Hard Rock Inauguró Su Nuevo Complejo En Florida

El paisaje del sur del estado de Florida cambió con la construcción del imponente edificio de cristales azules con forma de guitarra eléctrica, que alberga al casino y hotel Hard Rock, propiedad de los indios seminoles. El complejo se inauguró el jueves con una fiesta a lo grande, como todo en este complejo situado en Hollywood, cerca de Fort Lauderdale.

"Los dólares que ganamos aquí y que generan ingresos hacen la vida un poco más fácil para los miembros de nuestra tribu", dijo Marcellus Osceola, presidente del consejo tribal de los seminoles.

La mayoría de los cerca de 4.200 miembros de la tribu viven en un puñado de reservas repartidas por el sur de Florida.

El edificio de 35 pisos, con más de 137 metros de altura, estará de fiesta durará prácticamente todo el fin de semana e incluye un concierto de la banda estadounidense de pop rock Maroon 5 para hoy. El hotel de 638 habitaciones, que presenta un 100% de ocupación en estos primeros días, es la enseña de un proyecto de renovación del complejo Seminole Hard Rock Hotel & Casino con un costo de 1.500 millones de dólaresque se inició en 2017.

Al mejor estilo Las Vegas, el resort tiene una sala de espectáculos con 7.000 butacas, 1.200 habitaciones, más de 3.000 máquinas tragamonedas y mesas de juegos, además de varias piscinas y una laguna artificial, todo decorado con motivos indígenas y rockeros.

La tribu fue la primera en incursionar en la industria del juego cuando abrió en 1979 un bingo en Hollywood. Luego de una serie de recursos judiciales, los seminoles y otras tribus ganaron en 1988 el derecho de gestionar casinos en Estados Unidos.

Hoy en día, los seminolas de Florida se han convertido en una de las tribus más exitosas a nivel financiero.

Solamente a principios de mes, la tribu inauguró otro hotel y casino Hard Rock en la ciudad de Tampa, en la costa oeste de Florida.

Sus finanzas se catapultaron hace 12 años, cuando adquirieron Hard Rock International por 965 millones de dólares. Ahora tienen decenas de cafés, hoteles y casinos de esta marca en todo el mundo.

"El negocio general de Hard Rock, a nivel mundial, excede los 6.000 millones de dólares en ingresos en 75 países", dijo a la agencia AFP Jim Allen, presidente de Hard Rock Internacional.

Todo el que tenga al menos 25% de sangre seminola recibe una parte de las ganancias.

Autoridades y portavoces de la tribu no quisieron informar el monto, pero según una nota de la revista Forbes de 2016 cada miembro obtiene 128.000 dólares anuales desde el momento en que nace.

"Estamos agradecidos y bendecidos de estar en la posición en la que estamos", dice Osceola a la AFP.

En declaraciones cuando la construcción estaba llegando a su fin en julio pasado, Drew Schlesinger, vicepresidente de operaciones del complejo, se preguntaba: "¿Quién construye algo así? Todo esto es a lo grande y es lo queremos". Las suites más exclusivas tienen una superficie que supera los
370 metros cuadrados, con dos salas de estar, tres habitaciones, jacuzzi, una cocina en dos niveles y algunas hasta cuentan con piscina privada.

"En el piso 33 estamos creando un espacio privado que será nuestro casino, al que se podrá acceder únicamente por invitación. También habrán 21 restaurantes y bares que abarcarán toda la gastronomía del mundo", agregó Schlesinger.

Ejemplos del estilo grandioso del lugar son una piscina con un tamaño superior a tres campos de fútbol y cabañas alrededor y un auditorio con capacidad para más de 6.500 espectadores.

Cien kilómetros al oeste, tierra adentro y en un entorno mucho menos urbano, está la reserva de Big Cypress. Es un pequeño pueblo con unos 600 habitantes cerca de los humedales conocidos como Everglades, el hábitat favorito de los caimanes.

Allí, en el museo Ah-Tah-Thi-Ki, trabaja Daniel Tommie, un seminole de 57 años que tiene sus dudas de que esta riqueza sea positiva.

"El juego fue fundamental para poder ponernos de pie, levantarnos, pero pienso que en lo financiero estamos desbocados y tenemos que bajar el ritmo, recuperar el aliento y preguntarnos qué está pasando aquí", dijo a la AFP, haciendo un alto en la construcción de la canoa en la que trabaja.

"Hoy en día estamos bien con quiénes somos y el éxito que disfrutamos, el dinero que recibimos", prosigue. "Pero creo que lo más importante es recordar cómo llegamos aquí".

Según una de las versiones más aceptadas, el término "seminole" proviene del español "cimarrones", que es como los conquistadores ibéricos se referían a los indios que escapaban de sus misiones.

A mediados del siglo XIX, indígenas de varias tribus se refugiaron en los Everglades de Florida, un humedal tan inhóspito que los mantuvo relativamente a salvo de las incursiones de los colonos blancos.

Los nativos apoyaron y alojaron a los esclavos africanos que escapaban de las plantaciones de Florida y los estados vecinos. Estos refugiados dieron origen a una descendencia de "negros seminolas" que batallaron ferozmente junto a los indígenas por su libertad.

Desde su trinchera en los Everglades, los seminoles sobrevivieron tres guerras y nunca firmaron un tratado de paz con el gobierno federal de Estados Unidos. Por esto, hoy se identifican como la única tribu "no conquistada" del país.

"Por esto pienso que lo importante es disfrutar este éxito financiero recordando quiénes somos", dijo Tommie. "Porque si perdemos nuestro rumbo, no sé qué pasará".


 

 

Fuente:www.swissinfo.ch y www.elcomercio.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner