El Cierre De Casinos Complica El Futuro Político Del Gobernador

La decisión del Trump Plaza Hotel & Casino de Atlantic City, de terminar con sus actividades y dejar en la calle a más de 1.000 trabajadores, es un duro revés para el plan de revitalización de la economía -dependiente de los casinos- emprendida por el gobernador Chris Christie. Se trata del cuarto complejo que cerrará sus puertas en la ciudad costera que una vez brilló casi a la par de Las Vegas, luego del cierre del Atlantic Club en enero y del fin de otras dos propiedades como el Revel y el Showboat. En la arena política tanto demócratas como republicanos se preguntan cómo esta situación afectará el futuro del gobernador, y sobre todo su carrera presidencial para el 2016.

Los partidarios dicen que Christie, que todavía está tratando de recuperarse del escándalo "Bridgegate" y de las consecuencias del huracán Sandy-, no puede hacer mucho más. Y los cierres de casinos aumentan la reducción del mercado, en medio de la creciente competencia de los casinos de Pennsylvania, Nueva York, Connecticut y Maryland, sostienen.

"La realidad es que Atlantic City no va a ser lo que era", dijo Barbara DeMarco, una lobbysta de juego de la firma Porzio Governmental Affairs. "No se puede competir con algo cuando se está en el patio trasero [del cliente]. Creo que el gobernador hizo todo lo posible para ayudar a Atlantic City y al sur de Jersey en su conjunto".

Christie, junto con los legisladores y los ejecutivos estatales y locales intentaron varias ideas, lo más notable fue el juego por Internet lanzado en noviembre pasado.

DeMarco dijo que esa decisión creó algunos puestos de trabajo relacionados con las TI, pero no lo suficiente para cubrir los 6.000 a 8.000 empleos que se espera perder por los cierres de los casinos.

Al respecto, el empresario Donald Trump, cuyo nombre está estampado en el casino que cerrará y que una vez fue propietario de tres salas de juego de la ciudad, predijo en una entrevista el lunes que una sobresaturación de los casinos, significaría más cierres en otros lugares, incluyendo el área de Filadelfia.

Trump soportó múltiples quiebras como jefe de Trump Entertainment Resorts Inc., y él y su nombre estará siempre ligado a Atlantic City, incluso si su parte de los casinos es ahora sólo un 10 por ciento, agregó.

El cierre del Trump Plaza dejaría sólo un casino con esa marca en Atlantic City, el Trump Taj Mahal. El ex Marina Trump fue vendido en la primavera del 2011 y se convirtió en el Golden Nugget Atlantic City Casino Hotel.

"Estoy muy triste por Atlantic City. Pasé muchos años allí", dijo Trump desde la ciudad de Nueva York. "Me siento mal, pero Atlantic City es un lugar diferente ahora", agregó. "Lo que está pasando en Atlantic City está sucediendo en todo el país. Los Estados Unidos se está convirtiendo en un gran casino".

"Atlantic City está recibiendo una paliza. Setenta y cinco por ciento de los casinos de Atlantic City están en quiebra o irán a la quiebra. El otro 25% está en un respirador. Esto va a suceder en [el área de Filadelfia] y en Pennsylvania, también", pronosticó el empresario.

Los gobiernos estatales piensan que los ingresos provenientes del casino son "la panacea, pero no es la panacea cuando todo el mundo lo está haciendo".

El gobernador Christie y otros trataron de promover las actividades turísticas, de accesibilidad y no vinculadas con el juego en el sur de Nueva Jersey, incluyendo deportes acuáticos y golf, como parte del plan de reactivación de la economía estatal. En enero, anunció que United Airlines desembarcaría con vuelos desde Chicago y Houston al Aeropuerto Internacional de Atlantic City; una medida que podría ayudar al destino turístico de la ciudad costera.

Los partidarios de Christie señalan que a la economía en el norte de Nueva Jersey, con sus fuertres emprendimientos biotecnológicos, farmacéuticos y bancarios y su proximidad a la ciudad de Nueva York, le sigue yendo bien.

Pero los críticos del gobernador aseguran que la economía general del estado, está luchando en comparación con el resto del país.

Reflexionando sobre Atlantic City, Christie dijo a la prensa en enero, que "es un año muy fundamental, pero es un año donde tenemos que empezar a mostrar resultados significativos".

Michael Czin, un portavoz del Comité Nacional Demócrata, argumento que Nueva Jersey ocupa el puesto número 49 entre los estados en cuanto al crecimiento del empleo en el sector privado, una estadística similar a la reportada en 2011 por el Centro de Investigación de Keystone de tendencia liberal. El estado gobernado por Christie ocupa el número 38 en el ranking del desempleo, con un 6,8%, según el informe más reciente de la Oficina de Estadísticas Laborales.

"Su plan de recuperación económica es poco menos que un desastre", afirmó Czin.

Christie a principios de este año fue considerado un candidato republicano líder para la Casa Blanca. Las revelaciones de que un miembro del personal y funcionarios políticos, colaboraron el pasado septiembre para cerrar carriles de peaje en el puente de George Washington ("Bridgate"), para crear atascos de tráfico en Fort Lee, Nueva Jersey, -supuestamente para vengarse de la alcaldesa que no respaldó el esfuerzo de reelección de Christie-, tuvo su precio. Pero Christie, no obstante, se encuentra entre los cinco principales candidatos republicanos potenciales, según encuestas de RealClearPolitic.

El estratega republicano David Payne dice que los críticos de Christie pueden utilizar el cierre del casino Trump en contra de él, pero sería "puramente óptico, un fácil caso de estudio sin mucha profundidad".

"Atlantic City ha tenido problemas económicos durante décadas", dijo Paine. "A pesar de que existe la necesidad de revitalización, sólo hay un poco que un gobernador puede hacer, para resolver un problema local así específico".


 

 

Fuente:www.philly.com y www.foxnews.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner