Cuatro Casinos De Monterrey Fueron Asaltados Por Bandas Armadas

Un comando asaltó cuatro casinos en Monterrey, capital del estado de Nuevo León, donde además hizo disparos al techo de los establecimientos y se llevó el dinero de las cajas.Pese a la generalizada confusión, se indicó oficialmente que no se  registraron lesionados ni detenidos. Sin embargo en una sala se reportó la existencia de un herido de bala que no fue localizado por las autoridades sanitarias. En otra, testigos afirmaron que los malechores habían efectuado disparos en ráfagas, con metralletas, pero no se encontraron ni huellas de los mismos ni cápsulas servidas. Las autoridades locales afirmaron que por lo menos algunos de los casinos asaltados no contaban con las autorizaciones legales correspondientes.

El vocero de seguridad, Jorge Domene Zambrano, explicó que las investigaciones por parte de la Procuraduría de Justicia se encuentran en marcha y esperan que arrojen los primeros resultados luego de analizar el video de circuito cerrado que solicitaron a los casinos.

Dijo que "gente armada entró ahí a robar específicamente de las cajas de las salas".

No obstante otras fuentes policiales dijeron que 24 horas después se seguian recibiendo denuncias de clientes damnificados por los cacos, que se llevaron su dinero y sus pertenencias.

Domene Zambrano recordó que en las salas "hay cámaras" y señaló que se pidieron los videos. Aparentemente los circuitos cerrados de televisión de la seguridad de las salas habrían captado la acción del comando armado.

La autoridad estatal dijo desconocer el monto de lo robado por la banda que perpetró los ataques, ratificando que siguen recibiendo denuncias por estos hechos.

Decenas de hombres y mujeres, desde jóvenes hasta de la tercera edad, se vieron afectados por la incursión de los delincuentes. Hubo escenas de pánico entre los clientes, ya que las salas estaban abarrotadas. Los hechos se registraron en horas de la madrugada.Testigos y damnificados refirieron que un grupo de sujetos con aspecto de pandillero arribaron al lugar donde se encontraban  portando armas de grueso calibre, con las que realizaron disparos al aire y obligaron a los clientes a tirarse al suelo.

Después se apoderaron del dinero de la caja registradoras, causaron destrozos en el interior y exterior de los locales y escaparon en las camionetas que los transportaban. Los clientes, en su mayoría mujeres, salieron del lugar, algunas con crisis de histeria, jurando que no volverían a jugar en los casinos.

La psicosis se apoderó de clientes y empleados  por lo que al poco rato las salas cerraron sus puertas, ante el temor de que regresaran los individuos a bordo de las camionetas en que se fueron.

Un grupo nutrido de elementos de la Policía de Monterrey llegaron al sitio, cerraron las calles con las patrullas pero de inmediato se retiraron.

A los poco minutos arribó el personal de la Base de Operaciones Mixtas comandados por el Ejército Mexicano, quienes iniciaron las investigaciones.

En el casino Royale se reportó una persona herida por arma de fuego, pero al acudir paramédicos de la Cruz Verde
Monterrey, no pudieron localizarlo.

En el casino Red, un testigo refirió que hubo ráfagas de metralleta, aunque no se encontraron impactos ni daños.

En el casino Miravalle Palace, en cambio hubo destrozos.

Allí acudieron los soldados, agentes ministeriales, policías estatales y federales.

Los establecimientos atracados fueron Hollywood, Royal, Red y Miravalle Place, todos ubicados en el mismo corredor comercial, al sur de Monterrey.

Los asaltos fueron similares en su mecánica: hombres con armas largas quienes entraron gritando y haciendo disparos al techo y exigiendo a la clientela sus pertenencias.

En todos los casos llegaron casi de inmediato elementos de las policías Ministerial, Estatal, municipal, Federal y Ejército, pero los responsables no pudieron ser detenidos y huyeron en las mismas camionetas en las que llegaron al lugar.

Posteriormente el alcalde Fernando Larrazábal Bretón exigió a la Secretaría de Gobernación que verifique los permisos de los cuatro casinos, pues según él ninguno cuenta con autorización y operan con amparos.

El alcalde señaló molesto que los establecimientos debieran ser cerrados, pues trabajan sin permiso y en algunos casos en base a amparos de algún fuero judicial.Sostuvo que el ayuntamiento llegó al límite de su capacidad legal para actuar contra negocios que obtienen protección federal a través del Tribunal en lo Contencioso.

"Yo ya lo he manifestado en reiteradas ocasiones, que no es posible que la Secretaría de Gobernación no actúe en lo que está sucediendo en Monterrey con los casinos: hay 12 en Monterrey, que no sólo no tienen licencia, sino que se las negamos, pero están funcionando ante la ceguera de la Secretaría de Gobernación", acusó.

Larrazabal Bretón exhortó a los jueces del Tribunal Contencioso, y a la Gobernación Federal a trabajar de la mano y erradicar estos centros de diversión, ya que realizan actividades que no están permitidas por la Ley de Sorteos.

"Es importante que gobernación actúe, son negocios que están en la ilegalidad, sin licencias y que están abriendo ante el amparo de jueces contenciosos administrativos y ante la miopía o la falta de vigilancia de gobernación" indicó Larrazabal.

Expuso que ya tuvo un acercamiento con la Secretaría de Gobernación  para exigir su actuación inmediata en el tema sin que se haya producido algún avance, de tal forma que reiteró el llamado a la dependencia federal.


 

 


 
Banner
Banner
Banner