Para Canale "El Casino Central No Es Negocio"

La titular del Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza (IPJyC), Josefina Canale, sugirió al gobernador electo, Rodolfo Suarez, no cerrar más casinos. El próximo año vence la concesión de cuatro salas, y en 2021 termina el contrato con el operador del casino ubicado en Godoy Cruz.

Asimismo durante el encuentro Canale -que dejará su cargo y asumirá como diputada provincial-, dejó caer un diagnóstico preocupante sobre el Casino Central, que es operado por una empresa de la familia Vila: Mendoza Central Entretenimientos.

"Claramente le dije a Suarez que el Casino Central, como está, no es negocio para la Provincia y no da para más", indicó Canale al medio MDZ.

Según la funcionaria, el contrato para la operación de esta casa de juegos tiene condiciones demasiado ventajosas para el privado, que se lleva casi el 44 por ciento de las ganancias sin asumir demasiados gastos.

"Si uno tomara el Casino Central como una sola unidad de negocios, iríamos a pérdida", insistió Canale, quien está terminando su gestión en el IPJyC pero no pudo intervenir en este acuerdo económico.

La concesión actual del Casino Central, en efecto, fue un paquete que se ató en la era justicialista. La renegoció con Mendoza Central Entretenimientos, por 8 años, Carlos Bianchinelli en 2013, aunque antes intervinieron otros funcionarios a lo largo de las gestiones de Celso Jaque y Francisco Pérez como gobernadores.

Después de muchas idas y vueltas, el canon terminó en el 43,8 por ciento. Pero las autoridades actuales remarcan que la comisión original para el privado era de apenas el 16 por ciento.

Si bien el vínculo con la empresa de Vila no se puede romper antes de 2021, Canale considera que el nuevo contrato "hay que pensarlo ya". El acuerdo actual, sostuvo, implica pocos costos para el privado y se diferencia en ese sentido de las concesiones de los cuatro casinos estatales que han quedado abiertos en los departamentos: San Martín, Rivadavia, General Alvear y Malargüe.

En las salas del interior, los operadores se quedan con el 50 por ciento de la ganancia, pero pagan limpieza, seguridad, mantenimiento y traslado de caudales. "Si en el Casino Central pagaran estos gastos, daría ganancia", señaló Canale, además de indicar que hoy la pérdida de este casino se compensa con los montos que se obtienen en las salas de los departamentos.

En octubre, entraron al Casino Central más de 588 millones de pesos. Pero como cerca del 94 por ciento del dinero vuelve en premios, finalmente quedaron, como ganancia neta, casi 36,5 millones. Esa es la plata que se repartieron casi en partes iguales el Estado y la empresa privada.

En tanto, en el casino de San Martín, ingresaron el mes pasado 536,5 millones de pesos. Pero las ganancias fueron similares en los dos: 35.2 millones de pesos se obtuvieron en el del Este, según los registros oficiales.

Casi a modo de cierre de gestión, Canale expresó que el juego ya no tiene "sobre oferta" en Mendoza y detalló que, en los departamentos, los operadores actuales tienen contrato
hasta el año que viene.

En la gestión de Alfredo Cornejo, el Gobierno cerró cinco casinos estatales y uno privado en San Rafael. Dependerá del nuevo gobernador y del próximo presidente del IPJyC avanzar más en el cierre de salas o, como sugiere Canale, parar acá.

Suarez deberá marcar un rumbo en torno a la política de juego que implementará en sus próximos cuatro años de gestión. Fuentes del radicalismo admiten el tema no es primordial pero sí está en la agenda y que recién cuando se designe al titular del IPJyC se podrán tener mayores precisiones sobre si el futuro gobernador seguirá la línea de Alfredo Cornejo y continuará cerrando casinos, o si en cambio elegirá otro camino y buscará modificar el esquema de contratos.

Antes de su viaje a China, el gobernador electo ofreció el cargo de presidente del IPJyC a una mujer, quien no aceptó. En las últimas horas sonó también para el puesto el diputado provincial César Biffi, aunque este nombre prácticamente quedó descartado.

Balance de Gestión

Canale también realizó un balance de la gestión que llevó adelante. "Cuando llegamos tuvimos que recolectar las deudas que ascendían a 90 millones de pesos con más de 8 meses de demora en el pago a proveedores", indicó. Destacó que actualmente esos números fueron saneados y los pagos están al día.

En cuanto a la limpieza, hubo una disminución de las horas hombre del 46% en 2016 con respecto a 2015. Hay que recordar que el ex titular del IPJyC, Carlos Bianchinelli, estuvo en la mira de la justicia y del Tribunal de Cuentas por el presunto pago de sobreprecios a la empresa que se hacía cargo de la limpieza.

Otra reducción que destacan las autoridades actuales es con respecto a la planta de personal. En 2015 el organismo tenía 794 empleados, mientras que actualmente hay 582 personas prestando servicios. Una de las medidas que se implementó fue la no renovación de parte de los contratos y locaciones, que representaban el 15% de la planta.

La directora del IPJyC, María Mercedes Rus, precisó que "el balance es positivo, no solo desde lo institucional, sino también desde lo económico. Entregamos una institución saneada económicamente. Cuando llegamos había una deuda de más de $90 millones con proveedores, además no se había llegado a cumplir con el 60% de las transferencias. Nosotros duplicamos eso en el primer año. Logramos que los planes de salud estuvieran cubiertos en junio de este año como lo propusimos".

"Además, dejamos una institución con un organigrama, con certificación de normas ISO, con una página de datos abiertos, que es muy importante en materia de Casinos, eso terminó con muchos problemas de intereses económicos", destacó.


 

 

Fuente:www.mdzol.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner