Incautaron Placas Electrónicas En Salas De Copiapó

La Fiscalía de Atacama concretó una diligencia investigativa respecto de una causa que se encuentra actualmente vigente y que surgió luego de una querella presentada por Casino Antay, respecto de la ilegalidad de siete salas de juego instaladas en el centro de la ciudad chilena de Copiapó, que hace mención al funcionamiento irregular de estos locales.

Respecto de la diligencia, el fiscal adjunto de Copiapó, Luis Miranda, mencionó que en una audiencia desarrollada en el Juzgado de Garantía hace unos días, se decretó la autorización judicial para incautar las placas electrónicas que permiten en funcionamiento de las máquinas de juegos que se encuentran ubicadas en esos locales.

"El contenido de la querella se refiere a la utilización de máquinas de azar sin la autorización de la Superintendencia de Casinos de Juegos. A lo que además se sumaron informes de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI y requerimientos de antecedentes que esta Fiscalía hizo. Con ello, se pudo determinar de manera indiciaria que en estas direcciones se mantenían en funcionamiento y disponibles al público máquinas que pareciera ser son de azar sin contar con la autorización necesaria", dijo el fiscal.

Con esta orden, el fiscal Miranda junto a funcionarios de la Bridec se constituyó en los locales para proceder con el retiro de las piezas de las máquinas para someterlas a las pericias respectivas por parte de personal experto en esta
materia.

Miranda mencionó que de acuerdo a la información con que se cuenta, algunos de estos locales contaban con patentes asociadas a otros giros como venta de zapatos o de alimentos. Razón por la que los dueños de cada uno de estos recintos, en su mayoría ciudadanos de nacionalidad china, quedaron citados a la Fiscalía para prestar declaración.

Respecto de la materia penal de este caso, el fiscal mencionó que por ahora la Fiscalía de Atacama indaga dos delitos. El primero de ellos dice relación con la utilización de este tipo de máquinas de azar sin la autorización necesaria y que estipula la Ley, además de la violación de sellos en aquellos locales que había sido clausurado su funcionamiento por parte del Juzgado de Policía Local de Copiapó. Lo que no fue considerado por sus propietarios, quienes continuaron con su atención al público.

Finalmente, el persecutor indicó que en esta diligencia se retiraron alrededor de 200 placas electrónicas para ser sometidas a los peritajes de rigor y así seguir agregando antecedentes a la carpeta investigativa de este caso.


 

 

Fuente:www.elquehaydecierto.cl

 

 


 
Banner
Banner
Banner