Casa De Juegos Reincide En Su Actividad Clandestina

Funcionarios de la Autoridad de Fiscalización y Control Social del Juego (AJ) de Bolivia, secuestraron máquinas tragamonedas en una casa de juegos clandestina de Cochabamba. Cuando se presentaron en el lugar para notificar la sanción de un primer secuestro, se percataron que otras máquinas habían sido colocadas y estaban en funcionamiento.

Los propietarios del lugar fueron sorprendidos reincidiendo en el ilícito cuando los funcionarios se apersonaron para dejar la notificación del proceso de sanción por el decomiso que se les realizó el 8 de marzo pasado, donde se les había secuestrado 9 máquinas.

Esta vez, las autoridades encontraron en el interior otras 15 tragamonedas, sumando un total de 24 aparatos confiscados, por los cuales la multa asciende a unos 18 mil pesos bolivianos, más de 2.600 dólares.

La casa de juego no contaba con la licencia de funcionamiento y Número de Identificación Tributaria (NIT), y dos empleados fueron trasladados a la Policía y puestos a disposición del Ministerio Público

El director regional de la AJ, Marcelino Pérez, informó que las 15 máquinas decomisadas en esta oportunidad funcionaban con billetes de 10, 20 y 100 bolivianos. Añadió que no se decomisó dinero porque las máquinas habrían sido vaciadas la noche anterior y, al momento de la intervención, aún era
temprano como para que se hubiera registrado gran movimiento.

Cada máquina tiene un costo aproximado de 1.500 a 2.000 dólares en el mercado negro. La AJ espera el decreto supremo para destruirlas.

El operativo forma parte del plan de lucha de la AJ contra el juego ilegal, que en el primer trimestre del año ya procedió al cierre de 100 locales clandestinos y el secuestro de más de mil máquinas en varios operativos.

Actualmente las salas que operan en el país no cuentan con licencia de operación porque no cumplieron los requisitos o porque a otros no les "dio la gana de cumplir la regulación" que está vigente, desde la promulgación de la Ley 60, en noviembre de 2010, dijo el director de la AJ, Mario Cazón.

Cazón anunció que procesarán a los propietarios por enriquecimiento ilícito y defraudación tributaria. Ocho ya están en cárceles de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

 

 


 

 

Fuente:www.lostiempos.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner