Alcaldes En Alerta Por Proyecto Que Regula Tragamonedas De Barrio

Alarmados se muestran representantes de las agrupaciones de alcaldes por la propuesta de regular -y no prohibir- las máquinas de juegos de azar y tragamonedas que funcionan fuera de los casinos autorizados.

La decisión la tomó la comisión de Gobierno, Descentralización y Regionalización del Senado, que el lunes aprobó un proyecto de ley en ese sentido, en su primer trámite constitucional, con el voto a favor de sus cinco integrantes: Pedro Araya (presidente, independiente), Carlos Bianchi (independiente), Rodrigo Galilea (RN), Luz Ebensperger (UDI) y Rabindranath Quinteros (PS).

La decisión genera inquietud entre los ediles ante el riesgo de que se extienda el fenómeno de la ludopatía en sectores vulnerables, con el añadido de externalidades como la delincuencia.

En principio eran dos las iniciativas sobre el tema que se habían refundido, pero tenían sentidos contrarios: mientras una buscaba la prohibición gradual, moción del senador Alejandro Navarro (País Progresista); la otra pretendía normar, y fue impulsada por Fulvio Rossi (ex PS), Ximena Rincón (DC), Jaime Quintana (PPD) y el propio Bianchi. Con el proyecto de ley se busca regular la autorización, funcionamiento y fiscalización de los establecimientos, que deberán obtener una licencia municipal para explotar máquinas de azar con fines de diversión o esparcimiento.

Gonzalo Durán, jefe comunal de Independencia y presidente de la comisión de Seguridad Ciudadana de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), afirma que "no nos gustan (las máquinas) como principal actividad económica para nuestra comuna".

Añade que "constituyen externalidades de seguridad ciudadana y poca transparencia sobre lo que ocurre al interior de los locales que las tienen", por lo que es partidario de prohibirlas.

A su vez, el alcalde de Padre Hurtado y presidente de la
Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch), José Miguel Arellano, sostiene que "la normativa debe definir exactamente cómo se va a fiscalizar el tema y no dar más obligaciones a los municipios sin recursos. Lo lógico sería que la Superintendencia de Casinos y Juegos quede a cargo".

Senadores responden ante críticas

Pese a los cuestionamientos, el senador Araya justifica la decisión de regular y no prohibir. Dice que se tomó porque "hay que reconocer una realidad existente en el país: se estima que hay cerca de un millón de máquinas, que se amparan en vacíos legales de cómo certificar si son de azar o destreza, cómo fiscalizar cada una, y en definitiva, siguen proliferando".

Quinteros, en tanto, afirma que optaron por normar, porque las tragamonedas "están en todo el país y no es un tema de ahora (...). Entonces, que se regule de una vez por todas: que no se admitan venta de alcohol ni menores de edad, para que no se traduzca en problemas sociales o de delincuencia".

En la misma línea, la senadora Ebensperger asegura que su intención es "prohibir que esas máquinas estén en panaderías, botillerías, en locales chicos de comunas vulnerables, donde una señora que solo tiene mil pesos para comprar pan juega para ver si dobla la plata y, finalmente, se va a la casa sin pan ni plata".

La parlamentaria propone que también se debiera limitar la publicidad a este tipo de juegos, para evitar la ludopatía.

La comisión se reunió con el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel. Según los senadores, el secretario de Estado comprometió indicaciones al proyecto.


 

 

Fuente:www.economiaynegocios.cl

 

 


 
Banner
Banner
Banner