Suspenden Carreras Por Grave Enfermedad Equina

La decisión fue tomada debido a una enfermedad en los caballos detectada en el predio del Jockey Club de Río Cuarto, Córdoba. El Senasa ordenó impedir la entrada y salida de caballos del hipódromo.

La suspensión se llevó a cabo tras detectar casos de anemia infecciosa equina, una enfermedad que investiga el Senasa, quienes impidieron toda actividad en el Jockey Club que involucre a estos animales.

Personal de este organismo realiza un operativo tras la denuncia de un caso de anemia infecciosa equina en un caballo, que fue denunciado el pasado 28 de noviembre.

La Anemia Infecciosa Equina (AIE) es una enfermedad retroviral de los équidos, que se caracteriza por signos clínicos agudos y/o crónicos recurrentes, que pueden incluir fiebre, anemia, edema y caquexia en algunos animales.

Muchos caballos presentan signos leves en una primera exposición y son portadores subclínicos del virus. Es probable que los propietarios no noten la infección de sus animales, a menos que se realicen pruebas. Todos los caballos infectados se convierten en portadores y son fuente de infección durante toda su vida.

Si bien en algunos casos los efectos de la enfermedad son leves, el virus que causa la anemia permanece en el cuerpo del caballo toda su vida y se ha de mantener aislado del resto de animales para evitar la propagación de la enfermedad.

Unos pocos animales infectados mueren por la enfermedad, pero la mayoría parece recuperarse rápidamente, aunque pueden tener episodios periódicos de
fiebre, pérdida de peso, debilidad y otros síntomas. Los caballos infectados no la transmiten directamente a otros caballos y los seres humanos no son susceptibles al virus, pero la enfermedad es un motivo de preocupación debido a que puede propagarse rápidamente. Las moscas recogen fácilmente el virus de la AIE de un caballo con la enfermedad y van a infectar a los animales cercanos.

Según los especialistas, el virus no vive mucho tiempo en las piezas bucales de los insectos, por lo que la infección se transmite solo entre los caballos que están bastante próximos entre sí. Sin embargo, una vez que un caballo está infectado, el virus vive y se reproduce en su cuerpo el resto de su vida, por lo que un caballo con AIE es un depósito móvil de la enfermedad. Si el caballo es vendido a otro propietario, va a un espectáculo o se integra en otra manada, todos los caballos que estén cerca se encuentran en peligro inmediato de contraer la enfermedad. La mayoría de los caballos recién infectados se pondrán solo ligeramente enfermos. Algunos morirán. Todos se convertirán en portadores de por vida de la AIE y serán capaces de transmitir la enfermedad a otros caballos. Hasta el momento, no existe cura ni vacuna preventiva.

En este sentido, Hugo Gentile, presidente del Jockey Club de Río Cuarto indicó que esta situación es preocupante por cuanto genera "un gran perjuicio sobre todo para la gente del turf".


 

 

Fuente:www.telediariodigital.net

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner