Afirman Que Ivisa Es Controlada Por Ciccone Calcográfica

La empresa Impresora Internacional de Valores S.A.I., que explotará el ex hotel Savoy durante medio siglo, tomó créditos millonarios de la Caja Popular. Desde el organismo estatal afirman que, al parecer, el pago del préstamo está al día; así, la negociación no corre peligro. Sin embargo, el senador José Manuel Cano, denunció vínculos con otra firma que está bajo la lupa de la Justicia.

Sentados frente a la mesa, cuando negocien la concesión por medio siglo del ex hotel Savoy, la Impresora Internacional de Valores S.A.I. (Ivisa) y el Gobierno provincial no hablarán sobre los $ 15 millones que la empresa tomó, a modo de crédito, de las arcas de la Caja Popular de Ahorro (CPA). Es que, según el interventor del organismo, Eduardo El Eter, Ivisa SA estaría al día en las cuotas del préstamo; y, en consecuencia, el camino parece allanado para que las partes comiencen a cerrar el millonario acuerdo. 

"Hace seis meses que estoy en el cargo, y se firman muchísimas resoluciones cada día. Hoy (por ayer) me estoy enterando a través del diario de este tema. Pero el cumplimiento debe ser perfecto, porque en este tiempo jamás me llegó algún aviso de deudas sobre ello. Cuando esto ocurre, uno las conoce; pero jamás me notificaron de un atraso de Ivisa", advirtió El Eter. 

Los distintos préstamos fueron concedidos entre 2005 y 2010, y llevan la firma de al menos dos interventores que pasaron por la CPA, Mario Koltan y Francisco Sassi Colombres. 

Para entonces, la empresa ya tenía por cliente al Gobierno de la Provincia. En 1999, luego de una licitación pública, se convirtió en la única proveedora del servicio de automatización de quinielas en estas tierras. Con el correr de los años se le fue renovando el convenio, que aún hoy tiene vigencia. 

En 2006, Ivisa SA desembarcó por primera vez en el ex Savoy. Obtuvo el permiso para explotar 200 máquinas tragamonedas, a cambio de un canon que le genera importantes ingresos a la Provincia, según explicó El Eter. 

Los juegos de paño, como el póker y el black jack, siguieron en manos de la Caja. Hubo gestiones para que la empresa se hiciera cargo de ellos, pero finalmente el gobernador, José Alperovich, desactivó la iniciativa, pese a que este rubro produce pérdidas millonarias para las arcas tucumanas. Al parecer, la situación de los 180 empleados estatales que trabajan en el Casino impidió que las partes llegaran a un acuerdo. 

Durante esos años, el PE dejó de ser sólo cliente de Ivisa SA. En 2005, la CPA le prestó $ 4 millones, según la resolución de intervención 590/10. En 2008 se le otorgó dos créditos a la firma, cada uno de $ 2 millones, siempre según el documento oficial. Al año siguiente, la empresa recibió $ 2 millones más. Y, en 2010, el Gobierno provincial le concedió a la compañía un empréstito de $ 5 millones. Así, en cinco años, el monto total alcanzó los $ 15 millones. 

El Eter, a quien el gobernador le ordenó que trabajara presurosamente para cerrar el acuerdo por el ex Savoy, aseguró que estos créditos son atribuciones que puede tomar un interventor. Sin embargo, aclaró que desde su llegada no otorgó ninguno de estas características. "Son distintos momentos financieros que vive la Caja, con distintas formas de crédito. Yo nunca he evaluado una cosa de ese tipo porque no me lo han pedido; nunca me reuní con los asesores para evaluar una solicitud de esta naturaleza", expresó. 

Además, garantizó que la posición del PE como acreedor y cliente de Ivisa SA no es un impedimento para ceder el histórico edificio de avenida Sarmiento y Maipú. "Si hay un normal cumplimiento, no hay demasiado por evaluar", explicó el interventor. 

Ivisa SA hoy tiene clientes de gran envergadura en todo el país, según los datos consignados en su sitio web (www.ivisa.com.ar). Si bien brinda servicios de hotelería y de juegos de azar, la primera actividad que explotó en su creación, en 1963, fue la impresión de valores para entidades bancarias. 

En ese sentido, el senador radical José Manuel Cano aseguró que hay ciertas relaciones que deben ser analizadas cuidadosamente. "En 1995, la firma apareció vinculada con la empresa Ciccone Calcográfica en la licitación nacional para la confección y emisión de cédulas y pasaportes. Según una investigación periodística publicada entonces, la actual concesionaria de las tragamonedas del Casino era una empresa controlada por Ciccone Calcográfica. Recordemos que esta última está siendo investigada judicialmente por su vinculación con el vicepresidente Amado Boudou y una supuesta maniobra de corrupción para la impresión de billetes", remarcó el opositor. 

Luego, el radical cuestionó los créditos dados por la Caja Popular a la empresa. "Hay una connivencia del Gobierno con la empresa Ivisa que no tiene correlato con las inversiones que esta realiza. ¿Por qué razón la Caja Popular otorga créditos a una empresa que viene a invertir en Tucumán?", se preguntó Cano. "Alperovich debería explicar si el déficit que, dice, tiene el Casino no está relacionado con la concesión que le dio a esa firma para explotar máquinas tragamonedas sin pagar vigilancia o servicios que corren por cuenta del Estado", ejemplificó el senador nacional opositor.

 


 

 

Fuente:www.lagaceta.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner