hipódromo de San Isidro y su equilibrio financiero.

La elección colocará una nueva presidencia por dos años y renovará diez vocales titulares y cinco suplentes en la conducción del club.

La contienda electoral, en la que se estima votarán sólo 2.000 socios en un padrón total de 7.785, se presenta reñida y con resultado incierto. El punto neurálgico sigue siendo la reconversión de la hípica.

El criador de caballos purasangre y financista Miguel Crotto, acompañado por el actual presidente del Jockey, Jorge Orozco Echeverz, junto con Iván Ayerza y Enrique Olivera (h.), todos enrolados en la Lista Unidad, le disputarán al "oficialismo" su continuidad, encarnado por el actual tesorero del club, Eduardo Cermesoni (Lista Bordó). Saldrá a conquistar adhesiones una tercera lista, Cambio Generacional, liderada por el abogado penalista Alejandro Freeland, que lleva como candidatos a vocales a Horacio Lynch y Nicolás Prati, entre otros. En ese sector se agrupan los autores de un master plan para el club encargado en su momento por el fallecido ex presidente de la institución Enrique Olivera.

El punto neurálgico sigue siendo la reconversión de la hípica. Las dos primeras listas se diferencian en propuestas más radicales -en el caso de Crotto-, comparadas con las de Cermesoni.

En líneas generales ambos postulan reformular el negocio del turf, concebido en 1925, y proyectarlo a futuro con la incorporación de nueva tecnología. La inserción de la hípica argentina en el escenario internacional es otra visión compartida. Pero mientras la Lista Unidad se inclina por la reorganización de su administración con cuadros gerenciales, la Lista Bordó respalda lo hecho hasta ahora por el presidente de la Comisión de Carreras, Carlos Martínez de Hoz. El incremento en el volumen de juego, la optimización de los costos operativos y una comercialización más amplia de los contenidos turfísticos son parte de la batería de propuestas de ambas listas.

Los tres candidatos se oponen a la adopción de máquinas tragamonedas en el hipódromo. Un rechazo que va en sintonía con la negativa del propio municipio al mando de Gustavo Posse y de la curia sanisidrense. Desde hace tiempo, existe un resquemor generalizado entre los socios: temen que el sostenido déficit de la hípica ($ 10 millones anuales, a pesar de un fondo de reparación estatal que le suma al club $ 264 millones anuales) consiga avalae el
ingreso en San Isidro de una sala de juegos.

Durante la campaña vecinos de San Isidro, hoy pendientes de la elección, le atribuyeron una intencionalidad política a Crotto junto con la voluntad de concesionar el juego, lo que fue enfáticamente desmentido por el candidato. "Asumo el firme compromiso de renunciar a mi cargo de presidente si, fruto de una asamblea general de socios, se aprobara la instalación de tragamonedas", sostuvo.

Mientras en las listas Unidad y Bordó intentan seducir con el argumento de cuál equipo podría gerenciar con mayor eficiencia un club de por sí complejo y con múltiples intereses, en la lista de Freeland el marco de referencia es avanzar -consenso mediante- con un audaz master plan que optimice los activos del club en sus 300 hectáreas sanisidrenses. Eso supone condensar en una sola área la actividad ecuestre, que hoy cuenta con una segunda pista de vareo de poco uso, y reconvertir esos predios subutilizados para otras demandas deportivas.

Proponen, por ejemplo, ampliar la cancha de golf, sumar canchas de polo y construir dormies. Las ideas más audaces, sin embargo, son la creación de un salón de la mujer en la céntrica sede de Alvear, históricamente reservada a los hombres, junto con la propuesta de venta de algunos activos, según consta en el master plan del Grupo Ideas.

Al margen de las ansias de renovación, esta elección generó mucha controversia. De forma y de fondo. Las desavenencias y los reproches cruzados están a la orden del día. Puntualmente, en lo referente a los números reales en el rojo de las cuentas, el crecimiento del negocio hípico, el libre acceso al mailing de los socios para difundir las diferentes propuestas y la inclusión de nombres y cantidades de adhesiones a ciertas listas que, para algunos, no serían rigurosas.

El abogado Iván Posse Molina, que fue miembro de la comisión directiva del Jockey durante 16 años, resumió el clima que se vive en los siguientes términos: "Me duele el club. Ojalá recupere su armonía y se asuma su conducción con las reglas de caballerosidad de quienes formamos esta comunidad honorable".

Otra vez, la alusión apunta al señalamiento que algunos socios hicieron de la gestión de Bruno Quintana, quien "nunca tuvo la intención de adjudicar un predio de forma directa" -según corrigieron-, sino de presentar una opción de concesión de 4,3 hectáreas por US$ 40 millones a un privado para ser avalado o rechazado por la asamblea de socios.


 

 

Fuente:www.lanacion.com.ar

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner