Policías Implicados En Mafia De Tragamonedas

En una operación organizada por las autoridades de Río de Janeiro contra una mafia que controlaba máquinas tragamonedas que operaban ilegalmente en la ciudad, fueron detenidas hoy 18 personas entre las cuales se encuentran cinco policías, cuatro ex agentes y dos guardias penitenciarios, según informó la fiscalía.

Un teniente coronel figura entre las 18 personas arrestadas esta mañana en la operación denominada "Peligro Salvaje", realizada por agentes del Grupo Especial de Acción para Combatir la Delincuencia Organizada (GAECO) del Ministerio Público. El teniente coronel, identificado como Marcelo, fue el responsable de la seguridad de la banda y también era el encargado de adescar a policías militares para trabajar en la seguridad de la organización.

Los detenidos, forman parte de las 26 personas buscadas y acusadas de pertenecer a una organización ilegal que controla las máquinas tragamonedas, encabezada por el ya condenado banquero, Fernando Iggnácio.

Unos 400 oficiales del Ministerio Público y de la policía participaron en la operación, en la que también se realizaron 76 órdenes de allanamiento en domicilios particulares, oficinas y locales comerciales, en los cuales se encontraban almacenadas o en funcionamiento las máquinas tragamonedas.

El mercado de tragamonedas, prohibidas en Brasil, se convirtió en uno de los negocios más lucrativos de los viejos "bicheiros", como se conoce en el país a los gestores del tradicional juego del "bicho", varios de ellos detenidos, por diversos delitos.

Los acusados actuaban en Bangu, Realengo y Campo
Grande, además de otros barrios de la zona oeste de Rio de Janeiro y Marechal Hermes, en el suburbio.

El fiscal Decio Alonso, que dirige la operación, dijo que los oficiales y ex oficiales detenidos pertenecían al "brazo armado" de la organización criminal y actuaban como guardias de seguridad del operador.

"Fueron enviados a los puntos sensibles, como los depósitos, para proteger a los recaudadores con el dinero proveniente de las apuestas", explicó Alonso.

La banda utilizaba las instalaciones de la empresa Ivegê, en Bangu, de propiedad de Fernando Iggnácio, como cuartel general de las operaciones.

Según el comandante de la PM, José Luis Castro, se encontraron 600 máquinas tragamonedas, 500 monitores, 58 vehículos, y 300.000 reales en efectivo.

El fiscal agregó que la policía era responsable de intimidar con armas de fuego a las personas que se negaron a pagar deudas de juego o tuvieran problemas con la organización criminal.

La investigación se inició hace un año y se utilizó el monitoreo ambiental, las escuchas telefónicas, y la interceptación del correo electrónico, entre otros procedimientos.

Los detenidos serán procesados por los delitos de asociación ilícita armada y corrupción activa y pasiva.


 

 

Fuente:g1.globo.com y exame.abril.com.br

 

 


 
Banner
Banner
Banner