Legislatura Aprobó Reglamentación Del Juego Online

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó la reglamentación del juego online en ese distrito, que especifica que la Lotería de la Ciudad (LOTBA) estará a cargo de controlar a las casas de apuestas virtuales y decidir cuáles de ellas pueden operar en el territorio.

La Resolución N° 80/19 del directorio de LOTBA que fue avalada con los votos del bloque oficialista y el rechazo de otras bancadas, logró 34 votos a favor del bloque de Vamos Juntos y 26 negativos de las restantes partes. Estaba presente en el recinto la totalidad del cuerpo parlamentario.

La normativa abarca "todos los juegos en línea de azar y/o destreza, apuestas deportivas, juegos virtuales y eventos no deportivos, realizados mediante la utilización de máquinas, instrumentos o soportes, de cualquier tipo o tecnología". En un comunicado, la Legislatura informó que "se trata de tragamonedas, ruleta, juegos de cartas (poker, black jack, punto y banca) y juegos 'lotéricos' (aquellos en los que se otorgan premios en base a sorteos)".

El presidente de la comisión asesora de Desarrollo Económico, Mercosur y Políticas de Empleo, Christian Buab (VJ), abrió el debate como miembro informante e hizo una síntesis del contenido de la resolución en tratamiento, haciendo hincapié en los mecanismos creados para protección de los menores, la prevención de la ludopatía, el desaliento al juego compulsivo y los controles en general sobre agencias y usuarios.

En otra intervención posterior, el diputado oficialista mencionó que "se está trabajando" para que la registración de apostadores deba hacerse en algunas de las ya existentes agencias de loterías de la Ciudad (y no "online" como dice lo aprobado hoy) para no afectar fuentes de trabajo de los agencieros de existencia física y real ya existentes, quienes estaban representados en las gradas del recinto por una veintena de ellos.

Desde la oposición, argumentaron que el Ejecutivo prefiere recaudar a partir de un nuevo negocio (se calcula que más de 500 millones de pesos recibirá la Ciudad) que combatir la ludopatía de los porteños.

El diputado oficialista Cristian Bauab (Vamos Juntos) dio detalles de la normativa y destacó que, para asegurar la competencia, el sistema requerirá de la existencia de al menos tres agencias prestadoras del servicio que tengan "solvencia financiera, capacidad técnica y equipos tecnológicos. No podrán apostar los menores de 18 años, el personal de las agencias, sus familiares, ni deportistas" que participen de actividades que sean objeto de estas apuestas, explicó.

De acuerdo al proyecto presentado, la norma incorpora una política de juego "comprometida con los derechos de los menores, consumidores y usuarios" y suma controles de acuerdo a las recomendaciones de la Unidad de Prevención de Lavado de Dinero y Prevención del Terrorismo. Es así que no podrán realizarse apuestas desde cuentas asociadas al pago de "planes o programas de ayuda social, o de la ANSES" y estará prohibido el uso de monedas extranjeras.

El legislador Marcelo Depierro (Mejor Ciudad), que voto en contra, destacó que "el funcionario de Lotería que explicó la reglamentación hizo silencio cuando se le preguntó si habría algún impedimento para que un beneficiario saque una cuenta en otro banco, transfiera dinero de un plan social y juegue".

Desde el bloque que responde a Martín Lousteau, María Inés Gorbea se sumó a las críticas señalando que es un proyecto que fomenta el juego y que no se prohíbe el uso de tarjetas de crédito, algo que se encuentra vedado en el caso del juego tradicional. "Siempre votamos en contra de todas las iniciativas en relación al juego, advertimos que el juego online tiende a generar una adicción", agregó.

Gorbea dijo que "hay una transferencia de responsabilidades en favor de las futuras agencias de juegos en línea" y que la responsabilidad que le queda al Estado, representado por LOTBA, "es la de fomentar un negocio millonario".

Con la aprobación de la ley se deberán habilitar herramientas que permitan a los usuarios "establecer límites de gasto, tiempo por sesión y periodicidad de juego", aunque la Lotería dispondrá valores mínimos y máximos de aplicación obligatoria.

En ese sentido, los apostadores deberán "tener un
mecanismo sencillo en la plataforma del sistema que les permita tomarse un tiempo fuera de la plataforma" y otro que "permita la inscripción a los apostadores en el Registro de Autoexcluidos", en el que Agencia de Juego en línea debe asegurar que no se puedan realizar operaciones relacionadas al juego.

"Nosotros estamos en contra de la promoción y proliferación del juego", comentó por su parte el socialista Roy Cortina para rechazar la iniciativa, y dijo que en la política gubernamental "hay una negación extraña de la adicción al juego: con lo que se recauda del juego se asiste a los adictos, pero por otra parte se lo impulsa. Es un círculo vicioso perfecto".

Los permisos se otorgarán por cinco años, prorrogables por otros cinco. El explotador privado podrá cobrar no más del 20% de lo apostado en concepto de comisión (primero se descontará lo que se destina al pozo). Además, los explotadores privados que sean aprobados por la Lotería deberán abonar un 25% de su facturación neta, en concepto de impuestos y canon.

"No creemos que esta medida combata el juego clandestino, sino que termina legalizando algo que ya existe", indicó Claudio Herrera, del Bloque Peronista y resaltó que "hay un riesgo de que menores de edad puedan acceder a este tipo de juego". "Hay desalentar este tipo de apuestas, que generan que las personas ni siquiera tengan que salir de su casa y que puedan hacerlo por el tiempo que deseen", concluyó.

Marcelo Depierro (MC) coincidió con los anteriores oradores y dijo que los legisladores estaban dando "un paso tristísimo, a favor de un negocio que a la Ciudad no le va a generar nada más que inconvenientes".

"Acá se está votando un proyecto a favor de determinados grupos económicos, mientras que la Legislatura hace como que debate, ustedes ya armaron el negocio", expresó Gabriel Solano, del FIT-Partido Obrero.

Además de los bloques que rechazaron la iniciativa, también se manifestaron en el recinto los propietarios de agencias de juego, quienes sostuvieron que la norma pone en riesgo más de 3.500 puestos de trabajo.

La norma establece los principios sustanciales respecto de los derechos, obligaciones, criterios de otorgamiento y caducidad de las Agencias de Juego en Línea; la modalidad de captación y recaudación y la homologación y requisitos de los sistemas técnicos. Además, se definieron los reglamentos de cada uno de los juegos y un anexo específico sobre la "política social e integral de juego responsable".

LOTBA podrá otorgar títulos habilitantes para la comercialización y/o distribución y/o expendio de los juegos previstos, para lo cual se harán convocatorias "de acuerdo a los principios de publicidad, defensa de la competencia, concurrencia, igualdad, difusión, eficiencia y eficacia, razonabilidad, transparencia y objetividad". Las concesiones serán por cinco años con la posibilidad de renovación por otro período similar.

Con el fin de asegurar la libre competencia se autorizará un número mínimo de tres Agencias de Juego en línea y estará terminantemente prohibida la exclusividad de la oferta en la comercialización y/o distribución y/o expendio de un evento o torneo deportivo.

También se ordena la de homologación y certificación -otorgada por laboratorios internacionales reconocidos por LOTBA S.E. - de todo el software, hardware, material de juego y demás componentes utilizados para la comercialización, distribución y expendio de los juegos en línea.

Para poder apostar, se deberá crear gratuitamente una cuenta de usuario en la cual se requerirá información necesaria para completar el proceso de registro. La cuenta será personal e intransferible. Los créditos que se depositen para poder jugar y el retiro de fondos se hará por los medios seleccionados por el apostador (por ejemplo, tarjetas de crédito, débito, etc.).


 

 


 
Banner
Banner
Banner