Clausuran Un Cíber Que Funcionaba Como Casino Ilegal

Un cíber de Arroyo Seco, una ciudad en la provincia de Santa Fe, fue clausurado por funcionar como una sala de juegos clandestina. Mediante un sistema informático, en las computadoras se jugaba y apostaba a las llamadas slots y a la ruleta electrónica, tal como se hace en un casino habilitado. La policía constató y secuestró elementos del lugar, y también detuvo a su encargada, una mujer de 28 años que luego quedó libre, aunque imputada en la causa.

La inspección y actuaciones fueron realizadas de oficio por personal de la comisaría 27ª de la policía local, bajo las órdenes de la jueza de Faltas del Circuito número 33, Viviana Bravo, en suplencia del Juzgado de Circuito Nº 15, cuya titular se jubiló y aún no hay magistrado designado. El operativo tuvo lugar anteayer, cuando "ingresamos para hacer una inspección y nos encontramos que en el cíber, ubicado en calle San Martín al 900, funcionaba un casino clandestino", comentó a LaCapital el jefe de la seccional, subcomisario Timoteo Aranda.

"Del lugar, donde no había apostadores en ese momento, secuestramos 16 computadoras, de las cuales 12 estaban con juegos instalados y otras dos que estaban en el mostrador del local. También incautamos una ruleta electrónica y tres routers. Asimismo, se procedió a la demora preventiva de la encargada del lugar, una mujer de 28 años (María B.) a quien la jueza imputó en el marco de la causa y de la ley que se refiere a los juegos y apuestas prohibidos, y luego recuperó la libertad", explicó el funcionario.

En tanto, la magistrada "dispuso que los elementos
secuestrados sean remitidos a pericias informáticas de la PDI, mientras siguen en curso las investigaciones", acotó Aranda. En ese sentido, el subcomisario no se aventuró a dar más detalles para no entorpecer las actuaciones, aunque según comentarios de lectores de la página web local Arroyo Diario, en el local ya se jugaba clandestinamente desde hacía tiempo, e incluso denuncian que habría otros negocios ilegales y de las mismas características en las calles Juan B. Justo y también en Irigoyen.

La sala ilegal de San Martín al 900 funcionaba con computadoras y monitores comunes, y mediante el mouse los jugadores podían realizar sus apuestas, que normalmente en un casino habilitado se hacen en grandes aparatos con botones y pantallas táctiles. Mientras en éstos últimos se insertan fichas o billetes en una ranura, en el ciber de Arroyo Seco los apostadores al parecer se dirigían con efectivo a la caja, y desde allí se les habilitaba el monto para arriesgar. Para ello, estiman que el local contaba con algún sistema informático específico que permitía esta modalidad.


 

 

Fuente:www.lacapital.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner