Dicen Que Ganaron 39 Millones Pero Les Quieren Pagar Sólo 5 Mil

Rubén Darío y María Eva, una pareja de Claypole que probaba suerte en una tragamonedas del Bingo Adrogué, denunciaron que la máquina les dio un premio de más de 39 millones de pesos pero las autoridades de la empresa de juego les comunicaron que había sido un error provocado por el software y, como contrapartida,  les ofrecieron en compensación 5.000 pesos.   

La pareja denunció el hecho a un medio capitalino y contó que, en un principio, estaban convencidos de que se trataba de 39 mil pesos, por lo que Rubén Darío fue a buscar a la pagadora. "Volví enseguida y fue mi mujer la que me dijo: no, son 39 millones".

El premio, quedó registrado en una foto que tomó una concurrente con su celular. Un premio de 39 millones es algo que genera bullicio en cualquier lado, por lo que la pagadora llamó a una supervisora, quien a su vez llamó al encargado del local, quien trajo a dos técnicos, quienes apagaron la máquina, y aquí no ha pasado nada.

Las autoridades de bingo, luego de desalojar el salón VIP y poner custodia policial, se reunieron con la pareja para explicarles que se había tratado de un error y le ofrecieron 5.000 pesos que la pareja no aceptó. En una segunda reunión, ya con abogados de por medio, la pareja dejó en claro que querían cobrar el dinero que ganaron, por lo que Rubén Darío radicó una denuncia en la comisaría 1° de Almirante Brown.

Por otro lado, un portavoz del bingo dijo que la combinación numérica que generó la máquina no se corresponde con la tabla de pagos de esa tragamonedas. El empleado del Bingo, advirtió que fue un error ocasionado por el Software de la máquina, el cual está homologado por los organismos oficiales y avalado por Lotería de la Provincia de Buenos
Aires. "En la documentación figuran todas las combinaciones posibles y sus premios, y en la de este equipo ese premio no figura", advirtió el portavoz. 

Este caso se suma a el de Hipólito Ríos, que en febrero último jugaba en una máquina del casino central de Resistencia y, entre luces y sonidos estridentes, apareció un premio de 3,4 millones de pesos, lo que lo llenó de algarabía. En un primer momento, le dijeron que no podían hacerle efectivo el premio eses día porque esa suma no se liquidaba de la forma habitual. Sin embargo, cuando regresó al casino le dijeron que la máquina se había equivocado y le ofrecieron un "premio" de 2.500 pesos. 

Otro resonante caso fue el de una mujer que, en octubre de 2006, obtuvo un premio de 35 millones de pesos en otra máquina en el Bingo de Lomas del Mirador. Los responsables del salón de juego dijeron que era un error de la máquina y le ofrecieron 35 mil pesos para compensar ese malentendido. La mujer no aceptó y recurrió a la justicia. 

A pesar de que intentamos comunicarnos en las últimas horas con los responsables del bingo Adrogué, éstos no nos devolvieron las llamadas. El bingo es propiedad de Eugenio Sangregorio, un representante de la comunidad ítalo argentina en la zona sur de la provincia y también propietario del Ariete Palazzo Hotel de Villa Gesell.

 


 

 

Fuente:www.clarin.com

 

 


 

Comentarios  

 
0 # Rafael García. Españ 25-04-2012 07:29
Si el gobierno argentino está tan corrompido como hemos sabido, ¿por qué se iban a quedar atrás esos casinos?.
La cosa no se queda en uno solo, pues parece que la práctica del engaño se extiende por todos o casi todos los casinos del país y aquí nos dan tres ejemplos.
El Bingo Adrogué,39 millones de pesos = 6.700.200 euros.
casino central de Resistencia 3,4 millones de pesos, = 584.120 euros
Bingo de Lomas del Mirador. 35 millones de pesos = 6.013.000 euros.
La propiedad de esas casas de juego se escudan en los fallos de las máquinas y encima tienen la caradura de decir que están homologadas por Lotería de la Provincia de Buenos Aires, lo que conlleva a que también ese organismo está implicado en el fraude, expolio o robo hacia los jugadores.
En estos casos y como el cliente no tiene culpa de las averías o manipulaciones de las máquinas, lo legal es que puedan cobrar esos premios, pues es el mismo caso de que si en un comercio el precio de un producto está equivocado, el comprador tiene el derecho a adquirirlo por el precio marcado.
Esto me ocurrió a mí y a otros clientes que estábamos comprando en unos grandes almacenes de Sevilla. Era los días precios a una Navidades y quise comprar una radio y al ir a pagar me dijo la vendedora que había un error y que el precio era el doble, de 35 a 70 euros.
Hice que llamaran al encargado y no hubo ningún problema, adquirí la radio por los 35 euros marcados y unos chicos que habían cogido una guitarra, que también les pareció muy económica por la calidad de la misma, la compraron por el precio marcado en la misma, que también era aproximadamente la mitad de su valor.
El responsable de la sección me explicó que ocurría muchas veces en esa época en que contratan personal no muy preparado y que cometen errores, pero que el cliente no tiene culpa alguna y que por eso nos llevábamos el artículo.
Inmediatamente cerraron el stand se pusieron a rectificar los precios de aquellos artículos que lo tenían alterado.
Pues aquí con más razón y como se trata del intento de expolio hacia unos clientes, esos bingos deberían ser cerrados durante una temporada, además de hacerles pagar una buena multa y eso, obligarlos a pagar los premios conseguidos por los jugadores.
Pero puede que vista la corrupción que existe en Argentina a nivel oficial, haya algunos intereses de personajes del gobierno que tengan intereses en ellos y le den la callada por respuesta a esos jugadores.
 
Banner
Banner
Banner