Operadores Mexicanos Esperan Más Salas Y Una Nueva Ley

El presidente de la Asociación de Permisionarios Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y juego de Apuesta en México (AIEJA), Miguel Angel Ochoa, aseguró que uno de los temas pendientes para sus socios es la instalación de las salas para las que se tiene permiso. En México están autorizadas 850 salas para 37 permisionarios, pero hasta ahora solo se encuentran en operación 379, por lo que aún hay posibilidades para abrir unas 471 salas.

"El nuevo gobierno no ha manifestado todavía una política sobre apertura de salas, lo que sí ha dicho el presidente en un par de declaraciones es que no habrá más licencias a permisionarios nuevos, esos 37 no crecerán salvo que alguien se vaya por la vía judicial y lo gane por ahí. Pero no dice que las salas que están ya autorizadas no se puedan abrir, yo creo que serán ahí unas cosas donde tendremos que luchar", comentó.

A noviembre de 2019, se registran alrededor de 100.000 máquinas para juego en el país, las cuales son la principal fuente de ingresos para los casinos, ocupados principalmente por mujeres de 50 años o más, pues representan un 80% del total del monto que mueven.

La segunda atracción que más genera es el juego en vivo, es decir, las actividades en mesas como el póker, el blackjack, la ruleta, que está resultando además un atractivo para jóvenes. Estas actividades suman el 12% de las ganancias de las salas de juego.

Le siguen las apuestas deportivas y los juegos online desde la propia sala, cada una con 3% del mercado. Finalmente, el bingo, que cada vez pierde más peso en las salas, apenas representa el 2% de las ventas, según estimaciones de AIEJA.

Ochoa destacó en declaraciones a Forbes que para el próximo año se contempla la discusión en el Congreso, sobre todo con el respaldo del grupo parlamentario mayoritario de Morena, de una nueva ley que se actualice para incluir y normar los juegos en línea, a la vez que pueda crear una nueva autoridad.

Actualmente, la Ley Federal de Juegos y Sorteos es la misma que se aprobó en 1947 y se mantiene sin modificaciones.

"Contempla la regulación del juego online, el tema de los permisos, cómo se tienen que otorgar, también estudia zonas
geográficas estratégicas para abrir casinos tipo Las Vegas, como Cancún o Los Cabos; va a contemplar medidas de sanción para quienes incumplan con la norma buscando darle equilibrio a la competencia; va a crear una nueva autoridad del juego en lugar de que sea una sola persona, que sea un órgano colegiado de 5 personas multisecretarial que incluya a las secretarías de Gobernación, Hacienda, Economía, Turismo y Seguridad Pública", indicó.

En la próxima década, sostuvo Ochoa, el sector de casinos y juegos espera crecer por lo menos 50%, con lo que buscaría ampliar tanto su penetración como la derrama económica.

Según un estudio sobre el juego en México elaborado por AIEJA, el tiempo promedio de estancia por persona en las salas de juego es de 2 horas y 45 minutos, con un gasto de alrededor de 320 pesos. Además, se estima que 4 millones de personas acuden a las salas de juego al menos una vez al año en el país.

Al respecto cabe recordar que la pasada semana se realizó la Segunda Convención Nacional de la Industria del Juego, organizada por AIEJA, con la participación de representantes de todo el sector, así como expertos de la industria a nivel global.

Durante los dos días de trabajo, se dieron cita desde autoridades como la Dirección General de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), que lleva Luis Calvo Reyes, la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) de la capital, de Fadlala Akabani, hasta directivos de El Palacio de los Números, Play City, Codere, Espectáculos Deportivos de Occidente, Juegos y Sorteos de Jalisco, Pringsa y Cirsa, entre otros.

El objetivo del encuentro fue analizar avances en el sector y lo que viene para el próximo año, en rubros como el juego onine, turismo y juego, legalidad y marco jurídico, ciberseguridad, aspectos fiscales, innovación y tecnología, así como el desarrollo económico de la región.


 

 

Fuente:www.forbes.com.mx

 

 


 
Banner
Banner
Banner