Los Casinos Respaldan Prohibición De Nuevo León

El mercado de salas de apuestas en el estado mexicano está saturado y con establecimientos ilegales, mucho más. En México hay cerca de 30 empresas permisionarias en el negocio de juegos y apuestas que operan de manera regular y legal. El presidente de la asociación que los nuclea sugiere dar más facultades a la Secretaría de Gobernación para combatir los delitos.

La saturación de establecimientos y la presencia de negocios ilegales son factores por los cuales la prohibición de construir nuevos casinos en Nuevo León fue bien recibida por la Asociación de Permisionarios de Juegos y Sorteos (APJSAC), dijo su presidente, Alfonso Pérez Lizaur.

El grupo, que tiene entre sus filas a empresas como Codere, Grupo Caliente y Apuestas Internacionales (de Televisa), respaldó así la decisión aprobada recientemente por el Congreso de Nuevo León.

"Yo lo veo bien, Nuevo León ya se pasó de la raya, tiene un exceso de casinos, creo que está bien que limiten, que ya no haya más, que haya sólo posibilidades nada más de cambios de domicilio de los que están", dijo.

Adicionalmente, agregó, la autoridad debe revisar los que están operando para ver que cumplan con todos los requisitos de ley.

A raíz de la tragedia del Casino Royale, ocurrida hace precisamente 5 meses, la Secretaría de Gobernación cerró establecimientos, aunque Pérez Lizaur estimó que todavía quedan alrededor de 15 salas ilegales que operan sin permisos y bajo amparos judiciales, que no pagan impuestos y sin equipos certificados.

El 25 de agosto de 2011, un ataque del crimen organizado al Casino Royale, ubicado en Monterrey, dejó un saldo de más de 50 muertos. A raíz de este evento, el Gobierno Federal cerró aproximadamente 40 salas de juegos y apuestas irregulares en todo el país.

Según cifras de la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta (AIEJA), hasta 2010 sólo en Monterrey operaban 20 salas de juego y antes del accidente del Casino Royale se llegaron a contar 60 en esa ciudad (por encima de Guadalajara y Ciudad de México, con 40 cada una).

El presidente de la APJSAC dijo que, si bien con la determinación de los legisladores de Nuevo León se limita el crecimiento de los permisionarios que operan de manera legal, es un mercado que está saturado. 

Más facultades para la Segob

A la luz de los acontecimientos del Casino Royale y del crecimiento desordenado que ha tenido el sector, Pérez Lizaur afirmó que sería ideal reformar la Ley de Juegos y Sorteos que data de 1947 y un reglamento de 2004.

"Lo que se podría hacer, porque depende totalmente del Ejecutivo, son algunas pequeñas reformas al reglamento del 2004, tratando de regularizar lo que hoy ya se volvió irregular por el avance tecnológico, y para definir más la fortaleza y capacidad legal del órgano regulador (Secretaría de Gobernación) para que la gente no se 'brinque las trancas' vía amparos o resoluciones administrativas", explicó el presidente de la APJSAC.

Muchos de los casinos irregulares e ilegales han recurrido a los a amparos para funcionar al margen de las normas y sin pagar impuestos.

Se estima que en México el número de permisionarios es de 27 empresas, considerando a la AIEJA y APJSAC. De ese total, alrededor de 10 son manejadas por Codere, 4 por Grupo Caliente y las restantes 13 se distribuyen entre otros 10 jugadores. "Estamos hablando de que el negocio formal lo controlan 14 o 15 empresas máximo", calculó el directivo. El número total de salas de apuestas regulares en el país es
de entre 300 y 320.

Adicional a estas hay 40 establecimientos ilegales (que sumaban el doble hace 3 o 4 meses antes del evento del Casino Royale). Pérez Lizaur consideró que todavía hay estados con una participación fuerte de establecimientos irregulares como son los casos de Chihuahua, Coahuila, Sonora y Nuevo León (aproximadamente 15 en éste último).

"Curiosamente en todos los estados donde se tiene conflicto con el crimen organizado están los establecimientos ilegales", mencionó el líder de las empresas afiliadas a la APJSAC y entre las que se encuentra Codere (la empresa número 409 de Las 500 compañías más importantes de México, según CNNExpansión).

Se calcula que en México el número de clientes de la industria de casinos en general es de entre 5 y 7 millones.  

Entre los afiliados a la APJSAC se encuentran; Grupo Caliente, Administradora Mexicana de Hipódromo (CIE), Promojuegos de México (Codere), Promociones e Inversiones de Guerrero (CIRSA), Apuestas Internacionales (de Televisa), Juega y Juega, así como Divertimex.

Entre los agremiados a la AIEJA están El Palacio de los Números, Comercial Juegos de la Frontera, Atracciones y Emociones Vallarta, Megasport y Eventos Festivos. Además, están afiliados operadores como Exciting Games, La Cima, Casino Central, Winpot, Producciones Móviles, Centro de Entretenimiento del Río y Players Palace.

El problema de la Ludopatía

Las gran cantidad de lujosas salas, los cartones de bingo a 10 pesos, promociones al 2x1 en bebidas, hamburguesas y snaks a un precio accesible, se convierten cada vez más en ganchos para atrapar a los mexicanos e inducirlos a la adicción al juego.

Carlos Arturo del Moral Ehlers, terapeuta en adicciones, asegura que la ludopatía es una adicción muy grave que necesita demasiado dinero para mantenerla, y suele ser más fuerte que otras como al tabaco y el alcohol.

De acuerdo a una investigación del Centro de Atención de Ludopatía y Crecimiento Integral, los municipios Naucalpan y Tlalnepantla del estado de México son lugares de "alto riesgo", porque todas las razones sociales que existen están concentradas allí.

"En esta zona está el Caliente, Yak, Playcity, Bigbola entre otros, y hay muchas señoras que van y dejan a los hijos en la escuela en la mañana y corren al salón de juego, a la hora de la salida van y los botan con la sirvienta y regresan a la casa de juego", comentó el también autor del libro "Bingo me lo contaron ayer las lenguas de doble filo", quien señaló además que a veces, las personas no saben que están metidas en este círculo vicioso, y que hay mucha gente sufriendo este padecimiento, pero hay una gran resistencia aceptarlo.

Del Moral Ehlers expresó que es realmente un problema que se ha agravado en México y cuando las personas ya caen en esta enfermedad no tienen límites, pueden perder su dignidad, patrimonio y hasta la familia. "He tenido casos donde personas hacen quebrar su negocio o pierden la herencia jugando", comentó.

Las personas que están más involucradas en el juego son personas de la tercera edad y mujeres con más de 35 años, sin embargo destacó el especialista en ludopatía que aún no hay muchos jóvenes en esta situación. 


 

 

Fuente:www.cnnexpansion.com y www.zocalo.com.mx

 

 


 
Banner
Banner
Banner