Hipódromo De Río De Janeiro Busca Aumentar Sus Visitantes

El hipódromo brasileño de Río de Janeiro -a contrario sensu de lo que sucede en Buenos AIres- impulsa una campaña para popularizar las carreras de caballos, con el fin de que esta actividad hípica llegue a interesar a cualquier clase social, desestimando la creencia de que es solo para personas de la "alta sociedad".

Aunque el acceso al hipódromo de Gávea siempre fue gratuito y sus protocolos de vestuario se flexibilizaron desde 2016 para que cualquier persona que viva en esa ciudad de Brasil asista a las carreras, el estigma que gira alrededor de las competencias hípicas mantiene en el imaginario colectivo una especie de muro invisible, reconocen los administradores del hipódromo.

El hipódromo es administrado por el tradicional Jockey Club asociado con la Pari Mutuel Urbain (PMU), una empresa francesa, líder en el campo de las apuestas a nivel mundial y encargada de gestionar este tema en Río.

Si bien existe un número promedio de asistentes a los grandes premios y carreras especiales en Río (entre 11.000 y 15.000 personas), los organizadores quieren aumentarlo y destacar que la tradicional actividad hípica es un espacio de diversión, donde todos pueden disfrutar: desde los que van a apostar por un caballo, hasta los niños que pueden participar de actividades paralelas organizadas para ellos.

"La gente que gusta del fútbol, paga una entradaa para asistir a los partidos de su equipo favorito. Aquí no paga por entrar al hipódromo y ver las carreras. Puede venir con toda su familia y, si quiere apostar por su caballo preferido solo necesita un mínimo de 2 reales (unos 0,53 centavos de
dólar). Eso es lo que queremos que la gente sepa, que el hipódromo es un espacio de diversión para todos", dijo Joseph Levy, CEO de PMU en Brasil.

Este año comenzó una campaña para atraer más público y serán varios los eventos que se realizarán alrededor de las carreras para cumplir el objetivo.

El Gran Premio de Brasil, que tuvo lugar el 10 de junio pasado en el hipódromo de Gávea, abrió las puertas de esa campaña con la adecuación de nuevos espacios para fútbol sala, conciertos de jazz, degustaciones gastronómicas y juegos infantiles, que acompañaron la fiesta hípica. Este sábado, el turno será para la Copa de los Criadores.

Desde el 2016 se permite el uso de bermudas en las tribunas Social y de los Profesionales y las exigencias de vestuario (de asistir con traje completo y corbata) solo se aplicarán en los espacios destinados para socios e invitados especiales.

"Lo que buscamos es atraer más público. Mucha gente todavía cree que para venir aquí tiene que estar súper arreglado, ser invitado, o gastar una fortuna en apuestas. Nada de eso es cierto, no se necesita invitación, cualquier persona puede ingresar", dijo a la agencia Efe Gabriela Scholomer, gerente de comunicación del Jockey Club.


 

 

Fuente:www.lavanguardia.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner