Gobierno De Catamarca Estudia Rescindir Contrato Por El Juego

El gobierno podría llegar hasta la rescisión ya que la concesionaria del juego tuvo múltiples incumplimientos del acuerdo legal y deja escasas ganancias a la provincia.

Aunque no trascendió oficialmente, El Esquiú.com afirma que el gobierno, a través de sus asesores, analiza los antecedentes y cláusulas contractuales de la relación que tiene con el Hotel Casino, concesionaria del juego desde el año 1993.

El Casino, como todos los catamarqueños conocen, se privatizó durante el primer gobierno democrático de Arnoldo Castillo. A partir de entonces, y por lo que se conoce, fueron varios los incumplimientos en que incurrió la firma, por lo que se podría avanzar en acciones tendientes a lograr la revisión, rescisión y/o reestructuración del contrato de concesión que, por si fuera poco, fue modificado por Oscar Castillo en sus últimos días como gobernador.

El propósito central del gobierno, según una de las fuentes consultadas, sería el de obtener mejores condiciones para la provincia; esto es, mayores ingresos de la explotación de los juegos de azar, como así también introducir controles más efectivos sobre el funcionamiento de las máquinas tragamonedas mediante el seguimiento on-line (como ocurre en todo el país) de las mismas para que, en tiempo real, se puedan verificar sus réditos y que éstos se reflejen en el pago del canon mensual.

El historial

Por Decreto Acuerdo N° 23, del 30 de marzo de 1993, firmado por el entonces gobernador Arnoldo Aníbal Castillo y los ministros Adolfo Factor (Hacienda), Aurora Pico Zossi de Ahumada (Salud y Acción Social), Guillermo Nazareno (Producción y Desarrollo), Guillermo Herrera (Gobierno y Justicia) y Luis Varela Dalla Lasta (Educación y Cultura) se declaró adjudicataria de la privatización del inmueble del Hotel Provincial de Turismo con destino a la explotación hotelera, y de la concesión de la explotación del juego oficial en el departamento Capital a la firma "Hotel Casino Tandil S.A".

La venta por privatización del histórico Hotel de Turismo se fijó en la suma de un millón doscientos mil dólares (U$S 1.200.000), pagaderos contra entrega de la posesión del inmueble, más la obligación de realizar inversiones -en el mismo inmueble- por tres millones dieciocho mil dólares (U$S 3.018.000)

Se estableció, también, como canon mensual el equivalente al 6,5 % de la recaudación total mensual, con un piso de treinta y cinco mil dólares (U$S 35.000) para los primeros cinco años y de cuarenta mil dólares (U$S 40.000) para los cinco años restantes. El plazo de la concesión era de 10 años con opción a una prórroga de 5 más.

Incumplimientos

El principal incumplimiento por parte de la empresa concesionaria fue que las inversiones para la remodelación del inmueble no fueron realizadas conforme a los plazos establecidos en los pliegos de Bases y Condiciones establecidas en el Decreto N° 2878 del 25 de noviembre de 1992, dado que las obras fueron concretadas luego de que habían vencido los plazos allí estipulados.

Sin embargo, ésta no fue la única anomalía en términos del cumplimiento de las obligaciones contractuales. El exministro de Producción de aquel entonces, Guillermo Nazareno, aceptó públicamente que estaban dadas las condiciones para rescindir el contrato y reseñó, durante una conferencia de prensa con los medios locales, que existían por lo menos 14 desvíos de la letra chica del acuerdo.

La opinión de Nazareno tiene fundamental importancia en el proceso por tratarse del ministro que ejecutó la privatización.

El nuevo contrato

Años más tarde, aparte de los incumplimientos, se firmó un nuevo contrato. El mismo originó, ante la indiferencia de la clase política, graves perjuicios para la provincia.

El exgobernador Oscar Castillo dictó el decreto N° 781 el 14 de agosto de 2003, mediante el cual se convino la Reestructuración del Contrato de Concesión del Casino Provincial y Ampliación y Remodelación del Hotel de Turismo, suscripto con la empresa "Hotel Casino Tandil S.A".

El contrato aludido fue firmado el 15 de mayo de 2003, entre el exgobernador Oscar Castillo y el representante de "Tandil S.A.", Sr. Roberto Schroder Langhaeuser. Tenía por objeto modificar las condiciones, plazos, derechos y obligaciones de la adjudicación de 1993 (Ver "Entre gallos y medianoche").

Privilegios

Las condiciones y plazos otorgados por el gobierno de Oscar Castillo a Hotel Casino Tandil S.A. para la explotación del casino constituyen verdaderos privilegios que le aseguran a la empresa concesionaria un negocio altamente rentable, y a la provincia le corresponden sólo magros beneficios que resultan lesivos a los intereses y al patrimonio del Estado Provincial.

Cuando en los grandes casinos del país los concesionarios pagan al Estado entre el 28 y el 35 por ciento de las ganancias, en Catamarca se estableció una irrisoria suma fija.

Por si fueran pocas las ventajas, el Estado siempre le pagó al propio Casino -vía diario La Unión, controlado por Tandil- una suma por publicidad que supera al canon mensual. Es decir que sale perdiendo dinero. ¡Increíble! 


 

 

Fuente:www.elesquiu.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner