Reclamo Por El Regreso Del Turf En Neuquén

Un centenar de trabajadores del turf de la provincia del Neuquén -entre entrenadores, peones, vareadores y jockeys, junto a sus familias-, pidieron por la vuelta de las carreras. Fueron acompañados por un par de dirigentes, entre ellos el actual presidente del Jockey Club, Tomás Martínez, propietarios, y criadores.

"Queremos que nos escuchen y que se apruebe el protocolo ya presentado por el JCN para poder correr sin público. La situación es dramática, no tenemos para comer y la estamos pasando muy mal, por favor habiliten" aseguró el jockey Walter Donaire, sobre el grave cuadro de situación.

El jinete confirmó que, de no recibir respuestas, se acentuarán las medidas de protesta. El turf es una industria fuerte en la región de la que, se estima, dependen directa o indirectamente alrededor de 600 familias.

Otro que brindó declaraciones respecto al delicado panorama fue Carlos Munarin, dueño de uno de los haras más prestigiosos del Alto Valle, el Lef Kawell.

"Necesitamos que vuelva el turf como fuente de trabajo. A pesar de que es un deporte y la gente lo entiende como tal, muchos vivimos de esta actividad. Hace 6 meses que no tenemos carreras ni noticias. En función de ello, se realizó un banderazo en forma pacífica, tratando de que las autoridades nos den respuestas para volver en el corto o mediano plazo si es posible", explicó Carlos Munarin, dueño del haras Lef Kawell.

"Como primera medida se propone que la actividad comience sin público, como se está corriendo en este
momento en Palermo, Buenos Aires, con muy bajo riesgo. Hay que entender que se trata de una disciplina que se lleva a cabo en un predio de 60 hectáreas, donde entra solo una persona por caballo. En paralelo, el aficionado puede ver las carreras cómodamente desde su casa en forma directa por la tele e incluso apostar. Ese sería el puntapié inicial, parecernos a ellos (por el Hipódromo Argentino de Palermo), para permitir que mucha gente pueda seguir subsistiendo, sin desconocer que también hay varios recintos del interior habilitados. Mucha de nuestra gente cobra solamente de las ganancias de las carreras, tanto entrenadores, peón, jockey, hay que protegerlos antes de que sea demasiado tarde", agregó Munarin.

"Por otro lado sería clave la reapertura para que los propietarios se vuelvan a entusiasmar, están dejando de tener caballos, porque es muy caro mantenerlos. Lo toman como una diversión pero si no hay carreras no van a ir a pérdida tanto tiempo y entonces va a tender a desaparecer la actividad. No sólo en la ciudad Neuquén, en toda la provincia el turf es popular. ¿Cuántos otros deportes meten casi 10 mil personas como nosotros el día del Pellegrini? La movida fue apoyada con otros banderazos en otros hipódromos como Cutral Co y Picún Leufú", completó.


 

 

Fuente:www.lmneuquen.com y neuquen.telefe.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner